Insomnio primaveral: cómo nos afecta y cómo solucionarlo

Jun 1, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

La llegada de la primavera conlleva que los días sean más largos por el cambio horario. Esto afecta al equilibrio de nuestro organismo de una forma notable, tanto a nivel emocional como físico. En lo relativo a nuestro descanso, no son pocas las personas que sufren en esta estación el conocido como insomnio primaveral. Aunque afecta a todo el espectro poblacional, son las mujeres con edades comprendidas entre los 35 y los 50 años las que muestran una mayor sensibilidad a este trastorno del sueño.

Aunque el insomnio primaveral suele ser transitorio, hay diferentes maneras de amortiguar sus efectos.

Cuáles son las causas del insomnio primaveral

Como dice el refrán: “La primavera la sangre altera”. Y algo de razón tiene. El cambio de la climatología y de las horas de luz inciden directamente en nuestro organismo, que siempre es muy sensible a cualquier tipo de cambio.

El sueño es uno de los principales afectados en esta época del año, siendo muy habitual que, de forma transitoria, aparezca el conocido como insomnio primaveral. Veamos algunas de las principales causas de este trastorno del sueño.

El aumento de las horas de luz

El ser humano es muy sensible a la luminosidad. Con el cambio horario, las horas de luz aumentan bruscamente y la noche tarda más tiempo en llegar.

La luz activa nuestro organismo, haciéndonos más dinámicos. Esto en sí no es algo malo, pero si no se gestiona adecuadamente puede provocarnos estrés, uno de los grandes enemigos del descanso y del sueño. Nuestro cuerpo necesita relajarse para poder irnos a la cama con ganas de dormir, algo que se complica cuando repentinamente aumentan las horas en las que recibimos luz.

Alergias

Un porcentaje muy alto de la población sufre algún tipo de alergia, y es la primavera la estación del año en la que estas más se potencian. Muchas tienen como síntoma una respiración dificultosa, algo que repercute de forma negativa en la calidad del sueño.

Para combatir las alergias suelen usarse medicamentos, muchos de ellos con efectos secundarios que en nada favorecen un adecuado descanso.

Practicar deporte antes de dormir

Después de la oscuridad invernal, muchas personas quieren aprovechar la luminosidad primaveral para salir a practicar algún tipo de deporte en horas avanzadas de la tarde, demasiado cercanas a la hora de acostarse. Aunque es cierto que el ejercicio es muy positivo para una correcta rutina del sueño, este nunca debe practicarse en las dos horas anteriores a irse a la cama, ya que provoca una excesiva activación del metabolismo.

Cómo combatir el insomnio primaveral

El insomnio primaveral requiere potenciar los buenos hábitos del sueño. Esto son algunos:

  • Mantener la rutina del sueño: Aunque anochezca más tarde, es inadecuado retrasar la hora de acostarnos. Procura que tu hora de irte a la cama sea siempre la misma, sea cual sea la estación del año.
  • No atrasar la hora de la cena: Tampoco es aconsejable que pospongas la hora de la cena. Evita las cenas abundantes, y realízalas al menos dos horas antes de irte a la cama.
  • Evitar la cafeína: Si eres amigo del café o del té, tómalos siempre durante la mañana, de forma moderada, y nunca más allá de las 4 de la tarde.
  • No consumir alcohol antes de acostarte: la primavera invita a salir a tomar algo en alguna terraza con familia o amigos. Es algo que puede ser muy relajante y positivo para el sueño, siempre que no ingieras alcohol, algo que puede provocarte una momentánea somnolencia, pero que terminará por fragmentarte el sueño durante la noche.

Combatir el insomnio primaveral es una cuestión de potenciar los buenos hábitos que hemos mantenido durante el resto del año. Nuestro metabolismo es muy sensible y es necesario tenerlo siempre sometido a una regular y sostenida rutina del sueño a lo largo de todo el año.