Consejos para descansar en verano

Jul 30, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Cuando utilizamos el término o concepto más formal nos referimos a los microdespertares nocturnos. Es decir, las interrupciones breves que sufrimos durante el sueño de manera inconsciente pero que provoca que no lleguemos a las fases profundas del sueño y, a largo y medio plazo, tengamos un bajón en nuestro rendimiento y, por ende, en nuestra salud. Esto nos puede pasar cada noche del año y así nos referiremos a ellos en los meses más fríos o templados. Sin embargo, con la llegada del calor, estos famosos microdespertares se convierten en una especie de tortura que va más allá de la inconsciencia y que nos convierte en insomnes temporales a causa del calor. Descansar en verano puede resultar una quimera según las condiciones climatológicas que te rodeen, pero se puede conseguir siguiendo una serie de patrones que, a continuación, enumeraremos. Toma buena nota y conseguirás que tus noches de verano sean plácidas y confortables.

Claves para dormir bien en verano (¡a pesar del calor y los mosquitos!)

UN BUEN BAÑO

 Es altamente recomendable pegarse una buena ducha o un chapuzón un par de horas antes de irte a dormir. Según dictaminan los expertos, es preferible hacerlo con agua templada ya que gracias a ello el cuerpo consigue una mayor relajación de los músculos. Por el contrario, ducharte con agua muy fría lo que va a desembocar es un mayor gasto de energía que trate de regular nuestra temperatura corporal habitual, algo que acabará produciendo una mayor sensación de calor cuando nos vayamos a la cama.

CENAS LIGERAS

Un consejo saludable y altamente recurrente es el de seguir una dieta sana y equilibrada. En el caso de las noches de verano, lo más recomendable es realizar una cena ligerita que consista en ensalada, fruta, yogur o alimentos igual de saludables que permitan una digestión agradable que desemboque en una mejor higiene del sueño.

UNA TEMPERATURA IDEAL

Otro punto muy recurrente a evitar es caer en la tentación de poner el aire acondicionado. Aunque pueda parecer contradictorio, enchufarlo por la noche para irte a dormir puede ser sinónimo de dolores de garganta, resfriados o, lo que es peor, contracciones musculares y lumbalgia. A cambio, acostúmbrate a aclimatar la habitación antes de irte a dormir. Lo ideal es fijar una temperatura que oscile entre los 19º y 26º.

ROPA DE CAMA

Te puede resultar un tópico que excede en su lógica, pero no siempre se pone en práctica: es recomendable (por no decir obligatorio) el uso de sábanas ligeras fabricadas en algodón, seda, lino, satén o fibra natural. Unos materiales que también deberían extenderse a los pijamas o cualquier prenda que utilices a la hora de dormir. Y, siguiendo esta regla de tres, huye todo lo que puedas de los tejidos sintéticos.

COLCHONES TRANSPIRABLES

Si eres de los afortunados que se desplaza a una segunda residencia durante las vacaciones (puede ser un chalet, un apartamento o la casa del pueblo), lo ideal es contar con un colchón cuyo índice de transpirabilidad sea muy elevado. Sin ir más lejos, en Maxcolchon contamos con algunos modelos low cost, con muelles ensacados que permiten la libre circulación del aire y que te garantizarán las mejores noches de descanso a precios muy asequibles.

NO COMPARTIR CAMA

Un consejo para los que más pueden sufrir las noches calurosas de verano y sufran excesiva sudoración es la de dormir solos. Al no dormir con alguien, evitarás su calor corporal, lo cual puede ayudarte a conciliar el sueño.