Cómo levantarse a la primera

Sep 18, 2021 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Hay personas que tienen en su poder el secreto mejor guardado: cómo levantarse a la primera. Pero el resto, la gran mayoría, necesita poner una alarma en el despertador, otra en el teléfono móvil e incluso dejar la persiana subida para que la luz del sol se refleje en su rostro. Si eres de estos últimos y lo que deseas es pertenecer al grupo que consigue levantarse a la primera, con energía y ser capaz de pronunciar frases enteras sin lavarse ni la cara, este es tu artículo. Vas a descubrir cómo ser totalmente funcional a los cinco segundos de levantarte de la cama.

Consejos del Doctor Nishino para levantarse a la primera

En este texto te hablamos en su momento de dos categorías de personas: alondras o búhos. En el primer grupo, el de las alondras y personas matutinas, encontrábamos un segmento de población cuyo rendimiento desciende conforme avanza la jornada y que llegan a la noche totalmente cansados. Incluso con dificultades para conciliar el sueño. El otro grupo, el de los búhos y noctámbulos, hallábamos seres creativos, artísticos y con tendencia a la aventura y el impulso. Obviamente, mucho más abiertos a disfrutar de las nuevas experiencias.

Sobre estos últimos, los búhos y noctámbulos, encontramos una dificultad recurrente a la hora de despertarse: son incapaces de levantarse a la primera. Por el tipo de vida que hemos descrito en el párrafo anterior, están más activos por la noche, lo que los lleva a realizar mayores esfuerzos a primeras horas del día. Desde que suena el despertador entre las 7 y las 8 de la mañana, a rendir positivamente hasta las cinco de la tarde.

Para paliar esta falta de energía al levantarse, el doctor Nishino publicó una serie de consejos en su libro ‘El arte del descanso’. Y entre sus recomendaciones, desde Maxcolchon resaltamos las siguientes:

1. Relájate antes de acostarte

Con el objetivo de potenciar la calidad del sueño, el doctor Nishino aconseja realizar actividades relajantes antes de irnos a dormir. Según su recomendación, lo ideal es darse un baño caliente una hora y media antes de irse a la cama. Y después de eso, lo ideal es alejarse de cualquier dispositivo electrónico para no recibir los estímulos de sus pantallas. Como alternativa, se ofrece hacer cualquier actividad monótona y aburrida.

2. Pon dos alarmas

Cada una con 20 minutos de diferencia, Nishino recomienda programar dos alarmas con las siguientes indicaciones: la primera, 20 minutos antes de la hora habitual de despertarnos. La segunda, a la hora exacta. Este método se basa en los conocimientos que el doctor tiene sobre la fase REM. Según defiende, despertarse en una determinada fase REM nos puede llevar a sentir aturdimiento, en lugar de estar activos.

Para completar este consejo, lo ideal es poner la primera alarma a un volumen bajito para que sea más suave la transición entre la fase NREM y la REM.

3. Despertarse con ayuda de la luz natural

Como ya hemos explicado en muchas ocasiones, existe una gran influencia de la exposición de la luz a la calidad del sueño. El motivo radica en cómo nuestros ojos son muy sensibles a la luz. Al recibir su impacto, las proteínas que existen en este órgano comienzan a liberar melatonina. Además de esto, también hay relación entre el Sol y nuestro reloj biológico. Ante estas vicisitudes, el libro del doctor Nishino recomienda dejar las cortinas o las persianas semiabiertas. De esta manera, podremos despertarnos con la entrada de los primeros rayos del Sol.

Otras recomendaciones para levantarnos activos

– Despertarnos entre dos y tres horas antes de la hora habitual en la que solemos hacerlo. Si hacemos esto, lo ideal es dar un largo paseo para exponernos a la luz del sol.

– Tras dar este paseo con las primeras horas de luz, desayunar pronto. A ser posible, antes de la hora habitual de despertarnos.

– No practicar deporte a últimas horas del día. Tan solo por las mañanas.

– Comer siempre a la misma hora. Del mismo modo, no cenar mucho más allá de las 20 horas de la tarde.

– Huir de la cafeína. Tan solo tomar café por la mañana y después de comer.

– Mantener unos horarios regulares a la hora de acostarnos y despertarnos.