Consejos para mejorar el sueño de los bebés

Mar 2, 2020 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS

Independientemente de la edad, los buenos hábitos de sueño son necesarios para todas las personas. Sin embargo, cuando se trata de los más pequeños, este hábito puede resultar todavía más importante, teniendo en cuenta además que los patrones de sueño se aprenden desde pequeños. Conforme los vamos repitiendo, estos se convierten en hábitos a seguir y en una rutina definida que nos permite descansar el tiempo necesario.

En cualquier caso, definir la rutina de sueño de un bebé puede ser difícil. Dependiendo de la edad que tengan, su ciclo de sueño será uno u otro.

En el caso de los bebés menores de 2 meses

Al nacer, los bebés no tienen un ciclo de sueño definido, como es normal. Al principio entrarán en un ciclo de 24 horas en el que no estará definido el tiempo de la comida y el sueño. De hecho, los recién nacidos pueden dormir entre 10 y 18 horas por día, y no suelen permanecer despiertos más de tres horas.

Bebés de 3 a 12 meses

Hacia los 4 meses, los bebés suelen dormir de 6 a 8 horas seguidas. Entre las edades de 6 y 9 meses, la mayoría de los niños duermen unas 10-12 horas. Durante el primer año de vida, es común que los bebés duerman de 1 a 4 siestas al día, de 30 minutos a dos horas de duración cada una.

Bebés de 1 a 3 años

Durante esta edad, los bebés duermen de 12 a 14 horas al día. Alrededor de los 18 meses, estos bebés no suelen necesitar más de una siesta al día (que, por supuesto, no debe hacerse cerca de la hora de acostarse).

Además, la rutina a la hora de acostarse debería ser constante y placentera. Por ejemplo, un baño antes de dormir, cepillarse los dientes o leer un cuento son ejemplos de hábitos saludables para fomentar el sueño de los bebés en esta edad.

Consejos de la Academia Americana de Pediatría

En 2016, la Academia Americana de Pediatría publicó 19 recomendaciones para mejorar la calidad de sueño de los recién nacidos, y reducir con ello los riesgos de muerte súbita del lactante. Estas son las siguientes:

  1. Colocar a los bebés boca arriba para dormir, al menos hasta el primer año de edad. Esta posición no aumenta el riesgo de asfixia.
  2. Utilizar una superficie firme para dormir.
  3. Los niños deben dormir en la habitación de los padres, pero en cama separada durante el primer año. Esto se torna especialmente importante durante los seis primeros meses de vida, dado que dormir junto al bebé a tan temprana edad puede aumentar el riesgo de muerte súbita.
  4. Retirar de la superficie de la cama objetos blandos y ropa de cama.
  5. Ofrecerle el chupete durante la siesta y al acostarle.
  6. Evitar el sobrecalentamiento y gorros para dormir en la cabeza de los bebés.

En resumen, es importante que los bebés tengan un descanso lo suficientemente reparador, por ello puede ser buena idea seguir estos consejos. Y si notas alguna irregularidad en su descanso que pueda afectar a su salud, no dudes en consultar con su pediatra.