¿Cómo evitar los vértigos cuando te tumbas en la cama?

Abr 8, 2020 | TE INFORMAMOS

El vértigo es una sensación ilusoria de movimiento rotatorio. Se trata de un síntoma muy frecuente cuando se dan trastornos que afectan a la oreja interna y normalmente viene acompañado otros síntomas como náuseas, vómitos, mareos o sudoración. Cuando se produce un vértigo, generalmente se trata de una alteración de la función del órgano del equilibrio (dentro de la oreja interna), pero a veces puede tratarse de alteraciones neurológicas del sistema nervioso central.

Diferencias entre vértigo y mareos

A veces es fácil confundir los síntomas entre un mareo y un vértigo, pero lo cierto es que no tienen nada que ver. A continuación, enumeraremos algunas diferencias:

  • Por un lado, el mareo suele aparecer cuando al cerebro no llega suficiente sangre, a causa de una disminución repentina de la presión arterial. Puede estar relacionado con la deshidratación a causa de vómitos y/o diarreas, con la fiebre o puede estar causado por levantarse muy rápido de la silla o la cama.
  • Por otro lado, el vértigo puede generar sensación de desequilibrio, náuseas, vómitos, disminución de la audición, silbidos al oído y movimientos anormales de los ojos de forma involuntaria.

Consecuencias de sufrir vértigos

Entre los trastornos más frecuentes que pueden provocar el vértigo encontramos los siguientes:

Vértigo posicional paroxístico benigno: se caracteriza por episodios recurrentes de vértigo de corta duración relacionados con los movimientos de la cabeza (por ejemplo, cuando nos giramos en la cama).

Migraña vestibular: un tipo de migraña que afecta las áreas del cerebro que controlan el equilibrio. El paciente puede experimentar vértigo, desequilibrio, sensación de presión en la cabeza y mareos.

Dolencia de Ménière: todavía no se sabe con certeza cuál es la causa de esta dolencia. La persona que la sufre puede sentir vértigo, presión en la oreja, ruido intenso o sordera. El paciente se ve condicionado, puesto que no puede preveer con antelación cuando sufrirá una crisis, que puede durar desde unos minutos hasta unas horas.

En caso de presentar un episodio de vértigo, siempre es recomendable consultarlo con un especialista que lo pueda valorar y proponer un tratamiento.

¿Cómo prevenir la aparición del vértigo al acostarse?

Para prevenir la aparición del vértigo pueden llevarse a cabo algunas medidas como:

Evitar los cambios rápidos de posición, especialmente al reincorporarse cuando se está estirado o al girarse.

Evitar posiciones extremas de la cabeza (mirar hacia arriba), o movimientos rápidos de cuello y cabeza, particularmente a través de giros bruscos.

  • Eliminar o disminuir el consumo de sustancias como la nicotina, la cafeína o la sal ya que pueden empeorar la circulación sanguínea.
  • Minimizar las circunstancias que precipitan el vértigo como el estrés, la ansiedad o sustancias a las cuales se es alérgico.
  • Tratar lo antes posible las infecciones respiratorias o del oído.

Además, la falta de vitamina D puede ser una de las causas relacionadas con los mareos al levantarse. Es necesario controlar estos niveles para evitar mareos y comer  e hidratarse adecuadamente.

¿Cuál es el colchón más apropiado para las personas que sufren vértigo?

Puede ser recomendable que las personas que sufren de vértigo prueben adecuadamente un colchón antes de comprarlo durante al menos diez minutos tumbados y cambiando de posturas. Además, no son muy aconsejables las opciones de colchones viscoelásticos de gran densidad para aquellas personas que padecen de vértigo. Al tumbarse sobre un colchón viscoelástico, algunas personas tienen la sensación de ingravidez, por lo que puede aumentar la sensación de vértigo y notar como si su cuerpo flotara.

Para aquellas personas que padecen de vértigo lo más recomendable pueden ser los colchones de muelles o muelles ensacados. Este tipo de colchones evitan los hundimientos al notar la presión del peso del durmiente, por lo que no lo envuelven y evitan la sensación de levitación.