¿Debe un bebé dormir boca abajo?

Ene 15, 2020 | TE INFORMAMOS

Si somos padres primerizos, debemos tener en cuenta algunos consejos y trucos que nos ayudarán a cuidar bien de nuestro pequeño, además de que nos van a ahorrar muchos sustos y calentamientos de cabeza. Vamos a empezar analizando si debe un bebé dormir boca abajo o es mejor que busquemos otra postura, analizando las posibilidades, riesgos y recomendaciones.

Por qué no debe un bebé dormir boca abajo

Hace años siempre se recomendaba poner boca abajo a los pequeños a la hora de dormir, ya que era la mejor postura sobre todo teniendo en cuenta la posibilidad de que se produjesen reflujo o vómitos, además de que se consideraba también la mejor postura para que liberase los gases.

Sin embargo, investigaciones posteriores han demostrado que para un bebé, dormir boca abajo puede llegar a suponer el conocido como Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, el cual ha sido responsable de alrededor del 0,14 % de las muertes de niños en los primeros meses de vida (en la actualidad ha descendido aproximadamente a la mitad por el cambio de postura).

Quizás pueda parecer poco, pero cuando tenemos un hijo, lo último que debemos hacer es jugar con el azar. Básicamente lo que hacemos al ponerlo a dormir boca abajo es aumentar el riesgo de que se produzca la asfixia, de manera que los profesionales comenzaron a aconsejar cambiar la postura para prevenir este tipo de problemas.

La mejor postura para que tu bebé descanse seguro

Sabido esto, nos surge la duda de cuál es la mejor postura para dormir al bebé, de manera que os vamos a indicar algunas recomendaciones que son las que nos ofrecen los profesionales de la salud.

  • La postura ideal es dormir al bebé boca arriba
  • No utilices almohadas o elementos que puedan romper la armonía de su postura.
  • Invierte en un colchón de cuna de calidad (esto es importantísimo para su salud y seguridad). No olvidemos que está creciendo, por lo que invertir en un buen desarrollo nunca es dinero perdido.
  • Evitar que haya juguetes dentro de la cuna mientras esté durmiendo.

El tema del juguete puede ser algo más complicado, ya que hay pequeños que necesitan su juguete para poder dormir. En estos casos, lo mejor que podemos hacer es dejárselo mientras concilia el sueño, y cuando ya esté dormido, se lo retiramos. De todas formas, siempre es importante tener en cuenta que no es lo mismo un peluche blandito y pequeñito que un tren de madera, eso está claro.

Otras recomendaciones que debes tener en cuenta

También os indicamos estas recomendaciones que pensamos van a resultaros muy valiosas:

La plagiocefalia es una deformación que se produce en el cráneo de los niños pequeños. Esto es debido a que su cuerpo todavía no está formado del todo, de manera que su cabecita, si siempre está apoyada de la misma forma, irá deformándose por la presión, algo que debemos evitar cambiando su postura de vez en cuando, y evitando la misma durante demasiadas horas cada día. Podemos girar su cabecita a derecha e izquierda de vez en cuando, y cuando esté despierto, es bueno tenerlo en brazos o con posturas que eviten la presión en las mismas zonas de la cabeza.

Cuando el pequeño está despierto, puede ponerse boca abajo sin problema. Una postura muy buena que le ayuda a fortalecer su cuello es cogerle en brazos con su cabecita mirando hacia atrás por encima de nuestro hombro. También es bueno ponerlo con la barriguita pegada al colchón mientras está despierto, ya que así extenderá mejor la columna.

En cualquier caso, debemos vigilarlo el mayor tiempo posible mientras esté durmiendo para evitar que pueda haber algún problema y actuar rápidamente en caso de que se produzca.

Aunque no lo parezca, combinar las posturas del bebé, le van a ayudar mucho en su desarrollo, previniendo problemas y adquiriendo destrezas como el gateo o el giro mucho antes. Esto se debe a que, casi sin darnos cuenta, esto va a favorecer que se vayan fortaleciendo sus músculos y ligamentos, evitando a la vez deformaciones y otras complicaciones que se suelen dar en los más pequeños sobre todo durante los primeros meses.

Ahora que ya sabéis por qué no debe un bebé dormir boca abajo, os recomendamos que tengáis en cuenta las recomendaciones que os hemos dado y de esta manera garantizaréis por una parte su comodidad, a la vez que conseguiréis un desarrollo adecuado y sobre todo seguro.