Consejos para conciliar el sueño en otoño

Oct 22, 2020 | TE INFORMAMOS

Se podría considerar como un medidor para distinguir entre optimistas y pesimistas. Es una estación que juega a ser un arma de doble filo. Por un lado, tiene connotaciones románticas, las temperaturas se suavizan, supone el inicio de miles de proyectos y es una etapa propicia y perfecta para realizar deporte. Sin embargo, en el otro extremo encontramos una serie de puntos más negativos: el cielo cambia el azul por el gris, hay más precipitaciones, aparecen los primeros resfriados, los días se acortan, es sinónimo de volver al colegio o al trabajo, bajan las temperaturas y, sobre todo, debido a una serie de factores, nos resulta más complejo conciliar el sueño en otoño.

Si entramos a analizar este último punto, los problemas para conciliar el sueño en la tercera estación del año, vamos a encontrar una serie de elementos externos que parecen empujar a un peor descanso. Si por un lado las altas temperaturas del verano dificultan dormir, en otoño los problemas son otros.

Las dificultades para conciliar el sueño en otoño y disfrutar de un descanso reparador

Otoño es una estación que se puede concebir de muchas maneras diferentes. Los más negativos, podrán considerarla por su característico color gris, el menor número de horas de luz, el descenso de las temperaturas, la climatología (mayor nubosidad y precipitaciones) o las gripes y resfriados que sufrimos debido a que nuestro sistema inmunológico puede verse perjudicado en esta época del año. En definitiva, entramos de lleno en una negatividad que acaba afectando también a nuestro estado de ánimo.

Además de todos los factores ya relatados, existe otro elemento externo que resulta imposible luchar contra él. Todos los trastornos del sueño que suelen hacerse más evidentes en otoño encuentran su punto álgido con el cambio de hora. Es justo ahí, a finales de octubre, cuando nuestro reloj biológico y nuestras rutinas del sueño chocan frontalmente.

Al final, otoño puede tener un contexto contra el que luchar activamente, pero el telón de fondo del cambio de hora va a ser inamovible. Y en el peor de los casos, la falta de sueño puede contribuir negativamente a nuestra vitalidad y nuestro estado de ánimo. Es por ello que otoño es una estación donde se incrementan los casos de depresión y ansiedad.

Sigue estos consejos para disfrutar de un sueño más reparador en otoño

No puedes luchar contra el calendario. Y sí, también entendemos que el cambio de hora está estipulado así y no puedes vencer al reloj. A partir de aquí, el resto de factores no tienen por qué suponer una excusa para modificar tu rutina del sueño. A pesar de la reducción de horas de luz natural y el hecho de que anochezca más pronto, nuestros horarios no han de alterarse por ello.

Para mantener tu rutina, nada mejor que seguir los siguientes cuatro consejos. Cuatro recomendaciones que no supondrán ningún esfuerzo y que te ayudarán a conciliar el sueño.

Mantén una dieta equilibrada y sana

Aunque alimentarse bien es algo que debemos hacer durante todo el año, en otoño encuentra un punto diferenciador que puede marcar el devenir de tus noches. Por ello, recomendamos que te alejes de las grasas saturadas, las cenas copiosas (y a horas tardías) y el consumo de alcohol. Por el contrario, te aconsejamos que llenes tu dieta de pescados, frutos secos, pollo y fruta que pueda contener alto contenido triptófano (por ejemplo, los plátanos).

No consumas cafeína (sobre todo a partir de ciertas horas)

Si el cambio de horario y el descenso de horas de luz ya afecta a nuestros biorritmos, imagina el combo que se puede montar si no controlamos el consumo de café y otras bebidas energéticas con alto contenido de cafeína. Cualquier taza de café que tomes más allá de las 3 ó 4 de la tarde, lo único que va a suponer es una peor conciliación del sueño.

Practica deporte

Una actividad física y deportiva que se repita entre dos y tres veces a la semana es sinónimo de salud, bienestar y un mejor descanso reparador por las noches. Eso sí, el exceso de práctica y, sobre todo, realizarlo a horas tardías no va a proponerte ningún beneficio. Si haces deporte poco antes de dormir, tu cuerpo se verá alterado y dormirás peor esa noche.

Crea un clima que invite al descanso

Tu habitación debe ser un santuario del sueño y el descanso. Por tanto, aleja los dispositivos electrónicos, regula la temperatura de la habitación, apuesta por un colchón de calidad compuesto por viscoelástica o látex, una almohada acorde en prestaciones, la limitación de ruidos y la nula contaminación lumínica.