Domingo: El peor día para conciliar el sueño

Abr 18, 2021 | TE INFORMAMOS

Los fines de semana suelen ser el momento de desconectar y dedicar nuestro tiempo libre al descanso y al ocio. Es el paréntesis que nuestro ritmo de vida necesita después de varios días con los problemas que conlleva el trabajo, los niños y la casa.

Si bien disfrutamos a tope, cuando llega el domingo por la noche y nos tenemos que ir a dormir puede surgir alguna que otra dificultad. Así, está demostrado que es el peor día de la semana para conciliar el sueño.

¿Por qué el domingo es el peor día para descansar?

La ventaja de no tener que madrugar altera nuestros horarios de sueño y eso influye cuando termina el fin de semana. ¿Quieres saber por qué?

Alteraciones en el reloj biológico

Los domingos solemos levantarnos más tarde. Ya no estamos pendientes del despertador y normalmente nos podemos permitir el lujo de quedarnos en la cama un rato más. Durante las jornadas de descanso no llevamos el horario estricto que mantenemos durante la semana y eso nos trastoca las costumbres de todos los días.

Modificamos nuestra rutina de sueño ya que, por lo general, dormimos más horas de las habituales. De esa manera, los fines de semana nos solemos acostar más tarde lo normal. Ya sea por distraernos con la televisión o con cualquier otra cosa, muchas veces lo hacemos por el simple hecho de poder trasnochar.

La consecuencia es que al día siguiente nos levantaremos más tarde y posiblemente también modifiquemos nuestros horarios de comidas y cenas alargando los mismos un poquito más. Como no tenemos prisa, en cierta medida nos dejamos llevar sin estar pendientes del reloj ya que tenemos más margen para realizar sin prisa nuestras actividades.

Jet lag social

Además, el domingo es uno de los días de la semana que se suele aprovechar para quedar con la familia y los amigos. Aparte de que las sobremesas se alargan, en algunas ocasiones descuidamos nuestra alimentación y nos saltamos las dietas saludables, ya que siempre hay algo de celebrar.

En el caso de quedarnos en casa, puede ocurrir que al estar relajados nos entre la somnolencia después de comer. Las siestas de los domingos con alguna peli de fondo son un clásico que se repite en muchos hogares sobre todo en la época invernal y que en parte afecta negativamente a la hora de dormir.

Motivos que nos impiden dormir los domingos por la noche

Cuando el fin de semana va llegando a su fin, de forma inconsciente vamos recuperando el modo rutina que nos espera al día siguiente. La mayoría de las veces es un acto reflejo de nuestro cerebro que nos indica la necesidad de ponernos en marcha para empezar nuevamente otra semana más.

Sin querer, se retoman los problemas por solucionar que han quedado aparcados durante el fin de semana. Nos empezamos a preocupar de los temas pendientes y vuelve a nuestras cabezas lo que durante un par de días ha quedado en modo stand by.

La ansiedad que genera el querer y no poder dormir puede generar pensamientos negativos repentinos por pensar que al día siguiente no habremos descansado lo suficiente. En otras ocasiones, podemos pensar que no hemos aprovechado al máximo las horas del fin de semana.

Para evitar estas situaciones de frustración es importante planificar nuestras tareas y dejarlas preparadas antes de terminar la semana laboral. Es una forma de liberar el fin de semana sin la preocupación de perder las últimas horas del domingo en cuestiones que nos pueden agobiar antes de hora.

Consejos para intentar dormir adecuadamente los domingos por la noche

Nuestro consejo es que, si tienes problemas para conciliar el sueño, continúes levantándote a la misma hora que entre semana. También es buena idea acortar las siestas a una media hora como máximo y, si no es posible, intentar compensar con algo de deporte para sentir más cansancio a la hora de irse a dormir.

Leer tranquilamente antes de acostarse, un baño relajante o algún ejercicio de respiración te podrá ayudar a conciliar el sueño de una forma natural.