¿Cuándo puedo dejar que mi bebé duerma boca abajo?

Jul 10, 2020 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS

¿Sabías que es muy importante evitar que nuestro bebé duerma boca abajo? Según los especialistas en salud infantil y la Asociación Española de Pediatría (AEP), todo bebé tiene que dormir colocado boca arriba (decúbito supino), excepto en caso de alguna contraindicación médica específica. Te explicamos los riesgos que puede suponer que un bebé duerma boca abajo.

¿Por qué los médicos no recomiendan que los bebés duerman boca abajo?

Aunque pueda parecer algo insignificante, la verdad es que existe relación entre la postura boca abajo (decúbito prono) y el Síndrome de la Muerte Repentina del Lactante (SMSL). A pesar de que todavía no se conocen las causas exactas de este síndrome, los especialistas la asocian con la porción del cerebro del bebé que controla la respiración y la vuelta al estado de vigilia. Por ello, también es llamada comúnmente “muerte en la cuna”.

Según la misma AEP, cuando el bebé duerme boca abajo existe una mayor probabilidad de que sufra muerte repentina: entre tres y nueve veces superior que en cualquier otra postura. Además, algunos estudios sugieren que dormir boca abajo puede repercutir en lo siguiente:

  • Puede producir una acumulación de dióxido de carbono en sangre y la disminución en la llegada de oxígeno al cerebro.
  • Mayor riesgo de sufrir una posible obstrucción de la vía respiratorias.
  • Esta posición puede interferir en la expulsión de calor del bebé, aumentando demasiado su temperatura corporal.

Consejos para evitar riesgos mientras el bebé duerme

No es necesario que nos alarmemos, ya que en los últimos años han descendido de forma drástica las muertes por el Síndrome de la Muerte Repentina del Lactante. Esto ha sido posible en gran medida gracias a las últimas investigaciones y recomendaciones médicas. Por ello, la Asociación Española de Pediatría recomienda a los padres adoptar las siguientes medidas:

  • Acostar al bebé boca arriba para dormir, salvo contraindicación médica específica.
  • No cubrir su cabeza para dormir y no colocar mantas nibanas que puedan desprenderse del colchón del bebé.
  • Utilizar un colchón firme y evitar usar almohadas o juguetes blandos en la cuna.
  • Mantener limpio y fresco el ambiente, al igual que no permitir que se fume en el entorno del bebé.

Generalmente, después del primer año de vida se reduce la posibilidad de padecer SMSL, no obstante, no se recomienda que los niños duerman boca abajo.

Evitar que el bebé esté siempre boca arriba

Aunque dormir boca arriba es la posición más segura y recomendada para el bebé, esta postura no tiene que ser la única que el bebé adopte en su cuna. Es importante no acostar en la misma posición al bebé durante mucho tiempo, ya que existe el riesgo de que sufran una deformación en cráneo, llamada platicefalia. Para evitarlo, podemos ir cambiando la posición del bebé durante el sueño, pero solo lo colocaremos boca abajo cuando esté despierto y supervisado por un adulto.

Cuando se posa al lactante de lado, es recomendable elevar hacia adelante su brazo inferior (el que queda pegado al colchón) para que le sirva de tope y evitar que pueda acabar boca abajo. No obstante, es importante que en esta posición esté supervisado por un adulto, ya que podría acabar boca abajo igualmente debido a sus movimientos.

Por último, aunque no se recomiende que un bebé duerma boca hacia abajo, esto no significa que no pueda adoptar esta posición cuando esté despierto. Colocarle boca abajo durante el día en los momentos de juego puede resultar beneficioso para que adquiera el tono muscular necesario para sujetar su cabeza, aprender a darse la vuelta solo y aprenda a gatear.

¿Cómo debe de ser un colchón de cuna para bebés?

Los bebés necesitan dormir sobre colchones con un alto grado de firmeza y un grosor entre 10 y 15 centímetros. También es recomendable que los colchones sean lo más transpirable posible.

Otro factor importante a tener en cuenta es que el colchón ha de quedar ajustado perfectamente a la cuna, evitando así que pueda desplazarse y que el bebé pudiese quedar atrapado en algún extremo. Al igual, no se deben introducir mantas ni objetos en la cuna que puedan provocar que el bebé se asfixie. También es conveniente que la altura de la almohada sea baja.

En Maxcolchon disponemos de todo lo necesario para equipar la cuna de nuestro bebé. ¡Échale un vistazo a nuestra gama de productos!