Hábitos saludables para mejorar como jugador de papel

Jul 23, 2021 | DEPORTE Y BIENESTAR, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Durante los últimos años, el pádel ha ido ganando cada vez más popularidad y ha visto un crecimiento exponencial convirtiéndose en uno de los deportes más practicados en Sudamérica y en España especialmente.

Para muchos es un hobby, sin embargo, para otros, se ha convertido en un deporte que practicar también a nivel de competición. Especialmente para estos últimos y para quienes buscan convertirse en jugadores profesionales de pádel, puede ser útil adquirir conocimiento acerca de las prácticas específicas que permiten obtener los mejores resultados en el juego.

Sin embargo, seas jugador profesional o no, algo que siempre puedes llevar a cabo son hábitos saludables para mejorar como jugador de pádel.

Hábitos saludables para un buen partido de pádel

Todos sabemos que un buen entrenamiento, así como una buena alimentación, son claros pilares de un buen desempeño deportivo. Sin embargo, existen otros hábitos que pueden ser de ayuda para la práctica de cualquier deporte como puede ser el pádel:

  • Utilizar ropa cómoda y transpirable. Lo mejor es utilizar prendas que no apreten en exceso, ya que pueden causarnos incomodidad o incluso irritación.
  • Los zapatos deben ser apropiados para la ocasión. En concreto, para el pádel se recomienda utilizar zapatos de suela de espiga, aunque todo depende de las necesidades de cada persona. Para necesidades específicas, lo mejor es consultar con un profesional.
  • No comer a última hora antes de empezar el partido. Aunque es necesario llegar al partido con la energía suficiente para no sufrir ningún mareo, lo mejor es tratar de evitar comer justo antes de empezar.
  • Beber en cada cambio de campo algún líquido. Puede ser recomendable tomar alguna bebida isotónica también, pero lo importante es evitar la deshidratación.
  • Es recomendable abrigarse tras cada partido. Enfriarnos mientras estiramos así como perder temperatura puede ser un problema.

Además, existen algunos hábitos recomendables en lo que a higiene corporal y descanso se refiere. Estos son algunos de ellos:

 

  • No usar la misma ropa deportiva más de una vez. La acumulación de sudor podría provocar alguna infección.
  • Ventilar los zapatos después de utilizarlos.
  • Ducharse después de terminar un partido con agua tibia y terminar la ducha con agua fría. Este contraste resulta favorable para los músculos y favorece su recuperación.
  • Respetar los tiempos de descanso. Si acabas de jugar un partido y has puesto mucha energía en ello, entonces no resultará recomendable que juegues otro: esto podría provocar lesiones o estrés por sobreuso en determinados músculos y huesos.
  • Después de hacer ejercicio, come algo que te aporte energía. Esto puede no ser necesario según sea nuestro metabolismo, pero resulta recomendable por lo general.
  • No jugar justo antes de ir a dormir. En ese caso, puede costarte mucho más conciliar el sueño y este no será tan reparador.

Hábitos saludables, estiramientos tras un partido

Los hábitos saludables para mejorar como jugador de pádel también pasan por aprender a estirar adecuadamente tras un partido. Lo lógico es empezar por el tren superior (la parte superior de nuestro cuerpo, que incluye el tronco, los brazos, el cuello…). Esta parte incluye los siguientes músculos:

  • Bíceps: sosteniendo los brazos hacia atrás, nos cogemos de las manos y levantamos los brazos lo máximo posible sin soltar nuestras manos.
  • Tríceps: pasamos un brazo por encima de la cabeza, intentando tocar nuestra espalda. Después, cogemos el codo y lo empujamos ligeramente hacia abajo.
  • Antebrazo: con los brazos estirados hacia delante, doblaremos las muñecas y tiraremos de los dedos hacia el cuerpo. Esto debe hacerse con los dedos hacia arriba y hacia abajo.
  • Cuádriceps: tomamos una pierna e intentamos llevar el talón hacia el glúteo, aguantando unos 20 segundos. Después lo hacemos con la otra pierna.
  • Isquiotibiales: levantamos la pierna hasta formar un ángulo de 90º con la cadera y dejamos caer el peso de nuestro tronco hacia delante. Intentamos llegar con las manos a los pies y aguantamos 20 segundos. Después, cambiamos de pierna.
  • Gemelos: apoyamos el peso sobre los talones y la punta del pie sobre algo rígido como una pared. Ejercemos presión hacia delante poniendo el trasero lo más cerca posible de la pared. Primero lo llevamos a cabo con un pie durante 20 segundos y después cambiamos.

Una vez realizados estos estiramientos, podemos ir a la ducha y finalizar nuestra actividad física. Como ves, disponer de hábitos saludables antes y después de la práctica de pádel es fundamental para estar sano y disfrutar de nuestro deporte favorito sin dolores y evitando lesiones. En cualquier caso, si tienes alguna duda acerca de los hábitos saludables más aptos para ti, te recomendamos que consultes con tu médico.