Cómo superar la ansiedad por dormir fuera de casa

Ago 11, 2021 | SALUD, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

La ansiedad por dormir fuera de casa es habitual en niños. Se trata de un miedo infantil que puede surgir por el miedo a estar separado de los padres, debido al apego que se presenta durante estas edades. Esto puede formar parte de lo que se conoce como Trastorno de Ansiedad por Separación (TAS).

Sin embargo, la ansiedad por dormir fuera de casa no se limita a estos casos. Y es que también puede darse ansiedad por dormir fuera de casa en adultos, por extraño que parezca. Se trata de un pánico que puede interferir en el día a día de quienes lo sufren, causando malestar emocional.

Por otro lado, hay quienes sufren esta ansiedad por dormir fuera de casa de manera puntual. Esto puede estar causado por estar pasando por un período de estrés, por ejemplo, o por un momento difícil emocionalmente hablando. En cualquier caso, la ansiedad por dormir fuera de casa puede darse fácilmente y resulta un problema para muchos adultos. Pero, ¿en qué consiste exactamente? ¿Cómo afrontarla?

Síntomas de este tipo de ansiedad

Los síntomas de este tipo de ansiedad pueden ser algunos como los siguientes, según explica la psicóloga Pilar Pastor:

  • Cambios de humor, tensión y enfado ante la idea de dormir fuera de casa.
  • Ataques de pánico si se presenta la situación de tener que hacerlo.
  • Pensamientos obsesivos ante la situación.
  • Somatización de los síntomas que pueden llevar a jaquecas, dolores de estómago o problemas gastrointestinales.
  • Malestar generalizado.
  • Síntomas de ansiedad.

Causas que pueden llevar a este tipo de ansiedad

Tal como ocurre en otros trastornos, en la aparición de este problema son varios los factores que pueden intervenir. El hecho de dormir fuera de casa puede ser un síntoma o consecuencia de otros problemas que pueden estar ahí aunque no se tengan en cuenta.

En cualquier caso, en lo primero en lo que convendría centrarse es en lo que da lugar a este tipo de trastorno psicológico. El miedo puede ser la punta del iceberg de otros problemas o bien el propio trastorno.

Fobia a dormir solo

En muchos pacientes ocurre un miedo a dormir solo. Se da cuando la persona, en compañía, es totalmente capaz de dormir fuera de casa, pero no lo es cuando no presenta un acompañante en la situación. En este caso, debería evaluarse si el problema es la incapacidad de dormir a solas.

Aunque puede pensarse que esta fobia es específica de los niños, lo cierto es que puede aparecer en cualquier etapa vital. Si bien lo más habitual es que aparezca en la infancia o en la adolescencia, también puede aparecer en los adultos.

Trastorno de ansiedad por separación

Este trastorno hace referencia a la dificultad para separarse de las personas (o la persona) con las que existe un vínculo especialmente estrecho sentimentalmente hablando. También puede darse que este apego se produzca hacia un cuarto, una casa o un objeto en particular.

Puede ocurrir que este trastorno esté vigente desde la infancia, ya que no desaparece por sí mismo de no tratarse adecuadamente. Es por eso por lo que puede darse también en la edad adulta, permaneciendo oculto durante ciertas etapas vitales y apareciendo puntualmente ante ciertos eventos traumáticos.

Un episodio traumático

Un fuerte trauma que tenga que ver con la situación de dormir fuera de casa puede desencadenar un episodio de trauma que de lugar a su vez a este tipo de ansiedad. Un ejemplo puede ser el hecho de que alguien entrase a robar mientras la persona dormía o un incendio en un hotel en el que se encontraba.

Estos episodios pueden desembocar en síntomas de ansiedad, pánico, miedo y somatizaciones.

 ¿Qué hacer ante este problema?

Las situaciones que hemos descrito anteriormente deben ser debidamente tratadas: lo mejor es consultar con un psicólogo o psiquiatra que pueda determinar hasta dónde llega nuestro problema.

En cualquier caso, es posible que esta ansiedad esté causada simplemente por un problema de incomodidad con el sitio dónde dormir y no esté asociado a un trauma o a una fobia o trastorno. Y es que a veces ocurre que el hecho de dormir fuera de casa nos crea ansiedad por no disponer del mismo equipo de descanso del que disponemos en casa.

Ante esto, puedes tomar algunas medidas que de seguro pueden ser de ayuda. Por ejemplo, llevar tu almohada contigo, aunque no sea tu almohada habitual y sea una específica de viaje, puede ser de ayuda. Así sabrás que vas a dormir cómodamente sobre una almohada que conoces bien.

Otra medida que podría ser de ayuda es la de llevar tu pijama habitual contigo. Esto puede mantenerte en la sensación de estar descansando en casa aunque estés durmiendo fuera. Llevar algún otro objeto que utilices normalmente para dormir en casa también podría ser de ayuda: una pequeña manta o incluso un peluche… no hay porqué avergonzarse si esto va a ayudarte a reducir tu ansiedad.

Como ves, hay ciertas medidas que pueden ser de ayuda para disminuir esa ansiedad por dormir fuera de casa. En cualquier caso, si crees que esta ansiedad puede deberse a algún trauma o trastorno, no dudes en consultar con un profesional. ¡Descansar bien es lo primero!