Cómo dormir sin miedos y despertarse sin angustias

Mar 12, 2021 | MEJORA TU DESCANSO, TE ACONSEJAMOS

Por desgracia, uno de los problemas más frecuentes del siglo XXI son los trastornos del sueño. Estos se encuentran frecuentemente relacionados con alteraciones del sistema nervioso y puede manifestarse en forma de estrés, ansiedad o nerviosismo.

Por ejemplo, el insomnio puede presentar distintas formas, aunque algunos de los rasgos más visibles que suele conllevar son algunos como: la dificultad para conciliar el sueño, despertares nocturnos antes de la hora fijada y la dificultad para mantener un sueño continuado. Como consecuencia, es muy probable que quienes lo sufren se despierten con angustia, cansados y de mal humor.

Muchas veces el insomnio puede ir ligado a miedos y preocupaciones (familiares, profesionales, económicas…) que no nos dejan desconectar ni descansar plenamente. ¿Quieres saber cómo dormir sin estos miedos y no sentir angustia al despertar?

Cómo dormir sin miedos y despertarse sin angustias

Cada vez son más las personas que sienten mayor angustia y ansiedad a la hora de acostarse. Y es que la situación excepcional que vivimos actualmente genera mucha incertidumbre y puede provocar que la gente duerma peor e incluso que tenga más pesadillas, tal como confirma Eduard Estivill, doctor especialista en neurofisiología y director de la Clínica del Sueño del Instituto Universitario Dexeus de Barcelona.

 Para intentar evitar esta situación, es recomendable seguir unas rutinas diarias y tener unos buenos hábitos alimentarios, ya que dormir poco o mal puede causar cansancio, somnolencia y un control pésimo del sistema metabólico, endocrino e inmunitario. Además, a la larga también puede causar depresión, ansiedad, dificultad de concentración y pérdida de memoria. Te indicamos algunos gestos pequeños que podemos introducir en nuestra rutina a fin de evitar estos miedos y no despertar con angustia:

  • La hora de cenar tiene que significar un break de la rutina y el ritmoAsí, evitar conversaciones que únicamente giren entorno al trabajo o sean causantes de preocupaciones puede resultar beneficioso.
  • Asume que por la noche no vas a poder solucionar los problemas que te preocupan.Date permiso para descansar sin culpabilizarte por ello.
  • Si por la noche te invaden distintos pensamientos y preocupación al acostarte, recuerda que cuanta menos importancia le des a tus pensamientos, más fácilmente conseguirás dormirte.
  • Trata de fijar tu atención en la relajación corporal que supone acostarse. Puedes realizar algún ejercicio de respiración o meditación para conseguir tranquilizarte y distraer tus pensamientos.

Tener una correcta higiene del sueño

Como hemos comentado, dormir es una necesidad biológica esencial para el debido funcionamiento de la mente y el cuerpo. Por ello, puede resultar conveniente mantener algunas pautas de lo que se denomina higiene del sueño para adquirir así hábitos saludables de descanso.

  • Cenar dos horas antes de ir a dormir. No mucha cantidad y alimentos ligeros para no tener una digestión pesada. Además, podemos incluir alimentos ricos en triptófano como el sésamo, el plátano, los huevos o los frutos secos.
  • Crear un ambiente adecuado con luces tenues y evitar la exposición a las pantallas después de cenar (móvil, ordenador o tabletas). Además, resulta conveniente apagar el Wi-Fi o silenciar los dispositivos electrónicos.
  • Aunque hacer deporte resulta muy saludable, no es aconsejable hacer actividades intensas a última hora del día, ya que esto genera muchas endorfinas en el organismo y nos puede acelerar.
  • Practicar alguna actividad relajante como el yoga. Antes de dormir, también nos podemos acostumbrar a hacer unas respiraciones profundas o meditación.
  • Al acostarnos, resulta conveniente evitar repasar o rememorar mentalmente cómo ha ido el día o las tareas pendientes a realizar en el día siguiente. Se trata de un error común que todos solemos cometer y se recomienda tener estos pensamientos antes de cenar o durante la primera hora de la mañana.

Para finalizar, es importante entender que para revertir el estrés o la angustia es vital llegar a la raíz de los problemas que puedan estar ocasionando esta situación y poder dormir bien. Si nos cuesta identificar la causa o no sabemos abordar este problema por nosotros mismos, podemos recurrir a terapia para aprender a priorizar, relativizar y gestionar los problemas y las emociones.