Diferentes usos de las camas articuladas

Mar 6, 2021 | TE INFORMAMOS

¿Existen diferentes usos de las camas articuladas? Por supuesto. Desde su propia concepción, estamos hablando de un modelo del sector del descanso cuyas funciones son un 2 por 1. Y, es que, además de proporcionarnos el descanso adecuado, también permite adoptar posiciones inclinadas que sirven para actividades primarias (como, por ejemplo, comer o beber sin la necesidad de salir de la cama) a actos más mundanos como leer o ver la televisión. En conclusión, por sus prestaciones se mejoran las condiciones físicas y el bienestar de sus usuarios.

El doble uso de la cama articulada eléctrica: porque no solo existen para personas mayores o convalecientes

Cuando pensamos en el uso primario de la cama eléctrica articulada, lo primero que nos viene a la mente son las personas mayores y convalecientes. Y es lo lógico. Por un lado, estamos hablando de unos modelos que mejoran la circulación sanguínea y reducen la presión arterial en articulaciones del cuerpo como piernas o brazos. Todo gracias a la mejor distribución del peso que consiguen.  Por otro lado, cuando la postura con la que tienden los usuarios a la hora de dormir es particularmente elevada, las camas articuladas ayudan a prevenir posibles ataques de asma. En conclusión, solo con su uso, disminuyen el riesgo de padecer los conocidos reflujos gástricos.

Otro de los beneficios con los que asociamos el uso de las camas articuladas guarda relación con el aumento en los niveles de autoestima de sus usuarios. Porque, si seguimos refiriéndonos a aquellos durmientes de mayor edad y/o convalecientes, una cama de estas prestaciones otorga una independencia que ya daban por perdida. Solo con la ayuda del mando ya pueden lograr una mayor autonomía y aumento de la seguridad. Una suma vital que puede repercutir en el estado de ánimo.  Y como algo secundario, pero igualmente importante, aquellas personas que cuidan o ayudan a personas mayores o con problemas de movilidad encuentran un alivio en las camas articuladas. Como decimos, las características de estos modelos reman a favor de las labores cotidianas de este tipo de personas que ayudan a ancianos o enfermos.

Una vez analizadas las prestaciones más primarias de las camas articuladas eléctricas, la pregunta que deberíamos hacernos es: ¿debería ser uso exclusivo para este cierto tipo de usuarios? ¿Se podría considerar su adquisición para otras facetas? Las respuestas a ambas preguntas se convierten en la misma: existen diferentes usos y lo correcto sería aprovecharlos.

LOS EXTRAS DE LAS CAMAS ARTICULADAS

Gracias a las innovaciones tecnológicas y la mejora en el sector del descanso, ya existen modelos de camas articuladas en los que se han añadido una serie de equipamientos con unidades de masaje. Una nueva funcionalidad que convierten a este tipo de camas en una especie de producto de lujo que la gran mayoría de usuarios desconoce.

¿Te imaginas tener tu propio fisioterapeuta y que te hiciera masajes cada noche antes de dormir? Una cama articulada eléctrica podría garantizarte el mismo efecto. Acostarse cada día y sentir ese efecto masaje lograría reducir nuestros niveles de estrés, bajaría la ansiedad, relajaríamos los músculos y nuestras articulaciones reducirían las tensiones. El paraíso para todas las espaldas y cuellos del siglo XXI. Y es que, una de las principales funcionalidades de estas camas es la de poner mayor énfasis en esas partes tan determinadas del cuerpo. Allí donde los puntos de presión pueden convertir una cama en el cielo o en un infierno, las camas articuladas luchan contra molestias y enfermedades como artritis, lumbalgia o incluso el hinchazón tan típico de piernas.

En definitiva, las camas articuladas eléctricas hace tiempo que dejaron de ser de uso exclusivo de un tipo de durmiente más mayor o convaleciente y pasó a tener una doble vida. Porque sus prestaciones son demasiado favorecedoras para nuestro descanso y sueño como para desaprovecharlas. Porque la facilidad con la que ofrecen una mayor conservación durante la noche de nuestra curvatura natural de la columna vertebral es demasiado perfecta como para no establecernos al menos la duda. ¿Por qué no apostar por este tipo de modelos? Las razones ya las hemos visto y son muchas. Apuesta por tu salud y tu comodidad.