¿Cómo son los colchones viscoelásticos?

Mar 17, 2020 | TE INFORMAMOS

Aunque pueda sonar a ciencia ficción, los colchones viscoelásticos nacieron gracias a la NASA. Ya en la década de los años 60, en plena exploración espacial y con la Guerra Fría como telón de fondo, esta agencia norteamericana inventó la espuma viscoelástica y la aplicaron en las particulares camas de los astronautas. Rápidamente, estos descubrieron que sus nuevos colchones les permitían un mejor descanso gracias a la menor presión que sentían en su cuerpo mientras dormían. Obviamente, ello también influyó en el rendimiento de sus quehaceres galácticos, el cual se veía beneficiado.

Tras un saldo temporal que nos sitúa en los años 90, algunos fabricantes de colchones adoptaron este invento de la NASA para sus productos de uso hospitalario. Prótesis y superficies que beneficiaban el descanso y el periodo de convalecencia de los enfermos con lesiones musculares, cervicales y lumbares. Posteriormente, este modelo revolucionario llamado colchón viscoelástico se fue extendiendo entre los demás pacientes hasta dar el salto a todo tipo de mercados. Y ya, en pleno siglo XXI, el boom que actualmente estamos viviendo.

Un material para dominarlos a todos

Caracterizados en la actualidad por ser los reyes del mercado gracias a sus propiedades higiénicas que les permiten una mejor adaptabilidad a los cambios de temperatura y a los movimientos del cuerpo humano, los colchones viscoelásticos son cada vez más económicos y, por ello, su uso más extendido.

Para entender mejor los motivos de sus grandes beneficios y de su calado popular, es conveniente analizar de qué están fabricados, cómo benefician estas propiedades en nuestro descanso y para qué tipo de público están diseñados.

Si comenzamos por los tipos de colchones viscoelásticos que existen, podemos determinar esta clasificación a través de la forma en la que estos se fabrican. Es aquí donde encontramos tres categorías diferentes comandadas por la viscoelástica moldeada, la espumada y la inyectada.

Viscoelástica moldeada

Precisamente, este tipo de viscoelástica recibe su nombre por la forma en la que está fabricada. A través de unos moldes cerrados de 2×2 metros, la viscoelástica es vertida para su posterior expansión. Pero al tratarse de un espacio bastante reducido, el material se aprieta, convirtiéndolo así en un modelo suave y compacto con los poros muy cerrados.

Viscoelástica espumada

La viscoelástica espumada se caracteriza por estar fabricada en carriles. Estos son utilizados para que los líquidos que la componen se expandan. De esta manera, se origina una capacidad de transpiración más alta, ya que su estructura queda menos suave y equilibrada pero con unos poros más abiertos.

Viscoelástica inyectada

La viscoelástica inyectada, como su propio nombre indica, es inyectada en unos pequeños moldes que están integrados de manera directa con las capas inferiores del colchón. Se realiza cada colchón de manera individual, aumentado su coste y consiguiendo un resultado perfecto, muy suave, con aspecto moldeado y muy similar al de la propia viscoelástica moldeada.

Los enormes beneficios del colchón viscoelástico

Para entender los beneficios que nos reportan este tipo de colchones, bastaría con disponer de uno para nuestro descanso. Si aún estás dudoso de su compra, aquí te desgranamos los principales puntos positivos de este material que tanto bien está haciendo a la humanidad:

– Durabilidad: Su vida útil es superior a otro tipo de colchones, como por ejemplo, el de muelles.

– Capacidad de adaptación: Los colchones viscoelásticos se caracterizan principalmente por la forma en la que se adaptan a nuestro cuerpo, creando una sensación maravillosa de confort. Y, si aún te parece poco, alivia los puntos de presión gracias a la distribución que hace de dicho peso sobre su propia superficie.

– Higiene: Son más resistentes a ácaros o bacterias.

Mejora nuestras condiciones físicas: Este tipo de colchón es perfecto para todos aquellos que padecen molestias físicas en articulaciones, músculos o incluso en la columna vertebral. Su adaptabilidad, además, beneficia a esas personas que han de pasar largos periodos acostados.

– Es perfecto para dormir en pareja: Gracias a su capacidad de adaptación, los colchones viscoelásticos no transfieren los movimientos de nuestros compañeros de cama.

Ante tan magnos beneficios y encontrando diferentes modelos que pueden adaptarse a todo tipo de economías, es obvio que desde Maxcolchon recomendamos este tipo de colchones a cualquier público. Eso sí, poniendo más foco en esas personas que puedan padecer problemas físicos ya comentados como lesiones musculares, en articulaciones o la columna vertebral.