¿Cómo puede ayudarte el dormir bien a evitar el dolor de espalda?

Ago 25, 2019 | CONSEJOS, DESCANSO, PROBLEMAS FISICOS, SALUD, Sin categorizar | 0 Comentarios

Un día más, te levantas de la cama y lo primero que haces es llevarte la mano inconscientemente a la zona lumbar, notas un dolor que recorre tu espalda. Pese a que te acabas de despertar, tienes la sensación de no haber descansado nada. No cabe la menor duda de que estás durmiendo mal.

Durante la noche, adoptamos posiciones que no son nada favorables para nuestro cuerpo, generando todo tipo de contracturas y dolores de espalda. Dormir se hace algo complicado, nos despertemos a cada rato, no podamos conciliar el sueño profundamente.

 

¿Te duele la espalda después de dormir?

 

El problema se da cuando, en vez de relajar la musculatura de la espalda al dormir, hacemos justo lo contrario, esto es, acumular tensiones. Lo cual es paradójico ya que, cuantas más horas estamos en la cama, más dolores se generan y menos descansamos.

Por lo general no le damos importancia, seguimos noche tras noche durmiendo en malas condiciones, sin lograr el descanso necesario para una vida activa saludable. Es entonces cuando dormir y espalda dolorida se convierten en sinónimos.

Nos preocupa más contar el número de horas que estamos en la cama, que reflexionar sobre cómo dormimos y porqué. Debemos tener en cuenta que, para dormir bien, hay que invertir en descanso, y para eso nada mejor que un colchón de última generación que cuide nuestra espalda.

Cómo evitar el dolor de espalda con un buen colchón

 

Gracias al desarrollo de nuevos materiales y de la tecnología, tenemos a nuestra disposición múltiples soluciones para un descanso óptimo. Hoy en día podemos hablar de los colchones descontracturantes, diseñados para aliviar la carga muscular correctamente.

Sus compuestos hacen que estos colchones se adapten a la forma del cuerpo, descargando adecuadamente la presión de los puntos de apoyo. De esta manera, se evitan malas posturas que sobrecargan la espalda. El cuerpo puede relajarse completamente permitiendo el descanso.

En función de la edad, peso o actividad diaria existe un colchón ideal para cada persona, que proporcionará una buena posición al dormir. Espalda recta y articulaciones bien posicionadas harán que encontremos el estado de relajación necesario para garantizar el sueño de calidad.

ejercicios para los dolores de espalda

Qué beneficios aporta dormir bien

 

Dormir bien es la piedra angular en un estilo de vida saludable. Es una necesidad fisiológica que nos permite descansar y restaurar nuestros tejidos. Cuando alcanzamos las fases de sueño profundo, nuestro cuerpo se pone a trabajar para regular y recuperar los sistemas vitales. Esto trae consigo una serie de beneficios de los que vamos a sacar partido en nuestro día a día.

Para empezar, fortalece el sistema inmunitario. Durante el descanso se eliminan muchas toxinas y además se refuerzan nuestras defensas. Tenemos más resistencia contra los cuerpos extraños, gérmenes, bacterias, etcétera, con los que convivimos a diario. Se reduce el riesgo de recaer constantemente en constipados que minan nuestra productividad.

En segundo lugar, se regula la temperatura de nuestro cerebro y se fortalecen las conexiones neuronales. De esta manera se mejora el aprendizaje y la memoria a largo plazo. Fijamos mejor la información que hemos recibido durante el día. Así que nada de estudiar la última noche antes del examen, es mejor dormir.

En tercer lugar, se regulan nuestras hormonas. Esto favorece el buen ánimo durante el día, lo que hace que seamos más receptivos y creativos. En muchas ocasiones damos con la solución a algún problema puntual justo cuando acabamos de despertarnos. ¡Eureka! Además, se producen sustancias como la serotonina y la melatonina, conocidas como las hormonas de la felicidad, que nos inducen a la relajación y además ayudan a combatir la depresión.

El descanso es muy importante también para el crecimiento de los niños: dormir bien libera hormonas de crecimiento, por lo que contribuye a un buen “estirón”

Durmiendo, los niños liberan hormonas de crecimiento, por eso es importante el sueño de calidad tanto en la infancia como en la adolescencia. Sí, existe el famoso estirón.

En cuarto lugar, mejora nuestro aparato cardiovascular, puesto que se reduce bastante el riesgo de padecer alguna enfermedad del corazón. Se regula la tensión arterial e incluso, dormir, ayuda a luchar contra el colesterol. Éstos son algunos de los principales beneficios de conciliar bien el sueño, aunque la lista podría ser mucho más larga. Y es que continúan apareciendo estudios científicos, que ponen de manifiesto lo que siempre hemos sospechado: para rendir hay que dormir.

Así que, si vamos a estar una media de 30 años de nuestra vida durmiendo, mejor que lo hagamos en las mejores condiciones. Un buen colchón mejorará nuestra calidad de vida, nos hará estar más relajados y eso repercutirá favorablemente en nuestras lesiones o problemas de espalda.