La importancia del descanso para no coger un constipado

Ene 10, 2019 | CONSEJOS, DESCANSO, SALUD | 0 Comentarios

Se acerca la época donde cualquier descuido puede acabar en un resfriado. ¿Puede el descanso ayudarnos a no contraer un resfriado?  Sí. La calidad del sueño es uno de los factores que afecta a tus posibilidades de contraer o no un constipado. Así lo afirma un estudio que realizó la Universidad de Pennsylvania en 2009, que afirmaba que dormir menos de seis horas aumenta el riesgo de constiparse.

Un buen sueño cuida el sistema inmunológico, encargado de proteger el organismo ante los resfriados y la gripe. Dormir cerca de las ocho horas cada noche reduce las posibilidades de constiparse. Cabe recordar que dormir más de siete horas protege el organismo. Un estudio que juntaba a personas que habían dormido más y menos de siete horas concluyó que las personas que durmieron menos de siete horas tenían una probabilidad casi tres veces mayor de enfermar que aquellos que durmieron más de siete horas. ¿Cómo es posible conciliar un buen sueño?

  1. Sigue tu rutina de descanso. Como bien sabes, cuidar y controlar los hábitos para dormir ayuda a que mantengas adecuadamente tu horario de descanso. Modificar lo menos posible tu rutina y hacer todo lo posible para mantenerla es un paso clave para poder dormir bien. Un punto importante para empezar a defenderte de los constipados, pero hay más.
  2. Aclimata tu dormitorio. Si la temperatura exterior es fría, tu dormitorio debe ser un lugar que te proteja y te permita dormir sin problemas. Recuerda que la temperatura ambiente adecuada se ubica entre los 15ºC y 22ºC, de tal forma que puedas mantener tu calor corporal cerca de los 22ºC.
  3. ¡No te destapes! Junto a la temperatura ambiente, otro aspecto importante para la temperatura corporal es el abrigo que llevas. Además de taparte bien durante el día, es importante contar con un buen abrigo durante la noche. Contar con un relleno nórdico que abrigue tu cama y tu cuerpo, y te proteja del frío evitará que se enfríe tu cuerpo. Si no te has tapado bien, y tu cuerpo se enfría, tu constipado estará al caer.

LA TEMPERATURA AMBIENTE Y CORPORAL SON DOS DE LOS PRINCIPALES ASPECTOS A CUIDAR

4. La cena, más importante que nunca. Una cena que te permita dormir bien siempre es necesaria y en invierno con más razón. Además de cenar ligero, será importante que tomes alimentos que te permitan irte a dormir con la temperatura corporal adecuada. Una sopa, o un vaso de leche caliente con miel son dos apuestas seguras.

5. Cuida tu habitación. Un mantenimiento higiénico evita la aparición de residuos y bacterias que no sólo pueden inducirte a un constipado, sino que pueden contagiarte una gripe, una enfermedad presente que amenaza tu invierno. Limpiar todos los espacios de tu dormitorio para evitar la aparición de bacterias puede reducir tus posibilidades de contagio.