Curiosidades de las fases del sueño

Mar 1, 2021 | TE INFORMAMOS

La importancia de obtener un buen descanso es fundamental para mantener una vida saludable. Pasamos aproximadamente un tercio de nuestra vida durmiendo, y aunque pensemos que nuestro cuerpo solamente descansa, durante este periodo se produce una regeneración de nuestras células en las que la memoria se consolida y se regula nuestro metabolismo.

Además, la actividad cerebral mientras estamos durmiendo es mucho más elevada de lo que pensamos. Al fin y al cabo, el sueño tiene su propia evolución, y aunque no seamos conscientes de ello, ese periodo influye en gran medida en el resultado final de nuestro descanso.

De esa manera, puede ocurrir que algunas veces nos acordemos perfectamente de lo que hemos soñado y, sin embargo, en otras ocasiones no ocurra lo mismo. Esto se debe a que el proceso del sueño no consiste en una ecuación matemática, sino que viene determinado por una sucesión cíclica.

Por eso, todo depende del desarrollo de las fases por las que pasa el sueño. Si estás interesado en saber cómo influye este periodo en el resultado de nuestro descanso, no te pierdas nuestros comentarios.

Las fases del sueño

Dentro de las fases en el que transcurre el sueño, podemos distinguir dos etapas diferenciadas que son las del sueño lento o no REM, y la del sueño rápido o también llamado REM. Estos periodos tienen la particularidad de que se van repitiendo y alternando a lo largo de cada noche.

Sueño de ondas lentas no REM

La primera etapa del sueño no REM es la fase de transición al sueño. En esta primera fase empezamos a quedamos adormecidos y todavía estamos conscientes para percibir algún tipo de estímulo. A su vez, se compone de cuatro fases cada una de las cuales tiene sus propias características:

 1. Primera etapa

En esta primera etapa, el cuerpo se va relajando y los ojos se empiezan a moverse de forma más lenta. Es el momento en el que empezamos a dormirnos, pero de la misma manera puede ocurrir que fácilmente nos volvamos a despertar.

2. Segunda etapa

En este ciclo, el sueño se va haciendo más profundo y la actividad muscular queda relajada. Durante esta etapa resulta más difícil despertarnos, ya que tanto la respiración como el ritmo cardiaco se van disminuyendo.

Su duración ocupa más o menos la mitad del periodo total del sueño y, por eso, también se conoce como el periodo del sueño ligero. Durante el mismo, es posible tener episodios en los que despertemos bruscamente, como por ejemplo cuando visualizamos que estamos a punto de caer por un precipicio y despertamos súbitamente.

Ello se debe a una reacción que se produce en nuestro cuerpo como consecuencia de la bajada de las pulsaciones. Así, el cerebro envía una especie de aviso para comprobar que todo sigue el normal funcionamiento.

3. Tercera etapa

La duración de este ciclo se conoce como la etapa de transición. Es la más corta de los periodos que se producen mientras dormimos ya que aproximadamente dura dos o tres minutos que son suficientes para pasar de un sueño ligero a un sueño profundo.

4. Cuarta etapa

Es la etapa en la que caemos en el sueño profundo y en la que se determina la calidad de nuestro descanso. La presión arterial empieza a disminuir, la actividad cardiaca se ve afectada, y la temperatura corporal baja alrededor de uno o dos grados. Aun así, todavía no empezamos a soñar.

Sueño REM

El sueño paradójico o sueño de movimientos MOR (movimientos oculares rápidos) es la fase en la que se producen los sueños. Así, durante la misma, la actividad cerebral es prácticamente muy similar a la que tenemos normalmente mientras estamos despiertos.

De hecho, mientras soñamos, tenemos las mismas reacciones que tendríamos en el caso de estar viviendo conscientemente ese momento. Incluso se puede dar el caso de tener sueños lúcidos. No suele ser habitual, pero si te ocurre, verás cómo tienes la capacidad de poder controlar el desarrollo de los mismos.

Aunque parezca que muchas veces las historias que pasan por nuestra cabeza son interminables, este ciclo tan solo dura unos quince o veinte minutos. Curiosamente, durante esta fase reorganizamos nuestros contenidos mentales y fijamos en la memoria lo que consideramos importante desechando lo que es irrelevante.

Además, es la fase en la que se produce en mayor medida el desarrollo cerebral. Por eso es tan importante el descanso en la época del crecimiento. Si ya estás deseando tener un sueño profundo y reparador, completa tus necesidades de descanso visitando Maxcolchon. ¡Te esperamos!