¿Cómo evitar el dolor de espalda al levantarse de la cama?

May 15, 2020 | CONSEJOS, DESCANSO, PROBLEMAS FISICOS, SALUD

Pasamos aproximadamente un tercio del día en nuestra cama durmiendo, pero este descanso no siempre es lo suficientemente reparador. Para algunas personas, ir a dormir se ha convertido en algo incómodo debido a los dolores cervicales y lumbares al despertarse. Este problema se da cuando, en vez de relajar la musculatura de la espalda al dormir, se hace justo lo contrario: acumular tensiones. Este hecho puede resultar paradójico ya que, cuantas más horas se está en la cama, más dolores se generan y menos se descansa.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que, para dormir bien, hay que invertir en descanso, y para eso nada mejor que un colchón en buen estado que cuide de nuestra espalda y se adapte a nuestro descanso.

5 Consejos para evitar el dolor de espalda al dormir

Afortunadamente, existen consejos que se pueden seguir para prevenir estos molestos dolores de cuello y espalda.

1. Nuestra posición al dormir

Para empezar, has de asegurarte de que estás durmiendo en una posición que favorece la correcta alineación del cuello y de la espalda. Intenta no dormir boca abajo, puesto que es una posición que no favorece que la columna vertebral esté recta. Trata de dormir boca arriba o de lado, y así tu espalda descansará en una posición más neutral. También te puedes ayudar con una almohada entre las rodillas, si duermes de lado, o, si duermes hacia arriba, colocándola bajo las rodillas.

2. Elegir una buena almohada

El objetivo de utilizar una almohada es conseguir la postura correcta para que nuestro cuerpo descanse los recto posible y evitar así posibles dolores de cuello y espalda. En la zona del cuello hay músculos y ligamentos que se van tensando a lo largo del día, pero que es importante que se relajen por la noche para no sufrir dolores al día siguiente.

3. Levantarse debidamente de la cama

La forma en que nos levantamos de la cama también importa. Lo más correcto sería situarnos al lado de la cama doblando las rodillas, bajar las piernas y elevar el tronco con ayuda de los brazos, quedando sentados. Para posteriormente levantarnos con las dos piernas a la vez, repartiendo el peso.

4. Realizar actividad física

Es importante realizar periódicamente ejercicio físico para estirar y tonificar los músculos. La vida sedentaria y el hecho de mantener la misma posición durante toda la jornada laboral son factores que potencian el dolor de espalda. Este dolor aparece a menudo debido a la rotación hacia atrás de la pelvis que va acentuando la curvatura lumbar e incrementando la presión sobre las vértebras.

5. Un colchón en buen estado

También es muy importante que te asegures de utilizar el colchón correcto. Un colchón en malas condiciones una de las causas más frecuentes de dolor de espalda y molestias musculares. Además, puede traer consigo cambios de humor, insomnio y problemas musculares y de circulación. Los mejores colchones para las personas que sufren dolores de espalda a menudo cuentan con una capa superior de viscoelástica. Gracias a la viscoelástica superior, los colchones ofrecen una mejor adaptabilidad al cuerpo del durmiente. Este componente no sólo evita dolores de espalda, sino que también descarga las principales zonas de presión.

Un colchón malo puede tener efectos negativos en tu salud, así de claro y sencillo. Si no quieres que tu descanso acabe conduciéndote a una peor calidad de vida, cuidar la elección del producto es trascendental. Cuando vayas a comprar un colchón, recuerda que es el producto que te va a acompañar durante los próximos diez años de tu vida. Una inversión importante por el impacto que puede tener en tu día a día.

Para finalizar, si los dolores de espalda continúan debemos consultar con un médico especializado que pueda determinar la posible causa y que nos pueda orientar en el tratamiento. Muchas de las molestias que pueden aparecer se pueden controlar y corregir, lo que evitará problemas de alteraciones en la columna a largo plazo.