El sujetador ideal para dormir

Dic 20, 2019 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Elegir un colchón y una almohada que se adapte a nuestro cuerpo mientras descansamos es igual de importante que elegir el sujetador ideal para dormir. En este artículo hablamos sobre si es recomendable utilizar sujetador en la cama y qué beneficios nos aporta el uso de esta prenda íntima mientras dormimos.

¿Es perjudicial el uso del sujetador para dormir?

Años atrás se recomendaba evitar su uso durante las horas de descanso, alegando que con el paso del tiempo podía causar lesiones en la espalda, dificultades en el proceso respiratorio o provocar contracturas. Pero más allá de tratarse de una leyenda urbana, el sujetador para dormir es altamente recomendable para aquellas mujeres que tienen el pecho grande, embarazadas, madres en proceso de lactancia, o también, si se padece una lesión o durante un estado postoperatorio el pecho o la zona alta de la espalda se ha visto afectada.

Por el contrario, si tenemos el busto pequeño no es necesario su uso para dormir, aunque no nos va a perjudicar si lo llevamos puesto. Por lo tanto, en este caso, depende de las preferencias de cada una.

Además de tener en cuenta los perfiles del durmiente, otra de las utilidades de los colchones a medida son los usos. Un uso cada vez más frecuente son las caravanas y las autocaravanas. En una caravana, un colchón a medida es habitual en personas activas y que están acostumbradas al movimiento diario. Otro contexto para utilizar un colchón a medida es en un camión. Un colchón a medida para camioneros debe asegurar un descanso reparador.

Beneficios de dormir con sujetador

Las mujeres con mucho pecho deberían usar siempre un sujetador durante las horas de sueño tanto por la comodidad que se obtiene gracias a esta prenda como para evitar su deterioro, por ejemplo, por la pérdida de elasticidad. Si utilizas una talla grande de sujetador y aún dudas si deberías tener uno para dormir, estos son los beneficios que tras su uso encontrarás.

Evita el deterioro de elasticidad

Da igual en la posición en la que se duerma, los pechos grandes ceden a la gravedad y ya sea de lado, de espaldas o boca abajo, se moverán hacia la zona que la postura del cuerpo les indique y se mantendrán en esa posición, y sin sujeción, durante las siete u ocho horas de descanso. Dormir con sujetador te ayudará a mantener la elasticidad de tu piel.

Aporta comodidad y ayuda a conciliar el sueño

Al tener el busto sujeto, se moverá al mismo ritmo que tu cuerpo, evitando que se desplace a su antojo. De esta forma, los movimientos en la cama serán más sencillos y apenas notarás su peso.

Previene la aparición de arrugas en el escote y estrías

 Un buen sujetador ayudará a aminorar los efectos del tiempo en la piel, ya que al encontrarse sujetos no tenderán a caerse y la piel sufrirá menos.

¿Cuál es el mejor sujetador para dormir?

Hay varios conceptos que son fundamentales al elegir un sujetador para dormir. Por un lado, que no tengan aros ya que pueden resultar incómodos en la cama, producir marcas e incluso causar heridas.

El material debe ser transpirable, por lo tanto, los de algodón son perfectos y cuantas menos costuras tenga mejor. Los tirantes, aunque sean regulables, deben ser anchos y de la misma clase de tela que el sostén. Por último, evita los corchetes ya que también son molestos en la cama y se pueden clavar.

Teniendo en cuenta estas características básicas, los mejores son los más sencillos como el sujetador deportivo o el top característico de los años ’90, pero desde hace unos años cada vez es más fácil encontrar en el mercado una variedad infinita de sujetadores igual de cómodos que bellos.

Si quieres probar algo nuevo más allá del clásico top o sujetador deportivo, en los de tipo bralette, brass, triángulo o halter, no solo encontrarás comodidad y sujeción, sino que además los descubrirás en infinidad de diseños, colores y materiales. Eso sí, recuerda que deben cumplir las características básicas que hemos comentado anteriormente.

Junto con el sostén, es imprescindible que el colchón se ajuste a nuestras necesidades o características físicas. Es por esto que los colchones de superficie firme como los de látex o los de viscoelástica, son los más recomendables para las mujeres de pecho amplío porque ayudan a la estabilidad de la espalda y a que los senos permanezcan en su lugar.