¿Favorece el sol al descanso?

Ago 14, 2021 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

El sol constituye nuestra principal fuente de energía. Además de suministrarnos la luz y el calor que necesitamos, determina el clima del planeta y sirve de base para la provisión de los alimentos de todos los seres vivos.

La exposición a la luz solar es imprescindible para llevar una vida saludable. Los rayos UVB ayudan a metabolizar la vitamina D para que el calcio se absorba en nuestro organismo y así fortalecer nuestros huesos y músculos.

Cuando estamos en contacto con la luz solar, nuestro cuerpo libera las llamadas hormonas de la felicidad. Los días de lluvia y de frío intenso en los que anochece muy temprano nos suelen dejar sin muchas ganas de salir más allá de lo imprescindible. Sin embargo, a estas alturas de la temporada lo más probable es que ya estés planeando o disfrutando de tus vacaciones y escapadas de fin de semana.

Y es que el sol puede ayudar a mejorar nuestro estado de ánimo. Según un estudio llevado a cabo por un equipo de investigadores del Baker Heart Research Institute de Melbourne (Australia), los niveles más altos de serotonina se producen cuando los días son más soleados. Por si fuera poco, además de todos estos beneficios, el sol favorece nuestro descanso. ¿Quieres saber por qué?

El sol favorece el descanso

El sol es la principal fuente de luz natural. Favorece el descanso porque sincroniza nuestro ritmo circadiano. La luz solar se encarga de regular el reloj biológico interno de nuestro cuerpo. De esa manera, cuando llega la noche, nuestros niveles de melatonina aumentan y propician la conciliación del sueño de forma natural.

En cuanto va amaneciendo y empieza a haber más luz, la hormona de la melatonina desciende para permitir mantenernos despiertos. Por ese motivo, la exposición a la luz solar es fundamental para que los ciclos del sueño funcionen correctamente.

Además, el sol nos relaja y nos hace sentirnos de mejor humor. Con las temperaturas tan agradables de las que disfrutamos, es una buena idea aprovechar al máximo la radiación solar ya que esta época nos ofrece muchas horas de luz para poder recargarnos de energía fácilmente.

Nuestro consejo es que disfrutes de sus beneficios dando paseos o desplazándote al trabajo a pie si las distancias lo permiten.

 Cómo aprovechar el sol del verano

Tomar el sol es una de las prácticas habituales que solemos realizar por estas fechas. Ya sea en la playa o en la piscina, tumbarse al sol es un momento de relax en el que, además, podemos aprovechar para echar una cabezadita, leer o escuchar música.

En cualquier caso, es mejor evitar hacerlo a las horas en las que el sol aprieta. Una exposición prolongada puede ser perjudicial si no tomamos las debidas precauciones. Aparte de que puedes quedar achicharrado, evitas quemaduras y peligrosas lesiones en la piel.

Por eso, es conveniente hacerlo con la debida cautela. Si no queremos tener problemas, se recomienda aplicar una crema con factor de protección solar alto. De esa manera, podemos prevenir la aparición de manchas, rojeces y retrasar el envejecimiento de la piel. Además, también nos interesa mantenernos correctamente hidratados y tomar baños de sol con un máximo de diez minutos continuados.

El problema puede llegar a la hora de irse a dormir. Hay que tener en cuenta que la hormona del sueño aumenta con la oscuridad y cuanta más luminosidad tenemos, menos melatonina produce nuestro organismo. Por eso, aunque no sea lo habitual, en verano podemos padecer insomnio ocasional.

Para poder evitarlo, es preferible mantener los horarios de las comidas y las cenas con una dieta saludable. También se recomienda hacer ejercicio regularmente e intentar reducir el consumo de bebidas alcohólicas y refrescos con cafeína. Aunque son muy tentadores, pueden resultar dañinos para nuestro descanso sobre todo si los consumimos por la noche.

Aunque lo más recomendable es que consultes con el médico, puedes optar por algunos trucos muy sencillos que te pueden venir muy bien para dormir sin problemas. Así, ventilar la habitación adecuadamente y utilizar colchones transpirables para mitigar los sudores propios del verano pueden favorecer un descanso reparador. ¡Aprovecha los rayos de sol y recarga las pilas!