El sueño de los niños con hiperactividad infantil

Jul 10, 2021 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

La hiperactividad infantil y el déficit de atención (conocido por sus siglas como TDAH o TDA) es la afección crónica de carácter psicológico que a día de hoy afecta a millones de menores y que arrastrarán a su edad adulta. En el caso de padecer solo hiperactividad, hablamos de una combinación de problemas que pueden aglutinar un exceso de actividad, comportamientos compulsivos o la dificultad para mantener la atención. Un problema en el que, si ponemos el foco en el tema del descanso, comprobaremos que el sueño de los niños con hiperactividad también se verá afectado.

Breve guía sobre la hiperactividad infantil: Algunos de los síntomas más comunes

El TDAH y la hiperactividad infantil es un problema cada vez más extendido entre los niños de todo el mundo. Los menores que se ven afectados por el TDAH suelen tener bajo rendimiento escolar, poca autoestima y una serie de características comunes:

Inquietud durante todo el día. Se puede mostrar con el simple hecho de que estén dando golpecitos con la mano, no paren de mover los pies o, mientras estén sentados, sean incapaces de permanecer quietos. El constante movimiento es uno de los patrones más comunes.

Problemas de concentración que se manifiestan en bajo rendimiento escolar. En muchas ocasiones son incapaces de acabar sus tareas.

– Complicaciones a la hora de jugar con otros niños. Hablan demasiado, contestan apresuradamente, interrumpen otras conversaciones o no pueden esperar a su turno para hablar.

–  Problemas para dormir y descansar.

¿Cómo descansan los niños que padecen hiperactividad?

El TDAH y la hiperactividad infantil comparte los mismos mecanismos neurobiológicos que la regulación del sueño con la vigilia. Explicado de manera científica, la conocida como Corteza Prefrontal, una parte del cerebro que presenta disfunciones en niños diagnosticados con TDAH, es importante tanto en el control de la atención (algo de lo que carecen los niños con hiperactividad) como en la regulación del propio sueño. Es decir, los niños que padecen estas patologías, tienden a dormir mal y descansar peor, creando un bucle peligroso.

Hoy en día, se sabe que el 50% de los niños que padecen hiperactividad infantil y/o TDAH sufren problemas relacionados con la conciliación del sueño. Según informan los propios padres y así han recogido diversos estudios pediátricos, existe una incidencia de entre dos y tres veces mayor de problemas de sueño en los niños que tienen TDAH en comparación con grupos de niños sin TDAH.

Estas dificultades para dormir y descansar se reflejan en los siguientes síntomas:

– Mayor actividad durante el sueño.

– Dificultades para conciliar el sueño.

– Síndrome de las piernas inquietas (o movimientos periódicos de las piernas durante el sueño).

–  Ciertos patrones inestables del sueño.

– Somnolencia durante el día.

Consejos para conseguir que los niños con hiperactividad tengan mejor higiene del sueño

Aunque hoy en día no existe un tratamiento único y específico para mejorar el sueño entre los niños con TDAH, sí existen una serie de pautas que mejorarán el descanso de nuestros hijos:

  • Establecerles una rutina estructurada y estable, además de una seguridad familiar.
  • Regular y vigilar los horarios de la comida y la cena: es importante que los niños con TDAH o hiperactividad obtengan suficientes calorías durante el día.
  • Consumo reducido de bebidas energéticas y/o con cafeína.
  • Mantener un horario regular del sueño: hora de acostarse y levantarse.
  • Pintar las paredes de la habitación con tonos relajantes y poco chillones o llamativos.
  • Realizar ejercicios físicos y deporte durante el día. Eso sí, que esa práctica nunca sea a últimas horas del día o les dificultará aún más la conciliación del sueño.
  • Proporcionarles un ambiente adecuado en la habitación (ausencia de ruidos, luces o dispositivos electrónicos), así como una correcta temperatura y el mejor equipo de descanso posible.
  • Uso de la cama solo para dormir.