El descanso durante el embarazo: ¿Cómo conseguir dormir en cada trimestre?

May 4, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Durante el embarazo, se producen una gran cantidad de cambios en el organismo que provocan a su vez cambios en la vida diaria de la persona en cuestión. Entre ellos, el sueño es uno de los ámbitos de la vida de las mujeres embarazadas que puede verse considerablemente afectado.

Tanto es así que la encuesta sobre el sueño y las mujeres de la Fundación Nacional del Sueño de EEUU descubrió que el 78% de las mujeres presentaban trastornos del sueño durante el embarazo y que hasta un 15% de las mujeres desarrollaron el Síndrome de las Piernas Inquietas durante el tercer trimestre.

La duración del sueño y los cambios relacionados con la calidad de sueño en el embarazo pueden deberse a muchos mecanismos: cambios hormonales, fisiológicos, metabólicos, psicológicos y posturales.

Por ejemplo, durante el primer trimestre de embarazo, se produce un aumento de los niveles de progesterona que puede causar excesiva somnolencia durante el día, disminución del tono muscular, mayor riesgo de apnea del sueño, ronquidos e interrupciones en el descanso.

Los viajes frecuentes al baño, las náuseas y los vómitos, las molestias relacionadas con el embarazo como el dolor de espalda, los movimientos fetales y el reflujo gastroesofágico también pueden afectar a la calidad del sueño.  Y es que estas alteraciones en el sueño no solo afectan al descanso de la embarazada, sino que también pueden afectar a su salud en general así como su calidad de vida, e influir negativamente en los resultados obstétricos.

Es por eso que puede ser de gran ayuda tener en cuenta algunos consejos para conseguir un buen descanso durante cada trimestre del embarazo.

Cómo conseguir dormir en el primer trimestre del embarazo

Durante los primeros meses de embarazo puede ocurrir que se tengan ganas de ir al baño por las noches con frecuencia. Dado que resulta algo tan habitual como difícil de controlar, puede ser una buena idea asegurarse de beber suficiente cantidad de agua durante el día, y hacerlo en menos cantidad durante la noche, para así evitar levantarse tantas veces al baño. Además, durante estos meses también pueden ocurrir períodos de estrés, así como cambios en el estado de ánimo. Para ello, podemos acudir a un profesional en busca de ayuda, así como hacer ejercicios que promuevan la relajación, como el yoga, por ejemplo. Esto podría ayudarnos a descansar mejor por las noches.

Dormir en el segundo trimestre de embarazo

Conforme pasan los meses, la necesidad de orinar durante la noche deja de hacerse tan frecuente. Sin embargo, dado que el feto comienza a desarrollarse, es posible que sea necesario buscar nuevas posturas en las que dormir de forma cómoda. Una de ellas suele ser dormir de lado, con las rodillas flexionadas. Para mantenerse cómodas en esta posición, podría ser necesario utilizar almohadas colocadas de forma estratégica o específicas para embarazadas, como las almohadas posturales. Se trata de almohadas que podemos colocar a nuestro gusto, que favorecerán una buena y cómoda postura a la hora de dormir. Ofrecen un descanso cómodo y confortable para las embarazadas, aportando un apoyo extra y facilitando la conciliación del sueño.

Dormir en el tercer trimestre del embarazo

Durante los últimos meses del embarazo, la necesidad de orinar frecuentemente suele volver, y puede acompañarse de calambres en las piernas, acidez estomacal y otros síntomas provocados por el crecimiento del feto. Para conseguir dormir con más facilidad durante estos meses, puede recurrirse a medidas tales como darse un baño antes de dormir, o tener una rutina que ayude a relajarse antes de acostarse.

¿Qué posturas es mejor adoptar durante el embarazo?

Lo que parece claro es que, durante el embarazo, una de las situaciones más complicadas puede ser mantenerse en una posición cómoda al dormir. En este caso, la posición más recomendada suele ser dormir hacia el lado izquierdo.

Para que esta postura sea lo más favorable posible, han de mantenerse las piernas y las rodillas flexionadas. Lo mejor para ello puede ser adquirir una almohada postural en la que colocar las piernas cómodamente, ya que esto facilitará el descanso.

En cuanto a qué posiciones evitar, se recomienda no dormir en las siguientes posturas:

  • Boca arriba: esta postura puede causar problemas en la circulación. Además, también puede ser perjudicial para la espalda de las embarazadas.
  • Boca abajo: se trata de una posición complicada especialmente en los últimos meses de embarazo. Las mujeres acostumbradas a dormir de esta manera probablemente querrán buscar otras posiciones, como dormir de lado.

En resumen, tener un descanso de calidad durante el embarazo puede resultar complicado conforme este se va desarrollando. Sin embargo, seguir algunos de estos consejos pueden favorecer el descanso durante el embarazo.