Cómo dormir con problemas óseos, musculares y articulares

Mar 23, 2019 | SALUD, TE ACONSEJAMOS | 0 Comentarios

¿Te resulta difícil conciliar el sueño por las noches por culpa de tus dolencias musculares? Pues… ¡que sepas que no estás solo! Miles de personas en nuestro país se enfrentan con esa situación a diario. Se trata un problema grave que afecta a la calidad del descanso y que puede tener un serio impacto sobre su salud física y mental a largo plazo.

Si juntas el experimentar un dolor continuado con tus problemas para dormir el resultado será negativo. No obstante, no te desesperes: tu solución puede estar cerca de ti.

Cómo mejorar tu calidad de vida

Si tu descanso te hace perder calidad de vida, pon soluciones de inmediato para disfrutar de un sueño reparador. Desde aquí queremos darte algunos consejos muy útiles si sufres de problemas articulares, óseos o musculares. No te los pierdas.

Problemas articulares

La artritis es una de las principales dolencias articulares que pueden hacerte pasar la noche en vela.  Los efectos de tu artritis suelen agravarse durante esta parte del día. Y pese a que no existe una cura definitiva para ella, podrías recurrir a algunos métodos naturales para aliviarla:

  1. Cambia tus hábitos alimenticios por unos más saludables. Desecha los productos procesados y precocinados y lánzate a llevar una dieta más natural y equilibrada.
  2. Toma infusiones de jengibre cada día. Por todos es sabido que el jengibre es el mayor analgésico natural del planeta. Su consumo es totalmente recomendable en estos casos.
  3. Estira las áreas afectadas antes de meterme en la cama . Cuando realizas ejercicios suaves notarás que tus dolores se reducen notablemente ya que el cartílago y la articulación deja de estar tan tensa y agarrotada.

Los estiramientos en zonas que te duelan antes de dormir aliviarán tus dolencias musculares

Dormir con enfermedades óseas

La osteoporosis es la enfermedad ósea por excelencia que puede convertir tus noches en una auténtica pesadilla ya sea por el dolor o por el miedo a sufrir lesiones. En cualquier caso, podrías:

  1. Elegir un colchón adecuado para mejorar tu descanso es vital.
  2. Dormir de lado para reducir los problemas de espalda y cervicales.
  3. Optar por una almohada que no sea demasiado gruesa o firme.

 

Doblarse el tobillo

Dormir con problemas musculares

Dolencias en el cuello o la espalda son bastante comunes y para solucionarlos deberías:

  1. Dormir boca arriba para mantener la columna y las cervicales en posición recta.
  2. Elegir un colchón de tipo descontracturante recomendado principalmente para deportistas y personas que sufren alguna dolencia muscular.

 

               3. Cambiar tu vieja almohada por una con mayor firmeza.

Como has podido comprobar, realizar pequeños alteraciones en tu vida diaria puede marcar una gran diferencia en tu descanso. Así que, ¡atrévete a adaptarlos ya para dormir como un bebé!