¿Cuáles son las etapas del sueño?

Ene 13, 2020 | TE INFORMAMOS

Es importante que conozcas todas las etapas del sueño, ya que cada una de ellas tiene unas cualidades e importancia concretas, de manera que debemos entender para qué sirve cada una, y así poder analizar la mejor forma de conseguir un sueño que sea efectivo, que permita a nuestro cuerpo y nuestra mente recuperarse del desgaste diario, y que por supuesto nos aporte una buena calidad de vida.

La importancia de descansar bien y respetar las etapas del sueño

En la sociedad actual, vivimos con un ritmo de vida muy elevado, lo cual hace que cada vez sean más habituales los problemas y enfermedades derivados del estrés, la ansiedad y la depresión entre otros.

Tenemos muchas obligaciones y responsabilidades a lo largo del día, y si a eso le sumamos los problemas con los que tenemos que lidiar, al final todo se hace una pelota muy difícil de digerir.

Por esa razón, hay tres elementos clave que nos van a permitir recuperarnos y hacer frente a todo esto y mucho más, los cuales son: una buena alimentación, hacer ejercicio físico todas las semanas (con tres veces por semana es suficiente), y descansar bien.

Cuando leemos acerca de trucos y consejos para una mejor salud, solemos encontrar mucha información sobre los dos primeros puntos que son la alimentación y el ejercicio físico, de manera que, a menudo, el descanso queda relegado como si no tuviese tanta importancia como los anteriores.

Lo cierto es que la tiene y mucha, hasta el punto que es tanto o más importante incluso que los anteriores. De entre las ventajas que tiene el descansar bien, encontramos el siguiente listado:

  • Ayuda a perder peso.
  • Descansar bien ayuda a mejorar la memoria.
  • Durante el sueño, nuestro cuerpo se recupera del desgaste al que hemos estado sometidos. Si no descansamos, el desgaste se acumula y puede dar lugar a problemas de salud.
  • Es la mejor forma de reducir el estrés y la ansiedad.
  • Nos ayuda a combatir contra problemas frecuentes en la actualidad como la depresión.
  • Nos vuelve más positivos.
  • Reduce las posibilidades de cualquier problema cardíaco.
  • Serás más creativo.

Las fases del sueño por las que tienes que pasar

Para que un sueño sea completo, deberá cumplir con hasta cinco ciclos, y cada uno de ellos deberá cubrir un total de cinco fases o etapas del sueño.

I fase. El adormecimiento

En esta fase es cuando empezamos a entrar en el sueño. Si en alguna ocasión has sentido que te despiertas durante la noche, muy posiblemente haya sido cuando atraviesas esta fase, ya que es habitual que despertemos y volvamos a dormir rápidamente. De hecho, en ocasiones, al percibir estímulos externos, tenemos la sensación de que estamos despiertos, pero en realidad estamos durmiendo.

Lo que ocurre en esta etapa es que nuestro cuerpo se comienza a relajar, dando lugar a lo siguiente: reducción de la actividad muscular, los ojos se van moviendo más lentamente, y las ondas cerebrales predominantes son alfa y theta.

II fase. El sueño ligero

Aquí es donde el sueño empieza a alcanzar profundidad, pero todavía es suave. Se reduce el tono muscular, los ojos dejan de moverse y las ondas cerebrales son más lentas.

III fase. La transición

Es la fase en la que empezamos a descansar. Entramos en el sueño en profundidad, de manera que, en caso de despertar, sentimos confusión.

En este caso lo que ocurre es lo siguiente es que predominan las ondas delta. Si existen trastornos del sueño, se suelen pronunciar en esta fase (sonambulismo, mojar la cama, los terrores nocturnos, etc.).

IV fase. El sueño Delta o sueño profundo

En esta fase entramos en un sueño más profundo todavía. Es el momento en el que vamos a conseguir descansar desde la perspectiva física y psicológica. Es el momento en el que el sueño es más profundo y aparecen imágenes, pero no soñamos.

V fase. Sueño REM o fase REM

Se trata del momento en el que ha desaparecido el tono muscular y nos encontramos completamente paralizados. Es la fase en la que se producen los sueños. Si queremos gritar en un sueño, no podemos, ya que nuestro cuerpo no responde. Si nos despertamos de repente, no nos podemos mover hasta pasados unos segundos.

Es esta fase aumenta nuestro ritmo cardiaco, la presión sanguínea, los ojos comienzan a menearse y predominan las ondas cerebrales theta.

Recuerda que la duración de cada una de estas fases es variable, pero para que os hagáis una idea, cubrir todas las etapas del sueño puede durar entre hora y media y dos horas como mucho, pero a la vez, durante el tiempo que estamos dormidos, se pueden presentar varios ciclos, generalmente hasta unos cinco como máximo, razón por la cual debemos dormir al menos ocho horas, garantizando así un descanso completo y efectivo.