Insomnio después de vacaciones

Sep 4, 2021 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

¿Te ha ocurrido alguna vez eso de tener insomnio después de vacaciones? Llegan los días de descanso y, con ellos, el relax de saber que no hay por qué madrugar al día siguiente, aunque no sea fin de semana. Sin duda una de las mejores sensaciones: despertarnos sin alarma un lunes, ¡por fin!

Desgraciadamente, esta sensación no dura para siempre. Y es que los días de vacaciones, por mucho que nos duela, son limitados y en determinado momento toca volver a programar la alarma bien pronto para volver a trabajar al día siguiente. La idea de volver a la rutina puede ser desgarradora, pero es lo que hay. El problema es que muchas personas no son capaces de cambiar el chip de un día para otro y su rutina de sueño se ve afectada. Ahí es donde aparece el insomnio después de vacaciones.

Insomnio después de vacaciones: ¿cómo se percibe?

Volvemos a la rutina, a las obligaciones del trabajo y a las tareas diarias de casa y, con todo ello, debemos volver también a nuestra rutina habitual de sueño. Sin embargo, a veces ocurre que este tiempo que hemos pasado desconectados de nuestros hábitos de descanso nos pasa factura y aparece el insomnio.

Ya sea la dificultad para quedarse dormido o para mantener el sueño, es probable que, tras las vacaciones, nos aceche algún tipo de insomnio. Y es que, tras haber perdido la rutina, resulta algo habitual que nuestro cuerpo vea sus funciones desreguladas y ya no pueda ofrecernos una constancia en los horarios de sueño. Lo que parece claro es que a nuestro cuerpo no le resulta agradable que exista una desregulación en nuestros hábitos.

¿Qué hacer ante el insomnio de después de vacaciones?

Existen algunas medidas que pueden ayudar a prevenir este insomnio de después de vacaciones. Estas pueden ser algunas de las siguientes:

Acostarse pronto los días de antes de volver a la rutina

Dado que en vacaciones se da un período de desconexión, es importante también pasar por unos días en los que tratemos de prepararnos para la rutina habitual. De esta manera, podremos evitar que aparezca esa somnolencia durante el día debido a no haber dormido lo suficiente por la noche.

Una buena idea puede ser adelantar la hora de ir a la cama de forma gradual. Conforme se vaya acercando el día de volver a la rutina, podemos acostarnos más pronto cada día para, así, conseguir acostumbrar el cuerpo a los horarios de la rutina sin tanto esfuerzo.

Desconecta del móvil

Una práctica habitual antes de acostarnos es la de utilizar el móvil. Sin embargo, lo mejor antes de irnos a dormir es evitar estar en contacto con dispositivos electrónicos (ya sea el teléfono o la tablet o el portátil).

En concreto, los móviles pueden hacer que nuestro cerebro crea que todavía es de día. Esto puede interferir en nuestro descanso y contribuir a la aparición del insomnio.

Programa tus comidas

El reloj interno también se ve afectado por los horarios de comida que llevamos. Especialmente en lo que a la cena se refiere, resulta recomendable hacerla al menos dos horas antes de acostarse. Es probable que durante las vacaciones no lleves un horario regular a la hora de cenar, pero esto podría contribuir a la aparición del insomnio después de vacaciones.

En cuanto a qué cenar, también puede ser recomendable decantarnos por cenas ligeras que no sean costosas de digerir. Esto puede ser de ayuda también para evitar la aparición del insomnio.

No realices ejercicio por la noche

El ejercicio puede ser de ayuda para conciliar el sueño. Sin embargo, hacerlo por la noche justo antes de ir a dormir puede ser contraproducente para descansar cómodamente. En cualquier caso, se recomienda no realizar ejercicio al menos dos horas antes de ir a dormir.

Evitar la siesta

Otro de los elementos que suele ser bastante representativo de nuestras vacaciones es la siesta. Por mucho que nos pese, si lo que queremos es dormir cómodamente, lo mejor es evitarla los días antes de incorporarnos a la rutina.

No retrases la alarma

De vacaciones, lo más habitual es prescindir de la alarma. Sin embargo, esto puede provocar que, cuando llega el momento de volver a la rutina, tratemos de retrasar la alarma al menos cinco minutos para poder dormir más. ¡Esto es un error! No te ayudará a levantarte y podría contribuir a la irregularidad en nuestro descanso.

Como ves, tener insomnio después de las vacaciones puede ser algo habitual especialmente si nuestro sueño es muy irregular durante los días de fiesta. Pero todo puede arreglarse: si unos días antes nos esforzamos en adaptarnos un poco a la rutina, ¡podríamos evitar ese insomnio tan molesto!