Cómo preparar tu cuerpo para el cambio de hora

Oct 19, 2020 | TE INFORMAMOS

El cambio de hora de invierno este 2020 tendrá lugar el domingo 25 de Octubre. Esto significa que a las 03:00 de la madrugada pasarán a ser las 02:00, por lo que esa noche dormiremos una hora más. Desde 1973, todos los años cambiamos la hora cada marzo y cada octubre, teniendo así un horario de verano y uno de invierno, con el fin de aprovechar más las horas de sol y ahorrar energía.

No obstante, este ligero cambio de apenas una hora puede conllevar una alteración del descanso y desencadenar en trastornos del sueño, sobre todo en las personas más vulnerables a los cambios de rutina: los niños y los ancianos. Además, este cambio también puede afectar a todas aquellas personas a las que habitualmente ya les cuesta conciliar o mantener el sueño y a aquellas que padecen migrañas frecuentes.

Cómo puede afectarnos el cambio de hora

A pesar de tener una hora más para dormir, muchas personas pueden sentirse apáticas, irritables y sensibles durante los primeros días posteriores al cambio  de hora. Varios expertos en salud como María José Acebes, profesora en Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, explican que esto sucede debido a que las personas tenemos una especie de reloj biológico que viene regulado, entre otras cosas, por la luz del día.

Según explica la doctora Acebes, la luz del día favorece la regularidad entre los ciclos de vigilia y de sueño en nuestro cerebro, debido a la producción de melatonina que nuestro organismo genera por el día. Cuando se sufre un cambio temprano brusco, por ejemplo en viajes donde se cambia de zona horaria, el reloj biológico interno se puede desajustar y necesita un periodo de adaptación; lo que conocemos como jet lag.

En resumen, los cambios horarios desequilibran nuestro ciclo de vigilia-sueño pudiendo causar cansancio, irritabilidad, problemas de concentración e incluso dolores de cabeza, mareos y trastornos digestivos.

7 consejos para preparar tu cuerpo ante el cambio de hora

Los expertos señalan que los efectos negativos sobre el organismo de personas sanas son mínimos. No obstante, como hemos comentado, en algunos casos puede ser común sentirse más cansados de lo habitual, algo desorientados o mantener la concentración. Por ello, puede resultar útil seguir una serie de recomendaciones con el fin de adaptarnos mejor a estos cambios de hora y reducir las posibles molestias:

  • La semana anterior a que se produzca el cambio de hora podemos modificar de forma paulatina el horario de nuestras comidas. De este modo, nuestro organismo se adaptará casi sin darse cuenta al cambio.
  • Podemos ajustar la hora de ir a la cama cuatro días antes del cambio de hora y acostarnos 15 minutos antes o más tarde (dependiendo del cambio de hora al que nos enfrentemos), cada dí
  • Es importante evitar dormir la siesta hasta que el organismo se habitúe y normalice el nuevo horario de sueñ
  • Mantenerse hidratado puede ser de ayuda para evitar dolores de cabeza ocasionadas por el cambio horario.
  • Realizar ejercicio físico con moderación y tomar el sol durante el día para que los niveles de melatonina nos ayuden a dormir por la noche.
  • No tomar bebidas alcohólicas y limitar la ingesta de cafeína. Además de no ingerir medicamentos para dormir (salvo prescripción médica).
  • Reducir el nivel de actividad y no hacer esfuerzos durante el día que se aplica el cambio horario.

¿Cuánto tiempo necesitemos para adaptarnos al cambio de hora?

Como regla general, no necesitamos mucho tiempo para adaptarnos a los cambios de hora. Por cada hora de desfase horario se necesita alrededor de un día de adaptación, así que el martes 27 de octubre ya tendríamos que estar totalmente adaptados a ese nuevo día a día. Aun así, esto no es una regla exacta y hay gente que requiere de más tiempo para adaptarse. Por ejemplo, en los bebés en periodo de lactancia puede ser común la aparición de problemas relacionados con la alimentación durante los días posteriores al cambio de hora.

Por otro lado, las personas con ciertos problemas neurológicos como migrañas, epilepsia o Alzheimer pueden sufrir un agravamiento puntual de los síntomas.

Por último, en el caso de las personas mayores, puede resultar común que se sientan desorientadas y más cansadas de lo habitual durante los primeros días.

Para finalizar, desde Maxcolchon queremos que duermas y descanses como te mereces a fin de que te levantes cada mañana cargado de energía y vitalidad. Para ello, es importante mantener un estilo de vida saludable y dormir de 7 a 9 horas diarias sobre un colchón en buen estado.