Es bueno o malo utilizar un humidificador para dormir

Ago 21, 2020 | TE INFORMAMOS

Un humidificador es un dispositivo que crea y emite vapor de agua con la finalidad de  aumentar el nivel de humedad en el ambiente. Estos aparatos pueden resultar beneficiosos para los muebles de madera de nuestro hogar, para las plantas de interior y  para algunos aspectos de nuestra salud. Además, mejoran la calidad del aire y disminuyen la electricidad estática.

Pero debemos prestar atención a varios aspectos de su funcionamiento, para realizar un debido uso de estos mecanismos. Por eso, te ofrecemos esta guía básica a fin de que conozcas mejor estos aparatos y cómo utilizarlos.

Distintos modelos de humidificadores

Podemos encontrar distintos tipos de humidificadores en el mercado según su fabricación:

  • Humidificadores ultrasónicos: producen vapor frío a través de vibraciones de alta frecuencia en el agua, funcionan con agua destilada y son muy seguros y silenciosos. Sus principales ventajas son que no existe riesgo de quemaduras y que no aumentan la temperatura de la habitación.
  • Humidificadores de electrodos: generan vapor caliente mediante la ebullición del agua en el depósito a través de Son más peligrosos que los ultrasónicos al generar vapor a alta temperatura, y su consumo de energía es más elevado.
  • Humidificadores por evaporación: funcionan con agua destilada que se calienta con un calefactor elé Llevan una mecha que se mantiene húmeda y que se va evaporando poco a poco.

Además, algunos de estos modelos tienen la capacidad de emitir iones negativos en el ambiente a fin de combatir las partículas contaminantes y que el aire sea más limpio y puro.

¿Cuál es el nivel de humedad ideal para dormir?

Los niveles de humedad en el ambiente suelen variar dependiendo de cada estación del año y del clima propio de cada región. A grandes rasgos, la humedad suele ser más alta en verano y más baja en invierno. No obstante, el nivel de humedad óptimo para dormir todo el año se encuentra entre el 50% y el 60%.

Por ello, si queremos utilizar un humidificador para dormir en nuestro dormitorio es conveniente medir previamente el nivel de humedad que tenemos con un higrómetro. Si los valores de humedad no superan ni están por debajo de los indicados, no es necesario utilizar ningún tipo de humidificador, ya que podría ser contraproducente.

Síntomas de dormir con baja humedad

Cuando el ambiente en nuestro hogar alcanza niveles de humedad muy bajos, es posible que podamos notar alguno de los siguientes síntomas:

  • Piel seca, tensa o picores.
  • Labios agrietados y sequedad labial.
  • Sequedad bucal en garganta y fosas nasales al despertar.
  • Despertarse con los ojos irritados.

¿Qué debemos tener en cuenta al usar un humidificador?

Si tienes un humidificador en casa es importante seguir estas recomendaciones a fin de optimizar su uso y evitar riesgos:

  • Coloca el humidificador separado de la cama al menos dos metros.
  • Programa debidamente el humidificador para dormir a fin de conseguir unos niveles de humedad del 50% al 60%. Un ambiente demasiado húmedo también puede ser perjudicial para la salud por la proliferación de bacterias y ácaros en suspensión.
  • Es muy importante limpiar el depósito de agua diariamente para evitar que se acumulen bacterias y hongos que puedan propagarse en el ambiente.
  • Es recomendable utilizar siempre agua destilada y no agua del grifo. El agua corriente contiene minerales que se van acumulando en el humidificador y que luego pasan al aire en forma de partículas diminutas. Por lo que corremos el riesgo de que puedan provocarnos algún tipo de alergia, asma o irritación en las vías respiratorias.
  • Es más seguro utilizar humidificadores de vapor frío, especialmente en las habitaciones de los más pequeños. De esta forma evitaremos el riesgo de posibles quemaduras en caso de que les caiga o jueguen con él.
  • Es importante seguir las indicaciones de cada fabricante para el buen uso y mantenimiento del humidificador que hayas elegido.

En resumen, si vives en una región con un clima muy seco, un humidificador para dormir puede resultar todo un acierto. Podrás descansar más cómodamente, protegerás tus vías respiratorias y mantendrás tu piel hidratada. Si tienes alergias o asma su uso puede ser beneficioso para la respiración, no obstante lo más recomendable es hablar con tu médico antes de empezar a usarlo.