Consejos para evitar contracturas al dormir

May 2, 2019 | SALUD, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Por todos es sabido que dormir se encuentra dentro de los grandes placeres del ser humano, sobre todo cuando llevas un día muy ajetreado. Sin embargo, para dormir bien y evitar levantarte peor, es necesario que sigas una serie de consejos útiles que te enseñen a cómo evitar contracturas al dormir.

¿Dormir de espalda o de costado?

Está demostrado que una de las mejores posturas para dormir es de costado, sobre todo del lado izquierdo. ¿Por qué? Porque se mejora la circulación sanguínea y, cuando la sangre retorna, lo hace con menos complicaciones. En el caso de que ya tengas dolores musculares, intenta poner una almohada o cojín entre las piernas.

Dormir con una almohada o cojín entre las piernas es una buena solución para dormir con dolores musculares y evitar futuras contracturas al dormir

Si te gusta dormir boca arriba, recomendamos poner una almohada por debajo de las rodillas, el objetivo es que la cadera esté un poco flexionada para que los lumbares apoyen mejor. Lo que sí hay que evitar es dormir boca abajo, porque el cuello estará en todo momento torcido, provocando lesiones y dolores que pueden agravarse con el paso del tiempo.

Importancia de la almohada para evitar contracturas al dormir

Es de vital importancia que no sea ni excesivamente alta ni muy baja, ya que debe mantener la curvatura natural de la lordosis cervical. A día de hoy existen muchos tipos de almohadas en el mercado, de distintos materiales, que se adaptan a cada individuo. Si vas a comprar una, asegúrate de preguntar a un profesional para que pueda ayudarte si quieres saber cómo evitar contracturas al dormir.

La elección del colchón

Lo primero que queremos dejar claro es que no existe ningún colchón ideal, sino que dependerá de las necesidades y características de cada usuario. Sin embargo, hay que tener en cuenta diferentes factores a la hora de elegirlo, como que la columna vertebral tenga el suficiente apoyo para evitar lesiones y dolores en el futuro.

Un mal colchón puede provocar que la calidad del sueño no sea la que debería, haciendo que aparezca fatiga muscular. Los colchones descontracturantes son una de las mejores opciones si quieres saber cómo evitar contracturas al dormir, ya que presentan unos materiales combinados específicamente para ser capaces de aliviar tus dolencias musculares mientras duermes.

Intenta evitar aquellos colchones que son excesivamente duros o que no soportan todo el peso de tu cuerpo de modo uniforme. Por el contrario, aquellos muy suaves hacen que la columna vertebral no esté correctamente alineada. Un colchón perfecto es aquel que te permita mantener tus músculos en reposo y puedas descansar y recuperarte tras una dura jornada de trabajo.

¿Qué hacer para evitar contracturas al dormir?

Siempre que exista un dolor puntual, existirá una postura ideal para evitar que el daño aumente. Un ejemplo es el dolor de hombros, en el que debes evitar dormir del lado del cuerpo que te duele. En este caso, intenta acostarte de espaldas y, si estás acostumbrado a hacerlo de costado, sitúa una almohada que llegue desde el pecho hasta la cara.

En el caso de que sufras de dolor de espalda, coloca una almohada debajo de las rodillas o, por el contrario, una toalla enrollada en la parte baja de la espalda. El objetivo es que se intente mantener la curvatura natural y evitar problemas y/o lesiones futuras. Cuando duermes de costado, sitúa una almohada entre los muslos, así, obtendrás un mejor soporte y evitarás que el cuerpo no descanse correctamente. Este es un método aconsejado para aquellas personas que sufren de problemas de caderas o rodillas.

Por último, a modo de consejo, si tienes dificultades para respirar o ronquidos, no duermas de espalda, hazlo sobre el estómago o de lado, así, evitarás que se cree una obstrucción entre la garganta y la lengua. Cada vez son más las personas que se preocupan por su salud. Con estos consejos, podrás saber cómo evitar contracturas al dormir y cuáles son las mejores posiciones dependiendo del tipo de dolencia que sufras.