¿Cuál es la mejor postura para descansar por las noches?

Ene 25, 2019 | CONSEJOS, DESCANSO, POSTURAS DORMIR, Sin categorizar | 0 Comentarios

La misma situación se repite en diferentes casas y en diferentes lugares todas las mañanas. Cada vez son más las personas que a pesar de practicar ejercicio habitualmente, se levantan con algún tipo de dolor muscular o articular. Según un estudio de la Fundación Nacional del Sueño, nuestra posición al dormir puede marcar una diferencia en cómo nos despertamos.

A veces caemos en la cama y nos dormimos. Sin prestar atención a nuestra comodidad o a evitar futuras dolencias. Aunque es poco habitual, dormir boca abajo todavía afecta más al descanso del cuerpo. Una de las partes que más sufre durmiendo en esta postura es el cuello y las vértebras. Para poder respirar correctamente, se suele girar la cabeza hacia uno de los lados lo que aumenta las posibilidades de levantarse con dolores.

La tendencia en la mayoría de personas es dormir de lado, a veces incluso no existe el reparo entre la derecha o la izquierda mientras el descanso se lleve a cabo en esta posición. Por eso, la mayoría de personas reporta dolores al despertarse. Los hombros, los brazos, las caderas y la alineación de la columna se ven afectados en muchos casos. Además, los expertos desaconsejan dormir hacia la derecha porque puede provocar ardores de estómago.

Sin lugar a dudas, el mejor método para aliviar la mayoría de molestias de nuestro cuerpo es dormir en la postura adecuada, boca arriba. La postura más natural que permite que cabeza, cuello y columna no soporten peso excesivo y sufran esfuerzos innecesarios, reduciendo la posibilidad de que se generen dolores de espalda. Sin embargo, dormir boca arriba a parte de aportar un descanso óptimo al cuerpo, también aumenta la posibilidad de roncar.

Dormir boca arriba aporta un descanso reparador

Para asegurarte que tu equipo de descanso es el correcto para que esta postura tenga los efectos esperados, es imprescindible que el colchón aporte el confort que necesitas en tu descanso. Además, es importante que la almohada respete la altura de la cabeza respecto al cuerpo, además de que se ajuste a la perfección y respete el arco cervical, para que el cuello descanse correctamente y se puedan evitar futuros dolores de cabeza.

El problema reside en la dificultad de cambiar de postura. Aunque sepamos que es mejor dormir boca arriba, nuestro cuerpo al dormir tiende a utilizar la postura que hemos utilizado siempre. Por eso, es aconsejable utilizar almohadas que nos impidan o molesten en los movimientos, para conseguir durante toda la noche dormir boca arriba. Al final, solo es cuestión de tiempo acostumbrarse a una nueva postura.