Consejos para escoger el colchón de nuestra segunda vivienda

Ago 4, 2021 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Ha llegado el momento más esperado del año. Las vacaciones son sinónimo de trasladarnos al apartamento de la playa o a nuestra casa del pueblo. Toca descansar, disfrutar de otro entorno, convivir con la naturaleza y aprovechar el tiempo libre para realizar todas esas actividades que lo profesional y laboral no nos permiten. Sin embargo, hay que considerar un matiz que a veces olvidamos. El verano también ha de significar el mejor descanso. Recargar pilas y volver en septiembre renovados. Para ello, nada mejor que saber escoger el colchón para la segunda vivienda.

¿Cómo escoger un colchón para las vacaciones?

Millones de españoles tienen la suerte de escoger unos días entre el 1 de junio y el 1 de septiembre para disfrutar de sus vacaciones en su segunda residencia. Los privilegiados que pueden contar con este hogar alternativo, no descuidan casi ningún detalle: televisión de última generación, una buena nevera, lavavajillas en la cocina para hacernos la vida más fácil y un sofá con chaiselongue.  Pero, ¿y la cama? ¿Ponemos tanto énfasis en ello como deberíamos?

A la hora de la verdad, no debería de existir casi ninguna diferencia entre cómo escoges el colchón de tu vivienda y el de tu segunda residencia. Deberíamos elegir entre los diferentes materiales con los que se fabrican, los niveles de transpirabilidad y firmeza que disponen y cómo acogen nuestro cuerpo.

Si tienes dudas de cuál es el modelo que mejor puede encajar en tu segunda residencia, nada mejor que navegar por nuestro apartado Elegir colchón. Un simulador alojado en la web de Maxcolchon que te ayudará a escogerlo. Y lo hará a través de unas pocas preguntas en forma de parámetros:

Número de durmientes y cuál es la complexión de cada uno de ellos: simplificadas en tres fisionomías universales (Delgado, Normal y Robusto) y en elegir si hay un durmiente o dos, con este concepto el simulador ya comienza a filtrar entre todos los modelos.

– Nivel de firmeza que prefieres. O lo que es lo mismo, grado de dureza: Mullida, Intermedia o Dura.

– El nivel de transpirabilidad: Un punto fundamental, sobre todo para aquellos con más tendencia a sudar. Y un punto aún más importante cuando se trata de un colchón que probablemente se use en verano, con una zona muy húmeda e incluso cerca de la playa. Por tanto, el simulador te preguntará por si pasas mucho calor cuando duermes y tú responderás un Sí, Normal o No.

– Las dimensiones y el tamaño que estás buscando: Aquí podrás escoger entre un gran abanico de diferentes dimensiones y que fluctuarán entre los 80 centímetros y 200 de anchura y los 180 a 200 de largo.

– Y el último punto en el que ahora profundizaremos: El presupuesto que disponemos para comprar el colchón.

Con estos pequeños y sencillos pasos, el simulador Elegir colchón ofrecerá una serie de modelos diferentes con diferentes precios y prestaciones. Habiendo filtrado entre decenas y decenas de unidades, tú como durmiente ya solo tienes que atender a los pocos elegidos y pensar en cuál de todos ellos se adaptará mejor a tu descanso y encajará mejor en tu segunda residencia.

¿Es aconsejable apostar por la gama más económica cuando se trata de un colchón para tu segunda residencia?

Existen varias leyes cuando hablamos de colchones. Y todas ellas empiezan por el hecho de que nos pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo. Es por ello que la vida útil de nuestra cama no ha de superar los 10 años. El desgaste de dormir un tercio del día durante diez años, hace que poco a poco vayan perdiendo sus prestaciones. De ahí que sea importante disfrutar de la gama más alta en cuanto a estos elementos se refiere.

Sin embargo, existe una única salvedad. Y esa no es otra que valorar si el uso va a ser continuado o no. Una respuesta que es clara cuando hablamos del descanso estival y del colchón que necesitaremos en una segunda residencia.

Si vas a necesitar un colchón para la casa del pueblo o de la playa, cualquiera de las modelos más económicas del catálogo de Maxcolchon serán más que dignos y recomendados: modelos suaves, frescos, transpirables y que no se vayan de presupuesto. Justo lo necesario para disfrutar de las vacaciones.