Cómo dormir en verano sin ventilador

Ago 9, 2021 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Resulta prácticamente imposible no encontrar este dispositivo en un hogar español, este aparato doméstico cumple una serie de propósitos necesarios en época estival. Nos refresca, puede ser de muchos tamaños y en la actualidad ya son hasta silenciosos. Muy cambiantes en forma y fondo (pueden ser de aspas, como una torre, colgados en el techo o con climatizador), lo que siempre cumplen es lo de ser un electrodoméstico económico. Pero, una vez explicadas sus virtudes, ¿cuánto de indispensable puede resultar? ¿Es posible dormir en verano sin ventilador? Desciframos el enigma y te contamos cómo lograrlo.

Los 3 pilares básicos que nos ayudarán a dormir en verano sin ventilador

1. No podemos sobrevivir al verano sin ventilador si no contamos con un colchón cuyo nivel de transpirabilidad sea excelente. En Maxcolchon contamos con toda una gama de modelos que cuentan con el tejido superior Ice-Feel. Una prestación que otorga efecto frío, refresca al durmiente, libera toda la sensación de frescor necesaria e incluso mejora la circulación sanguínea. Pero además de esta línea de colchones viscoelásticos con gel para minimizar el calor, también contamos en nuestro catálogo con ejemplares fabricados con látex natural o muelles ensacados.

2. De la misma manera que precisamos de colchones con alto nivel de transpiración, lo mismo ha de ocurrir con otro elemento fundamental del descanso: las almohadas. Afortunadamente, en Maxcolchon aplicamos la tecnología Ice-Feel en estos productos. Así, maximizamos el descanso del durmiente con una almohada que al tocarla libera todo el frescor de su interior, envolviendo el sueño del usuario y haciéndole que ni se entere del verano. Al menos por las noches.

3. No hace falta recordar que cuando llega el calor, las mantas, colchas, edredones y nórdicos van directos al canapé y a los armarios para tomarse unas vacaciones de cuatro o cinco meses. Pero, más allá de este gesto, es importante también que deseches cualquier elemento de ropa de cama que esté fabricado con material sintético. En su lugar, resultará vital utilizar sábanas que estén compuestas por algodón y materiales suaves y naturales. Hablamos de sábanas más transpirables y que fomentan la libre circulación del aire. Respecto a los pijamas (si es que no se duerme desnudo), hay que seguir el mismo consejo y utilizar solo ropa tejida con material natural.

 

Consejos y trucos caseros para dormir sin ventilador

Una vez establecidas las bases primordiales para descansar bien en verano, existen una serie de truquitos, muy al estilo botica de la abuela, que también facilitará el sueño fresco.

  1. Mete la ropa de cama en una bolsa de plástico para poder introducirla en el congelador. Déjala unos minutos y conseguirás un pijama con el que se fabrican los sueños más frescos.
  2. 2. Nada de consumir alcohol a última hora. Además de producir una mala digestión que siempre dificulta el descanso, aumentará tu temperatura corporal. Justo lo contrario de lo que estás buscando.
  3. Parecido al truco del pijama, utiliza las típicas bolsas de agua para congelarlas y situarlas después en la cama.
  4. Más consejos de la abuela que nos llevan al congelador: Haz lo mismo con la funda de la almohada. E incluso con el típico antifaz de ojos (verás como te refresca el rostro mientras duermes).
  5. El calor es un elemento que siempre tiende a subir. Si tienes la suerte de residir en una vivienda de dos plantas (ya sea en ciudad o casa del pueblo), lo ideal es que duermas en el piso inferior. Y si tienes sótano, no dudes en situar el colchón ahí.
  6. ¿Echabas de menos trucos relacionados con el congelador? No te preocupes, aquí van más. Por ejemplo, llenar un flus-flus (típico espray de plástico) con agua e introducirlo en el congelador unos minutos. Después, llévatelo al dormitorio y sitúalo en la mesita de anoche. Cada vez que tengas calor, puedes rociarte con él.
  7. All you need is love, pero mejor si tú y tu pareja dormís separados en las noches más calurosas. Realmente lo agradeceréis.
  8. En plena ola de calor, no abres las ventanas salvo media hora por las mañanas para ventilar la habitación. Y protege siempre el interior con cortinas o persianas. En esos días tan imposibles por el aumento de la temperatura, no necesitas exponer tu vivienda del sol.