Dormir bien en Navidad a pesar de los excesos

Dic 26, 2020 | TE INFORMAMOS

¿En qué piensas cuando escuchas o lees la palabra Navidad? En todo lo contrario a la rutina, el equilibrio y la higiene del sueño con la que intentamos impregnar el resto del año. Por todo ello, dormir bien Navidad se complica de manera proporcional a los abusos alimenticios que cometemos.

Consejos, hábitos y prácticas que te ayudarán a descansar mejor durante las Navidades

Como un círculo vicioso del que ni queremos saber escapar, convertimos el período comprendido entre el 15 de diciembre y el 7 de enero en un cúmulo de cenas, comidas, encuentros, celebraciones y quedadas a las que llamamos Navidad. Un poco contrario a su verdadero espíritu, nos olvidamos de ciertos valores y nos dejamos llevar por una alegría desbordante pero muy lógica. Como consecuencia, amanecemos con varios kilos de más y unas ojeras difíciles de esconder. Porque no solo hemos comido mal y peor, también nuestro descanso ha salido perdiendo.

Pero no solo la mala alimentación y el consumo de alcohol afecta nuestra higiene del sueño. El estrés, los constantes planes, los cambios de ubicación (un día duermes en la casa de pueblo de tus tíos y al día siguiente en la de tus suegros) y el nerviosismo tan típico de estas fechas también acaban afectando nuestro descanso. Para remediarlo y mitigar el efecto de estos factores, nada mejor que seguir los siguientes consejos asociados a la Navidad:

Reparte de manera equitativa el tiempo y las tareas con tus familiares y amigos. Es decir, no es justo que una sola persona cargue con las compras navideñas o la organización de todas las comidas y cenas. Quien se responsabiliza de todo, inevitablemente va a dormir peor por las noches.

– No asocies estas fechas con las responsabilidades antes mencionadas. O lo que es lo mismo, también mereces tiempo para ti y para tu ocio. Disfruta de las Navidades y aprovecha para descansar.

– Evita el consumo masivo de alcohol. Disfruta con un par de copas de cava y riega tus comidas con un buen vino.

– Lo mismo en cuanto a las comilonas. Mejor espaciarlas y no abusar, ¿verdad? También entendemos lo difícil de evitarlas y mantener la compostura, pero eso de apurar el último polvorón de Nochebuena a las 2 de la mañana e irte a dormir a continuación, no es lo mejor para tu descanso.

Y como no, todos los consejos para dormir mejor en Navidad tienen que ver solo con la Navidad, nada mejor que recordarte los siguientes hábitos saludables que valen para el resto del año:

– Mantén un horario regular en el que te acuestes y levantes siempre a la misma hora (algo que olvidamos con facilidad durante estas fechas). Trasnochamos y no hay quien nos levante al día siguiente.

– Los hábitos de alimentación y eso de la dieta sana y equilibrada también son válidos para los periodos comprendidos entre el 26 de diciembre y el 30, y del 2 al 4 de enero. Como decimos, las jornadas festivas al final no son tantas y tendemos a estirar las navidades y las comidas copiosas. Por ello, no te olvides estas fechas de las verduras, las hortalizas y las frutas. ¡Ellas nunca lo harían!

– No existen leyes municipales que prohíban el deporte y el ejercicio físico durante diciembre y enero. ¡Venga! Sal a la calle a correr un poco o aprovecha esa bicicleta que te ha regalado tu familiar para liberar tensiones y ejercitar tu cuerpo. Por la noche lo agradecerás y disfrutarás de un sueño reparador.

– Aunque la mayoría de celebraciones navidades radican en encuentros nocturnos en casa, el resto del día también existe. Sal por el día, aprovecha las horas de luz solar, camina y haz que tus niveles de melatonina te ayuden a dormir durante la noche.