Diferencias entre colchón de muelles ensacados nesting y muelles tradicionales

Ene 21, 2020 | TE INFORMAMOS

Con la aparición hace años de los colchones de látex y de viscoelástica, los de muelles dejaron de ser populares decayendo su uso y obligando al sector a mejorar su composición para dotarlos de la misma comodidad y funciones que los realizados a base de espumas. Las nuevas tecnologías del descanso han conseguido que los colchones de muelles sean hoy en día igual de prácticos que el resto y la especialización de los muelles ensacados Nesting, además, aportan un extra de firmeza y transpirabilidad y eliminan los clásicos movimientos que son tan característicos en los muelles.

Sistemas de muelles tradicionales y muelles ensacados Nesting

Si por algo se caracteriza un simple muelle es por conservar su forma pese a la presión sometida. Por supuesto esto es una ley básica, pero aplicado a colchones a veces es normal que, tras su uso prolongado en el tiempo, los muelles terminen deformándose. Con la intención de mejorar esto y otras características como su peculiar ruido o la firmeza, se han creado los muelles ensacados. Pero antes veamos en qué se caracterizan tanto los muelles tradicionales como estos más innovadores.

Dentro de los muelles tradicionales nos encontramos con los bicónicos. También se llaman Bonell y los muelles están dispuestos formando un cono doble, se encuentran unidos por medio de un hilo de acero para mantener la estructura. Se caracterizan por tener algunas zonas que están más hundidas que otras, y si dormimos en pareja, el movimiento del otro puede verse reflejado.

Otro tipo de muelles tradicionales son los que nos encontramos en los colchones de hilo continuo. En este caso el hilo está dispuesto en zigzag entre una estructura de hierro. De esta manera responden mejor frente al peso que los bicónicos y potencian la firmeza y la independencia de lechos.

Buscando un perfeccionamiento de los muelles tradicionales, nos encontramos con los colchones de muelles ensacados Nesting. En este caso, los muelles están metidos individualmente en sacos de tela y dispuestos a modo de panal de abejas. En concreto, este tipo de muelles es bastante pequeño, por lo tanto encontramos un mayor número de puntos de inflexión por cada zona del cuerpo, obteniendo un colchón mucho más ergonómico y al estar dispuestos en el núcleo del colchón, favorece aún más el soporte de la zona lumbar.

Diferencias entre muelles ensacados Nesting y muelles tradicionales

Los muelles ensacados Nesting representan una innovación en el uso de los muelles por lo que las características de estos colchones varían bastante de los clásicos.

Los muelles son más pequeños que los tradicionales, y también más compactos. Por lo tanto, nuestro cuerpo estará sujeto por más puntos de apoyo y será más sencillo que el colchón se adapte completamente a nuestra propia forma si el peso se reparte en mil muelles que en cien.

El ruido de los muelles desaparece por completo al estar cada muelle metido en un saco de tela, además sirve también para reducir la fricción entre el metal por lo que resultan más firmes. Este tipo de colchones, permiten combinar otros materiales para que cada modelo se adapte a las necesidades de la persona o sus preferencias al dormir. Por lo tanto, podemos encontrar colchones Nesting con látex para una mayor ergonomía y suavidad.  E incluso puede incluirse textiles con tratamiento innovadores como Eco-Fresche que a pesar de utilizar dos capas de viscoelástica, la transpirabilidad está asegurada tanto por los muelles como por la capa de tejido especial, favoreciendo así a que el colchón se humedezca menos y alargue su vida.

Como podemos observar, los muelles ensacados Nesting han conseguido posicionar de nuevo a los colchones de muelles en una de las modalidades predilectas del público gracias a su firmeza, a la desaparición de sus mayores defectos como es el ruido y los movimientos, y por tratarse de colchones altamente transpirables y ergonómicos.