El secreto para aumentar la felicidad

Mar 20, 2021 | TE INFORMAMOS

La búsqueda de la felicidad es una constante en la historia de la humanidad. Pero si reflexionamos un poco alrededor del concepto «felicidad», podríamos entenderla como un estado agradable de satisfacción y autovaloración plena; alejada de sufrimiento. ¿Y tú, quieres saber cómo ser más feliz?

Consejos para aumentar la felicidad

La felicidad no depende de forma directa de las cosas que tenemos ni del alcance de deseos materiales. Más bien estaría ligada a las sensaciones y emociones que vivimos. Saber disfrutar de las cosas sencillas que tenemos al alcance es una virtud que puede aumentar el nivel de felicidad en las personas. A continuación te ofrecemos algunos consejos para aumentar tu felicidad:

Hacer ejercicio y comer saludable

Es bien sabido que hacer ejercicio puede reducir el estrés, la ansiedad y los síntomas de depresión de forma considerable, además puede aumentar nuestra autoestima y felicidad. No es necesario hacer un esfuerzo excesivo, ni iniciar una rutina agotadora. Con andar, estirar los músculo o realizar una actividad de carácter más lúdico diariamente  es suficiente para aumentar la sensación de felicidad.

Además, combinar el ejercicio con una alimentación saludable, evitando las comidas pesadas, el exceso de grasas y alimentos procesados puede influir en sentirnos mejor en nuestro día a día, más vitales y felices.

Establecer una meta diaria

Proponernos pequeños retos y objetivos diarios, ya sea en nuestro trabajo, en el deporte, o nuestra propia casa, puede resultar beneficioso para sentirse realizado y a gusto con uno mismo. Las pequeñas metas nos permiten llegar a sentirnos útiles a través de acciones reducidas u objetivos diarios.

Los triunfos personales, casi sin excepción, pueden llenarnos de gran felicidad. Centrarnos en celebrar los pequeños triunfos que suceden en nuestro día a día como puede ser que nos haya salido muy buena la comida o la cena, terminar de leer un libro, ir andando a trabajar o llegar a final de mes habiendo ahorrado pueden convertirse en fuentes de felicidad.

Aprender algo nuevo cada día

Esforzarnos por mantener despierta nuestra curiosidad y tratar de aprender algo nuevo cada día, puede servirnos para aumentar nuestra felicidad. Podemos tratar de aprender un nuevo idioma o incluso a tocar algún instrumento musical. Es importante dedicarle una hora diaria a alguna actividad hasta que esta se convierta en un hábito. Ya sea si te decides por apuntarte a un curso de pintura, tocar el ukelele o aprender a bailar, la importancia de crear un hábito es esencial.

Romper los miedos

El miedo es propio del ser humano, nos acompaña desde el momento en que nacemos hasta el día en que morimos. Es por lo tanto casi una obligación aprender a convivir con él. No obstante pasamos mucho tiempo inmersos en el miedo y es importante no dejar que nos invada. Muchas veces nos preguntamos ‘“¿qué pasaría si?” y esto pueden resultar contraproducente. Pensar demasiado en el futuro o el pasado, y preocuparnos por lo mismo tanto tiempo, puede hacer que se nos olvide disfrutar el momento.

Ser positivo

Tener una actitud positiva todos los días atrae buenos pensamientos y más optimismo ante los problemas que podamos tener. Por el contrario, cuando pensamos de manera negativa, atraemos cosas malas o incluso no nos atrevemos a intentar nuevos retos y salir de nuestra zona de confort. Aunque es cierto que es difícil mantenerse positivo todo el tiempo, es algo que hay que practicar e ir interiorizando poco a poco cada día en cada decisión que tomamos.

Dormir es necesario

Generalmente, los adultos necesitan dormir entorno las 7 u 8 horas al día. Dormir por debajo de esta cifra puede afectar perjudicialmente a nuestro estado de ánimo. Es por ello que se aconseja tener unos buenos hábitos de descanso y mantener una rutina fija. Levantarnos cada día entorno la misma hora, incluido los fines de semana, puede servir para ajustar nuestro reloj interno y sentirnos más activos por la mañana. Además, despertarse temprano también resulta aconsejable, porque las primeras horas de la mañana son un buen momento de reflexión y el mejor momento para ser productivos.

Un descanso de calidad es importante para afrontar los nuevos retos que se nos presentan diariamente. Es por ello que un equipo de descanso en buenas condiciones influirá directamente en nuestra salud y estado anímico. Recuerda comprobar el estado de tu colchón y cambiarlo cada 10 años como máximo. Un colchón en mal estado puede provocar despertares nocturnos, dificultad para dormir, cansancio matutino y molestias musculares. Invertir en descanso también es invertir en salud y felicidad.