Fibromialgia: El silencio que afecta a nuestro descanso

Nov 8, 2020 | SALUD, TE ACONSEJAMOS

Puede que hayas oído hablar de ella. Y es que la fibromialgia es una de las enfermedades más comunes que afectan a los músculos. En concreto, parece que entre el 2 y el 6 por ciento de la población se ve afectada por esta enfermedad. Normalmente, quienes la padecen ven afectados sus músculos, tendones y articulaciones. En ellos sufren dolor, rigidez o sensibilidad.

Sin embargo, la fibromialgia no se limita a ser una enfermedad relacionada con los músculos y los huesos, sino que afecta en sí a lo que significa la percepción del dolor.

 Datos importantes de la  fibromialgia

La fibromialgia consiste en una anomalía en la percepción del dolor. En ella, estímulos que no serían habitualmente dolorosos para una persona que no padece fibromialgia sí lo serían para esas personas afectadas.

Además de este dolor del que hablamos, la fibromialgia puede comportar otros síntomas:

  • El 90% de los pacientes afectados presenta también cansancio.
  • El 70-80% padece algún trastorno del sueño.
  • Hasta un 25% tiene ansiedad o depresión.

Causas de la fibromialgia

Las causas de la fibromialgia son todavía desconocidas, pero la comunidad científica considera que son varios los factores implicados en su aparición. Hay quienes desarrollan la enfermedad sin causa aparente, mientras que en otras personas comienza después de procesos como una infección viral o bacteriana, un accidente de coche u otros casos similares en los que se haya padecido una enfermedad que limite la calidad de vida (ejemplos de ello son el lupus eritematoso o la artritis reumatoide).

Estos agentes que pueden tener algo que ver con la aparición de la fibromialgia no son causantes de la enfermedad en sí, sino que, probablemente, lo que hacen es despertar la enfermedad en la persona que ya tiene una anomalía en su capacidad de responder a determinados estímulos.

Tratamiento de la fibromialgia

Se trata de una enfermedad que no tiene una cura definitiva. El tratamiento que se aplica en el caso sirve para mejorar el dolor y tratar los síntomas acompañantes, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Para ello, pueden incluirse en el tratamiento desde medicamentos hasta cambios en el estilo de vida. Algunos de estos cambios pueden ser:

  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Manejo del estrés.
  • Consumir una dieta saludable.
  • Terapia psicológica.

Por lo general, los analgésicos disminuyen el dolor de forma parcial, y solo deben tomarse si el médico lo indica. Otros grupos de medicamentos que se utilizan en el tratamiento de la fibromialgia son los relajantes musculares, que deben tomarse en tandas cortas. Del mismo modo, estos deben ser recetados por un profesional.

La fibromialgia y el descanso

La fibromialgia, como otras enfermedades que generan dolencias musculares y en los huesos, puede afectar al descanso de quienes la padecen. La fatiga que sufren las personas con fibromialgia puede persistir durante la noche, y de esta manera acabar afectando al correcto descanso.

En concreto, quienes sufren fibromialgia se despiertan con frecuencia y tienden a levantarse sintiéndose cansadas incluso después de haber dormido toda la noche. Tanto es así que la mayoría de personas que sufren fibromialgia presentan además un trastorno del sueño. De hecho, aunque es necesario investigar más al respecto, podría ser que una de las causas de la fibromialgia sea un trastorno del sueño.

Y es que, según la investigación al respecto, un descanso con interrupciones continuas y constantes impide que la somatropina (hormona del crecimiento generada durante el sueño) realice su función reparadora. Esta se encarga de regenerar los músculos y los neurotransmisores. Así, para los pacientes con fibromialgia, un mal descanso podría agudizar los síntomas de la enfermedad así como favorecer la aparición de otros síntomas.

¿Qué tipo de cama es la más adecuada para las personas que padecen fibromialgia?

Debido a las dolencias y los síntomas que en general sufren las personas afectadas por fibromialgia, parece claro pensar que necesitan un soporte para dormir específico que les proporcione el máximo acogimiento, evitando la presión en ciertas zonas del cuerpo y haciendo que consigan una higiene postural óptima para que su descanso sea reparador.

Es por eso que se considera que el mejor soporte para las personas con fibromialgia serían camas suaves, ni muy duras ni muy blandas. Estas se adaptarían a la fisionomía y peso del cuerpo, lo que estimularía la circulación sanguínea de los enfermos de fibromialgia.

En resumen, la fibromialgia es una enfermedad que, como otras enfermedades que causan dolor, puede tener un impacto silencioso en el descanso de quienes la padecen. Es por eso que resulta clave asegurarse de que las personas afectadas descansan sobre un buen colchón, que disminuya en la medida de lo posible los síntomas de la enfermedad. ¡Echa un vistazo a nuestro catálogo!