Embarazo: Posturas para dormir

May 15, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Cada noche, una aventura distinta. Así se puede resumir el pensamiento de cualquier embarazada durante el periodo de gestación. Conforme pasan las semanas, el crecimiento de la barriga puede convertirse en un auténtico fastidio para descansar. Y por muchas vueltas que des en la cama, no hay manera de encontrar una posición medianamente cómoda. Entonces, ¿es imposible conciliar el sueño si estoy embarazada? ¡No! Claro, que se puede. Lo único que hay que comprender es que durante el embarazo existen diferentes posturas para dormir. Te contamos cuáles son las más recomendadas (y las que tienes que evitar).

Cómo debes dormir durante el primer trimestre

Apenas han pasado unas semanas y tu barriga aún no ha dado tanto de sí. Pero este periodo es también sinónimo de una necesidad mayor de orinar en mitad de la noche. En el primer trimestre no encontrarás tantos problemas de posturas, pero sí otro tipo de circunstancias que te harán levantarte por la noche (como lo de miccionar). Por ello, recomendamos la toma excesiva de líquidos por la noche para evitar la visita excesiva al baño. Eso sí, aprovecha el día para beber mucha agua y olvídate de los malos pensamientos para luchar contra el estrés.

Cómo debes dormir en el segundo trimestre

Afortunadamente, la necesidad imperiosa de orinar durante la noche disminuye en este segundo trimestre, mejorando así la calidad del sueño de las futuras mamás. Por el contrario, el crecimiento de la barriga y los cambios físicos empezarán a hacer mella. Conforme el bebé vaya creciendo en tu interior, irás descubriendo qué tipo de posturas te resultan más cómodas para conciliar el sueño. Sin ir más lejos, dormir de costado con las rodillas dobladas o ayudándote de alguna almohada colocada de manera estratégica, te ayudará a permanecer en una posición adecuada y que ayude al bienestar.

Cómo dormir en el tercer trimestre de embarazo (¡porque sí se puede!)

En este último trimestre del embarazo los problemas físicos se han ido multiplicando: ha regresado la necesidad de orinar con más frecuencia, sufres de acidez estomacal, calambres en ambas piernas y, por supuesto, la dificultad a la hora de encontrar una postura que te facilite dormir y descansar.

Según dictaminan los expertos, dormir sobre el lado izquierdo es más aconsejable que sobre el derecho. ¿Las razones? La vena cava, la mayor de todo el cuerpo por la que circula una gran cantidad de sangre, se encuentra en este lado derecho, por lo que si nos acostamos sobre él, presionamos esta vena con nuestro peso. Si te acuestas hacia el lado correcto, el izquierdo, favorecerás la irrigación de la sangre hacia la placenta, algo que aportará mayor cantidad de oxígeno y nutrientes para el bebé. Por ello, túmbate sobre el lado izquierdo manteniendo en la misma dirección los hombros y la cadera, relajando así los músculos de la columna vertebral. Por el contrario, no aconsejamos dormir boca arriba durante un largo periodo de tiempo. Esta postura promueve los dolores de espalda, el estreñimiento o las hemorroides.

Conoce la figura de la almohada postural, tu mejor amiga durante el embarazo

Válidas también para el periodo postparto, los cojines de lactancia y almohadas posturales pueden convertirse en tu mejor aliado durante las noches. Y lo son porque posibilitan a las madres rodear su cuerpo colocando las piernas en una postura cómoda a la par que apoyan la barriga, el pecho e incluso la cabeza. Una especie de milagro con forma de almohada y que podemos catalogar en dos tipos:

Forma de U: Con una medida superior al medio metro, este modelo es más pequeño y menos flexible que otros, por lo que es más aconsejable para la gestación que para la lactancia.

Forma alargada: Casi dos metros de longitud y gran flexibilidad, lo que les convierte en un modelo muy manejable y útil para que la embarazada pueda descansar en una postura correcta.