Cómo mejora mi descanso un topper

Feb 7, 2020 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Es uno de los complementos de cama cuya utilización tiene una tendencia más alta a la par que progresiva. Y no nos sorprende. Optimiza nuestro confort y prolonga la vida útil del colchón. Sin embargo, una pregunta asalta a sus potenciales compradores, aquellos que aún no conocen sus bondades: ¿Hasta qué punto mejora nuestro descanso un topper? ¿Cuándo deberíamos hacer uso de uno? Pero vamos a empezar por responder la cuestión más primitiva para todos aquellos que han leído esta palabra por primera vez.

 ¿Qué es un topper?

Los toppers son unos complementos muy útiles y válidos para mejorar nuestro descanso y las prestaciones originales del colchón. Se adaptan a ellos y por ende a nuestro confort. Esta capa adicional, cuya altura por lo general oscila entre los 4 y los 7 centímetros, se coloca en la parte superior del colchón con el objetivo de alcanzar sensaciones más suaves y frescas.

Hoy en día, un topper puede estar fabricado con una gama amplia de materiales. Desde la espuma viscoelástica a la de polietileno pasando por la lana, las plumas o el universal látex.

Y entonces, ¿cuándo es correcto que use un topper?

Por regla general, lo más habitual es tirar de topper cuando nos encontramos con un colchón que ya destaca más por sus defectos que por sus virtudes. Si ya notas que tu descanso desciende de calidad, bien sea por incomodidad, excesiva dureza o extrema firmeza del colchón, es hora de que conozcas las virtudes del topper.

De todas formas, la apuesta por este producto casi siempre debería de estar marcada por cuestiones económicas, ya que es una opción más barata que la del colchón nuevo. Sin embargo, has de tener en consideración que no se trata de una solución final y definitiva. Al contrario. Es más bien un recurso válido, por ejemplo, para aquellas parejas cuyo uno de sus integrantes no se siente a gusto del todo con el colchón.

Lo ideal sería utilizar un topper en las siguientes situaciones:

Segundas residencias: Vas a pasar un período no excesivamente largo en otra vivienda. De todas formas, si esa vivienda la vas a visitar en repetidas ocasiones, a la larga sería más beneficioso para tu descanso que invirtieras en un buen colchón.

– Disminuir la firmeza de tu colchón: Ya lo hemos comentado. En ocasiones hay colchones cuya excesiva firmeza merma el confort a la hora de dormir. Un topper de calidad mitigará esa sensación.

– Prolongar la vida de tu colchón: Por cuestiones económicas habrá ocasiones en las que no podrás invertir en un producto de calidad como un colchón a pesar de su evidente pérdida de sensaciones. Como solución temporal, comprar un topper podrá ayudarte a tener un mejor descanso hasta que puedas permitirte la adquisición del colchón.

– Para colchones de una sola cara: Un topper es una buena solución para esos colchones de una cara que no se pueden voltear. Con este producto ganas una capa extra que permitirá darle la vuelta.

En definitiva, el topper es como un superhéroe, puede aparecer en el peor momento y cuando alguien está en problemas. Pero sería conveniente limitar su uso y no excederlo.