Cómo dormir con dolor de huesos

Nov 25, 2020 | SALUD, TE ACONSEJAMOS

Obtener un buen descanso diariamente es una de las bases fundamentales para llevar una vida saludable. Aunque normalmente pensemos que la única causa que puede dificultarlo es el insomnio, lo cierto es que también puede resultar difícil dormir debido a síntomas físicos.

Un ejemplo de ello es padecer dolor de huesos, y tal vez por culpa de este inconveniente te cueste conciliar el sueño. Si este es tu caso, no te pierdas nuestros consejos para conseguir que, en la medida de lo posible, el dolor de huesos no afecte demasiado a tu descanso.

Causas del dolor de huesos

Las causas del dolor de huesos pueden ser muy diversas. El dolor puede surgir a consecuencia de alguna rotura o fisura, o puede ser debido a una enfermedad que suponga una pérdida progresiva de la masa ósea.

La diferencia es que la fractura de alguno de los huesos ocasiona problemas para dormir mientras dura el periodo de convalecencia. Sin embargo, en el supuesto de padecer algún tipo de dolencia más complicada, la única opción que nos queda es aprender a vivir con ella.

No obstante, en cualquiera de los supuestos, la molestia del dolor de huesos puede verse  incrementada a la hora de irse a dormir. La razón es que, durante el día, a pesar de sentir cierta incomodidad, las articulaciones están en movimiento continuamente. Sin embargo, al acostarnos y permanecer en reposo, podemos notar el dolor con más intensidad.

Consejos para evitar el dolor de huesos mientras dormimos

Hay quien, por unas causas o por otras, tiene que aprender a vivir con dolor de huesos. En este caso, hay algunas medidas que pueden llevarse a cabo para descansar cómodamente.

Adoptar la postura correcta

Generalmente, la posición más recomendada para acostarse con dolor de huesos es hacia un lado, con las rodillas ligeramente flexionadas. Además, si ponemos una almohada entre las piernas, ayudaremos a mantener las vértebras alineadas y conseguir la postura correcta.

Sin embargo, en el caso de que por ejemplo nos duela la espalda, es aconsejable dormir boca arriba procurando apoyar las rodillas sobre un cojín. Esta es la mejor manera de conservar la columna protegida y repartir equitativamente todo el peso del cuerpo.

En cualquier caso, la peor postura para dormir es hacerlo boca abajo. Esto se debe a que, al hacerlo de esta forma, mantenemos el cuello girado durante muchas horas ejerciendo una presión innecesaria que seguramente traerá consigo dolores cervicales.

Es por eso que debemos tener cuidado al acostarnos y no hacerlo con movimientos bruscos dejándonos caer. Así, la forma correcta para evitar lesiones sería sentarse en el borde de la cama y, a la vez que vamos bajando el tronco, ir subiendo las piernas lentamente.

Hacerse con una cama articulada

Sea cual sea el motivo, la mejor solución para dormir con dolor de huesos puede ser disponer de una cama articulada. Es una ventaja, puesto que permite mantener la posición idónea durante toda la noche sin necesidad de realizar ningún esfuerzo.

Para ello, en Maxcolchon disponemos de variedad de modelos para que puedas elegir el que mejor se adapte a tus necesidades. Ten en cuenta que con el práctico mando podrás regular las posiciones de articulación de los planos que más te interesen en cada momento y descansar así cómodamente sin interrumpir el sueño.

Elegir un colchón con la suficiente firmeza

En estos casos, tampoco es aconsejable dormir en colchones excesivamente blandos ya que no favorecen el descanso. Por eso, la mejor opción es decantarse por un colchón con la estabilidad suficiente para garantizar el confort óptimo.

Nuestra recomendación es elegir cualquier modelo que disponga de una firmeza media alta. Ya sean artesanales, de muelles ensacados, viscoelásticos o de látex, las posibilidades son tan variadas como los gustos de cada persona.

Llevar una vida saludable

También es muy importante mantener una dieta equilibrada que contenga la suficiente proporción de vitamina D para ayudar a absorber el calcio en los huesos. De este modo, los derivados lácteos, los pescados ricos en omega 3 y las hortalizas verdes son los alimentos que mayor cantidad te pueden aportar.

Asimismo, el ejercicio físico es una de las mejores maneras de prevenir los dolores de huesos. Por eso, dar paseos al aire libre puede servir de sustitutivo a una actividad física elevada en caso de sufrirlo. Además, se puede aprovechar la luz del sol para facilitar la fijación del calcio en los huesos (gracias a su aporte de vitamina D) y a la vez disfrutar de los beneficios que caminar aporta a nuestra salud.

No lo dudes y visita nuestras tiendas o echa un vistazo a la web. Nuestro equipo de profesionales te ayudará a elegir todo lo que necesites para mejorar tu descanso. ¡Te esperamos!