¿Cuál es el mejor relleno nórdico para los niños?

Feb 22, 2020 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS

Si hay un sector de la población al que debemos prestar más atención durante los meses más fríos del año es el de los más pequeños de la casa. Con el invierno las temperaturas bajan drásticamente y, de manera proporcionalmente inversa, debemos incrementar nuestras precauciones para regular sus temperaturas corporales y evitar así posibles resfriados. Aumentar la ropa de cama es vital para que nuestros hijos duerman calentitos. Es aquí donde entra en juego el mejor relleno nórdico para los niños.

Como ocurre con los nórdicos para adultos, podemos clasificarlos entre naturales y sintéticos. Mientras estos últimos están compuestos por fibras artificiales con texturas y densidades parecidas a las de las plumas, los que pertenecen al primer grupo son los más recomendados para los niños: hechos con plumas y plumones de pato y oca, combinan lo mejor de ambos elementos. La suavidad de una pluma con la termorregulación del plumón. Lo ideal para lograr el mejor confort de los más pequeños gracias a una noche plácida.

¿Por qué es más recomendable evitar el relleno sintético cuando hablamos de los nórdicos de los más pequeños?

Si nos centraremos solo en las bondades de los nórdicos de fibras encontraríamos un par de ventajas que abrazar. Sí, por un lado son más económicos y esto siempre es un factor a valorar cuando hacemos una adquisición. Y sí, tienen una gran capacidad de resistencia por el hecho de ser sintéticos. Sin embargo, estamos hablando del descanso de nuestros hijos y, por tanto, del rendimiento al día siguiente y, claro está, de su salud.

Poniendo el foco en las desventajas de esta elección, los rellenos sintéticos ofrecen menor poder calorífico ya que la fibra retiene el aire que emite nuestro propio cuerpo. Es decir, no permiten la transpiración adecuada y necesaria para los más pequeños. Este hecho desembocará en un mayor riesgo de microdespertares, sudoración, la posibilidad de que se destapen en medio de la noche (con el riesgo a constipados que esto supone) y, en definitiva, un peor descanso para los niños.

Es por ello que en Maxcolchon vamos a recomendar un relleno nórdico para niños basado en materiales naturales. Si el mencionado edredón está relleno de plumas vamos a lograr que el pequeño se sienta más cómodo y protegido. Además, los nórdicos de plumas son más ligeros, más suaves y ofrecen un tacto mucho más agradable. Y del amplio catálogo que ofrecemos tanto en tienda física como en la página web, nuestra recomendación va a ser la siguiente.

Cuando escogemos un nórdico para nuestros pequeños, necesitamos fijarnos en una serie de factores: las distintas calidades del duvet, el relleno y los tejidos, las condiciones climáticas de la habitación (e incluso de la zona geográfica) y, por último, si el usuario es una persona friolera o calurosa.

Gracias a su composición del 96% de duvet, ofrece una excelente capacidad térmica y garantiza la correcta evaporación de la humedad. De esta manera el pequeño puede moverse con libertad durante la noche sin impedir la pérdida de calor.

Pero además de su capacidad aislante, estamos hablando de un modelo que aporta una gran ligereza gracias a la excelente selección de relleno de duvet y su fino tejido. Esto lo convierten en un nórdico muy práctico, duradero, resistente y con una fácil conservación. Y si el tema de la limpieza te preocupa, evita blanqueadores, lejía y lavarlo a una temperatura superior a 40 grados.