Cuáles son las partes de una cama

Oct 27, 2021 | DORMITORIO, PRODUCTOS | 0 Comentarios

Sabemos que el colchón es en núcleo neurálgico de nuestro descanso. Pero, ¿tenemos claro cuáles son las otras partes de una cama? Cabeceros, soportes, almohada y ropa de cama.

Los 5 elementos que vertebran nuestra cama (y nuestro descanso)

Cabecero

Lo que empezó siendo un simple elemento acolchado que sirviera como un refuerzo extra y reconfortante de la almohada y también sirviera de muro de contención entre la pared y nuestra cabeza, hoy en día es una unidad fundamental de nuestro equipo de descanso.

Como si fuera un airbag de protección para nosotros, el cabecero tiene otro sentido además del de cuidarnos de la suciedad de la pared y sus golpes: el estilístico. Es por ello que desde Maxcolchon te ofrecemos diferentes tipos de tejidos para que puedas seleccionar tu diseño favorito. Desde el rey del mercado polipiel a la tradición de la chenilla, pasando por los tejidos premium (aqualine, ecolife y lux arábica).

Pero volviendo a la practicidad, los cabeceros tienen el objetivo de transmitir seguridad al durmiente. Y lo hacen a través de su acolchado.

Soportes

Otro elemento que ha experimentado una magnifica evolución. Si antiguamente todos dormíamos en colchones situados sobre somieres, hoy en día disponemos de una gran variedad de soportes ¡diferentes que se adaptan a todo tipo de usuarios.

Empezando por el clásico somier y su adaptabilidad y flexibilidad que reman a favor de la zona lumbar y siguiendo por el soporte más demandado de los últimos años. Gracias a sus cajones con altura en torno 30 centímetros, los canapés abatibles son el nuevo rey del descanso. Porque hoy en día cada metro cuadrado que ganamos en nuestra vivienda es un regalo. Siguiendo con la línea canapé, podemos también escoger entre los fijos (más clásicos, pero con gran firmeza y adaptabilidad) y los fix, una pequeño espacio de almacenaje.

Normalmente para camas infantiles, segundas residencias y habitaciones de invitados, las camas nido se hacen fuertes e importantes. Soportes igual de válidos para aprovechar la falta de espacios como para dar cobijo a las visitas.

Por último, las bases tapizadas con su firmeza. Un tipo de soporte muy duradero (más que los somieres, por ejemplo) y tremendamente estético por su elegancia y la menestra de tejidos que ofrece (aqualine, ecolife, lux arábica, polipiel y chenilla).

partes de una cama

Colchones

Justo en medio tenemos el mencionado el producto más importante del descanso; el colchón. Atendiendo a nuestro diccionario, encontramos la siguiente definición; “Es una pieza rectangular de tela que se coloca sobre la cama y se utiliza para dormir. El colchón puede estar relleno de distintos materiales como lana, espuma, muelle, látex, viscoelástica, etc.”.

Más allá de esta estupenda descripción, podemos clasificar los colchones por su adaptabilidad (la manera en la que acogen al durmiente), la firmeza (si su tacto es más suave o duro), la transpiración (los frescos que pueden resultar), sus dimensiones e incluso por el material con el que los confeccionan.

En este aspecto, y atendiendo al catálogo de Maxcolchon, podremos escoger entre colchones fabricados con material viscoelástico, de látex, con muelles ensacados y espumación. Cada una de estas concepciones aglutina sus propias prestaciones y niveles de adaptabilidad, transpiración o adaptabilidad.

Almohadas

Como si fueran el hermano pequeño de los colchones, las almohadas pueden clasificarse casi con las mismas prestaciones, niveles y materiales. Si las describimos por esto último, encontraremos las de fibra (con un nivel de transpiración medio), las de viscoelástica (perfectas para adaptarse a la forma de nuestra cabeza), de látex (con mayor nivel de transpiración).

Ropa de cama

Cuando hablamos de ropa de cama, se nos suele venir a la cabeza las sábanas. Pero detrás de esta figura fundamental del sueño (aunque no te tapes con ellas, las tenemos puestas hasta en verano), existen más elementos que dependen mucho del tipo de tejido con el que se confeccionan, las dimensiones y la época del año en la que estemos. Si en verano nos bastamos con la sábana bajera y una suave y transpirable, en invierno requerimos de mantas, colchas, nórdicos y sus rellenos.