Independencia de lechos: el secreto para dormir en pareja

Sep 30, 2021 | PAREJA, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

El romanticismo nos ha dictaminado que no hay nada como dormir haciendo la cucharita con tu pareja. Sobre todo en los inicios, abrazarse hasta caer rendidos se erige en el imaginario colectivo como la mejor forma de dormir. Sin embargo, enamoramientos aparte, la realidad es bien distinta. Necesitamos que la otra persona deje de moverse, de invadir nuestro espacio o las dos cosas a la vez. Porque, para dormir en pareja, es indispensable que nuestro colchón cuente con independencia de lechos. Un concepto que, si no sabes bien qué significa, te lo explicamos a continuación.

 Independencia de lechos: así es como los colchones nos guiaron hacia una relación sana

En Maxcolchon abrazamos el amor y amamos el amor, pero también el descanso, el confort y, sobre todo, la salud. Por ello, abogamos por un sueño reparador libre de presiones por parte del cónyuge de turno. ¿Cómo se traduce esto? Con la independencia de lechos.

Para evitar que tanto tú como tu pareja podáis dormir de manera cómoda, necesitamos cumplir con una serie de requisitos. Por ejemplo, no desplazarnos hasta el lado de la otra persona ni invadir su espacio. ¿Otro ejemplo? No notar los continuos movimientos del durmiente que más tiende al traqueteo. En definitiva, dormir en pareja debe ser sinónimo de equilibrio en posición y movimientos de los dos miembros de la pareja, independientemente de sus complexiones (por cuestiones físicas, la persona con mayor peso acaba hundiendo el colchón y atrayendo hacia sí a su cónyuge, con los correspondientes problemas para el descanso que eso provoca).

La independencia de lechos se inventó para combatir los problemas ocasionados por los movimientos o la oscilación de peso en las parejas. Se trata de una prestación cuya capacidad ayuda a que el colchón evite los movimientos de los durmientes se traspasen al otro extremo.

Así es cómo mejora la independencia de lechos a nuestro descanso

El objetivo primordial de la independencia de lechos es conseguir un descanso óptimo que, con el cabo del tiempo, se transforme en una correcta higiene del sueño. Algo que cuando dormimos en pareja solo se puede conseguir si disponemos de nuestro propio espacio individual que nos ayude a movernos en libertad sin invadir el espacio confortable de nuestro acompañante en el colchón.

Lo que consigue la independencia de lechos es responder a los constantes movimientos que los dos durmientes efectúan a lo largo de la noche. Y esto se consigue gracias a la absorción de las vibraciones, a través de los gruesos acolchados de algunos modelos de colchón y la filtración de los movimientos.

Esta prestación se logra gracias a distintas capas de acolchado con las que impregnamos a los colchones que cuentan con la independencia de lechos. Una cualidad que se puede ver potenciada con un colchón que sume estructura y firmeza o el soporte adecuado que reme a favor de ella (canapés o bases tapizadas). Y, aunque pueda parecer que no guarda relación con la famosa independencia de lechos, la almohada también interpretará un papel fundamental. Es por ello que hoy en día cada vez se apuesta más por la doble almohada que por un único modelo para los dos durmientes.

¿Cómo podemos saber que nuestro colchón cuenta con independencia de lechos?

Lo que antaño se limitaba todo a colchones de muelles, hoy en día ha bifurcado en composiciones revolucionarias y avanzadas tecnológicamente. Precisamente, modelos de colchones que en su mayoría se apuesta por la independencia de lechos.

Si vas a dormir en pareja y has descartado ya la opción que más independencia ofrece (colchones gemelos unidos por una cremallera), lo ideal es adquirir un modelo cuya composición sea la viscoelástica, el látex o incluso los muelles ensacados.

Analizándolos de manera individual, encontraremos que los colchones de látex ofrecen un buen aislante de movimiento gracias a su material elástico y adaptable. Aunque es una buena opción, se verá superada por la viscoelástica y el rey de la independencia de lechos: los muelles ensacados.

Mientras que la viscoelástica casi garantiza la completa independencia gracias a su propia composición, los colchones de muelles ensacados representan la mejor apuesta.