Cómo dormir cuando tienes dolor de cabeza

Jun 19, 2021 | SALUD, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

Es bastante habitual que determinadas personas puedan sufrir dolores de cabeza durante la noche o incluso el sueño. Motivados por cefaleas en racimo, migrañas o cefaleas hípnicas, dormir cuando tienes dolor de cabeza puede resultar un suplicio. Dependiendo de la frecuencia e intensidad, ese dolor punzante en la cabeza lo único que no te va a producir es sueño. Pero, ¿por qué nos sucede esto? Y, sobre todo, ¿cómo podemos combatirlo?

Las diferentes causas que provocan dolor de cabeza nocturno

Como decíamos más arriba, existen tres grandes causas que nos pueden provocar ese temido y molesto dolor de cabeza durante la noche:

Migrañas

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), la migraña afecta ya en España a más de 5 millones de personas. Una enfermedad que afecta diferente a cada persona y que, en su máxima gravedad, puede ser una de las causas de la privación del sueño REM. En todo caso, hablamos del intenso dolor de cabeza (entre otros síntomas) que puede afectar al sueño ya que tanto la propia migraña como el sueño comienzan en el tronco del encéfalo y se extienden por el tálamo, el hipotálamo y la corteza.

Cefalea en racimos

Este tipo de dolor de cabeza suele ocurrir en diferentes patrones cíclicos (de ahí el nombre de racimos). Se caracterizan por los dolores intensos en los ojos y/o en los lados de la cabeza. Pueden derivar en congestión nasal, lagrimeo y goteo de una de las dos fosas nasales, dependiendo siempre del lado que esté sufriendo el malestar.

Cefaleas despertador

También conocidas como cefaleas hípnicas, son las cefaleas menos frecuentes que comienzan durante el sueño. Aunque suelen aparecer después de cumplir los 50 años, las cefaleas hípnicas son las encargadas de despertar a quienes la padecen a la misma hora durante todas las noches, incluyendo las siestas.

¿Cómo puedo luchar contra estos dolores y a la vez conciliar el sueño?

Obviamente, tanto en el caso de las migrañas como el de los dos tipos de cefaleas, hablamos de dolencias que precisan consulta médica y, seguramente, su correspondiente medicación para combatirlo.

Más allá de las recetas de los especialistas, cumplir con cierta rutina, alcanzar una correcta higiene del sueño y llevar una vida sana, puede ayudarnos a dormir por la noche a pesar de estos molestos dolores de cabeza:

Tener una rutina del sueño

Para poder desconectar de los problemas, las ansiedades y olvidarnos de ese dolor de cabeza, es importante comenzar por los cimientos del sueño: la rutina.

Para calmar la mente y relajar el cuerpo, resultará vital reducir lo niveles de estrés a través de una rutina del sueño. Para ello, podernos ayudarnos de pequeños hábitos tan cotidianos como los siguientes: acostarnos siempre a la misma hora, tomar un baño de agua tibia antes de dormir, desconectar del teléfono móvil y demás dispositivos electrónicos, no consultar nada del trabajo, tomar una infusión de hierbas, ver alguna película ligera o en tono de comedia, leer un libro… Fíjate, existen pasos para todo tipo de personas. Tan solo tienes que encontrar lo que más te gusta y cumplirlo cada noche.

Descansar en el mejor equipo posible (y dormir en la posición correcta)

Existen ocasiones en las que estos dolores de cabeza no están motivados por migrañas o cefaleas, sino porque estamos durmiendo sobre un colchón que tiene más de una década o ayudándonos de una almohada cuyo tacto y firmeza se asemejan más a una piedra.

Nada mejor que cimentar tu descanso en un colchón viscoelástico, de látex o espumación que cumpla con los niveles adecuados de firmeza, transpirabilidad y adaptabilidad. Y acompañarlo de una buena base y la almohada que facilite la posición correcta para dormir: de lado.

Haz que tu habitación disponga del clima adecuado

Los síntomas y la intensidad de la migraña pueden verse potenciados por la contaminación lumínica. Un exceso de luz en tu habitación y mientras duermes no es sinónimo del mejor descanso, así que evita todo tipo de luces y busca siempre la oscuridad. Además, reduce los ruidos, baja la persiana, aleja los dispositivos electrónicos del dormitorio y controla el clima hasta alcanzar los 22 grados recomendados.

Controla lo que comes

Consumir alimentos muy grasos y con mucho azúcar no te van a deparar nada bueno. Incluso para tus dolores de cabeza nocturno. Ni qué decir tiene que si bebes alcohol o abusas de la cafeína podrás tener mayor intensidad en tus migrañas. Lo ideal es mantener diariamente una dieta equilibrada y beber mucha agua para controlar los dolores de cabeza.