Cómo elegir la almohada perfecta

Sep 8, 2020 | TE INFORMAMOS

La almohada, tal como lo es el colchón, es un elemento clave para nuestro descanso. Y es que, cada noche, nuestra cabeza y nuestras cervicales descansan sobre ella y permite que mantengamos una postura correcta para dormir.

Por eso resulta tan importante elegir la almohada perfecta, que nos acompañará durante un período de tiempo (que, como ocurre con los colchones, es limitado). En cualquier caso, la almohada perfecta debe cumplir su función y recoger nuestra cabeza y nuestras cervicales como es debido. Pero, ¿qué hemos de tener en cuenta para elegir la almohada perfecta en cada caso?

1. Considera el tamaño que necesitas

El tamaño es uno de los factores principales en los que hemos de poner atención antes de elegir una almohada. En un principio, la almohada debería tener el mismo ancho que tiene la cama, si es que estamos hablando de una cama individual. En el caso de dormir en una cama de matrimonio, lo lógico es decantarse por dos almohadas que, juntas, ocupen el ancho de la cama.

Con respecto a la altura, esto es algo que dependerá de la firmeza y la adaptabilidad que necesite cada persona, junto con las preferencias personales al respecto. En cualquier caso, también has de poner ojo en esto de la altura, ¡dado que puede ser determinante para que sientas la comodidad que te mereces en tus cervicales!

2. ¿Qué firmeza buscas en tu almohada?

Este es uno de los aspectos que determinará, de alguna manera, la “dureza” de la almohada. A su vez, esto se encuentra muy relacionado con la postura, la edad y las necesidades y los gustos personales.

En el caso de los niños, lo habitual es que necesiten almohadas menos firmes y más bajitas. Sin embargo, cuando nos vamos haciendo mayores, la firmeza puede hacerse más necesaria para apoyar cómodamente nuestras cervicales.

3. La transpirabilidad que te gustaría

La transpirabilidad hace referencia a la “respiración” de nuestra almohada. Esto es: la cantidad de aire que esta deja pasar a través de ella. En el caso de ser una persona calurosa, quizá lo mejor en tu caso sea una almohada más transpirable.

Otras almohadas similares a esta son la Viscoelástica Perforada, la Carbon Active o la Mlily Ergonomic. Estas incorporan ciertas variables en su composición viscoelástica que mejoran la transpirabilidad en el descanso. Además, es recomendable utilizar una Funda Tencel en este tipo de almohadas, que las protege.

4. La postura para dormir que utilizas normalmente

El hecho de dormir en una postura u otra también debería influir en la almohada que escojamos. Y es que, dependiendo de la posición en la que descansemos normalmente, la almohada debería ofrecernos unas prestaciones u otras.

  • En el caso de dormir boca arriba normalmente, entonces lo mejor en tu caso puede ser una almohada de altura y firmeza intermedias. De esta manera, se evita que el cuello se vea forzado a ponerse en una posición incómoda, que pueda provocar dolor de cervicales.
  • Si normalmente duermes de lado, lo mejor es que elijas entre las almohadas de alta firmeza, además de gruesa. La viscoelástica puede ser una gran opción en este caso.
  • Si duermes boca abajo, postura que no recomendamos, entonces quizá tus opciones estén entre las almohadas cortas y blandas. Utilizar almohadas de mayor tamaño y firmeza podría afectar a tu espalda.

5. Si tienes algún tipo de necesidad especial

Hay quien tiene una condición física o médica específica, como una alergia a los ácaros, problemas de cervicales o un problema respiratorio, por ejemplo. Todos estos casos deberían tenerse en cuenta antes de elegir la almohada perfecta en cada caso.

Si tu caso es el de dolor de cervicales, te recomendamos echar un vistazo a la Almohada Cervical que tenemos disponible en Maxcolchon, que te proporciona la sujeción que tus cervicales necesitan y mejorará tu descanso.

En cualquier caso, no deberías pasar por alto estos aspectos que hemos mencionado si estás en busca de la almohada perfecta. Echa un vistazo a nuestro catálogo y no dudes en preguntarnos si tienes alguna duda en el proceso. ¡Tus cervicales se merecen que elijas la almohada perfecta!