Gama de colores para una habitación pequeña juvenil

Jul 3, 2020 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS

Elegir la mejor opción de entre los colores para pintar una habitación juvenil puede resultar complicado. Y es que los colores con los que pintamos las paredes no solamente tiene una función estética: también pueden generar mayor sensación de amplitud y luminosidad. ¿Quieres saber cómo podemos conseguir esto?

Recomendaciones antes de pintar una habitación infantil

Antes de elegir el color exacto para pintar la habitación de tus hijos, puede ser conveniente prestar atención a algunos aspectos importantes:

  • Es preferible que todas las estancias pintadas de la casa compaginen con el mobiliario y mantengan un mismo estilo decorativo y una harmonía general.
  • Es importante tener en cuenta factores como el espacio, la altura de la habitación y si esta tiene mucha luz natural o es bastante oscura.
  • Para muchos adolescentes, los colores de la habitación son una extensión de su propio estilo y personalidad. Así que es mejor contar con ellos en la elección de los colores.

La importancia del color en una habitación juvenil

Los colores de una casa, especialmente de un dormitorio (espacio doméstico más íntimo) dicen mucho sobre cada persona y sobre su estilo de vida. Por ello, podemos escoger los tonos de la habitación de nuestros hijos basándonos en sus rasgos de personalidad. Para esto puede resultarnos útil prestar atención a algunos conceptos básicos sobre la psicología del color. Este campo de estudio profundiza sobre la influencia de los colores en las personas.

Por ejemplo, algunos colores pueden transmitir calma y serenidad como en el caso del azul y el verde. Por otro lado, los colores como el amarillo y el naranja están más asociados a la vitalidad y la euforia. Algunos de estos conceptos pueden darnos pistas sobre qué tonos elegir con el fin de transmitir un tipo de energía u otra.

3 colores para que una habitación parezca más grande

La sensación de amplitud es muy importante en las habitaciones juveniles, ya que a estas edades los adolescentes suelen pasar muchas horas en su cuarto. Ellos no solamente utilizan la habitación para dormir, muchas veces esta también se convierte en su sala de juegos o el espacio donde estudiar y hacer los deberes. Por ello, es conveniente saber que algunos colores pueden ayudarnos a generar sensación de más luminosidad y amplitud. ¿Quieres saber cuáles son los mejores colores para agrandar visualmente un dormitorio pequeño? Algunos de ellos son:

El color blanco

El blanco es uno de los colores más utilizados a la hora de pintar en casa. Y es que, aunque pueda parecernos un color demasiado monótono y aburrido, no tiene porque serlo. El blanco es el color que más luz genera y puede provocar mayor sensación de amplitud en los dormitorios más pequeños.

Una forma de conseguirlo puede ser pintar la habitación de blanco y centrar la presencia estética del color en los muebles y otros elementos decorativos. De esta manera, podemos darle importancia a elementos como alfombras, estanterías y cuadros que serán los que aportarán la personalidad.

Otro consejo puede ser pintar el techo blanco para conseguir mayor sensación de altura. Por otro lado, puede resultar muy estético pintar toda la habitación de blanco excepto la pared donde descansa la cama. Así podremos darle un toque más desenfadado a una habitación juvenil.

Los azules y verdes

Los tonos azules y verdes también suelen ser una de las opciones más escogidas a la hora de pintar las paredes de los dormitorios infantiles y juveniles. De hecho, pintar de azul el dormitorio es algo muy extendido en occidente. Quizás esto se deba a que los tonos azules pueden proporcionar una mayor sensación tranquilidad y frescor.

Además, la gama de azules es muy extensa y puede darnos la posibilidad de combinar algunas de sus distintas tonalidades. Este color suele funcionar muy bien con el blanco.

El beige y los ocres claros

Pintar las paredes en tonos beige y ocres suaves puede resultar una opción atractiva y atemporal. Estos colores no entienden de género por lo que resultan ideales tanto para niños como para niñas. Además, si pintamos con las tonalidades más claras de estos colores aprovecharemos más la luz. Al contrario, una mayor intensidad de estos colores puede provocar que tu hijo pueda aborrecer más pronto el aspecto de su dormitorio.

Por último, otro aspecto positivo es que los colores beige y ocres se adaptan muy bien al crecimiento de los más pequeños. De esta manera, evitaremos que la habitación les quede obsoleta e infantil con el paso de los años.

Un consejo estético que está muy de moda y lleva varias temporadas siendo tendencia en dormitorios es elegir los colores que hemos comentado en gamas de tono pastel. Al ser colores muy suaves, pueden servirnos para conseguir mayor tranquilidad y frescura en una habitación juvenil.

Eso sí, cuando tengas que elegir los colores de la habitación de tus hijos, ten en cuenta que los adolescentes cambian de opinión constantemente y sus gustos cambian rápidamente con la edad. No obstante, la pintura es relativamente barata así que podremos cambiar de color según crezcan.