Cómo dormir a un bebé

Nov 4, 2021 | INFANTIL, MATERNIDAD

El descanso es una función clave en todas las etapas de la vida. Sin embargo, es cierto que se torna todavía más importantes en las etapas tempranas de la vida, cuando todavía no nos hemos desarrollado del todo. Y es que los patrones de sueño se aprenden en la infancia, y van convirtiéndose en hábitos a seguir conforme se van repitiendo.

Así, aunque los bebés pueden no tener un ciclo de sueño definido, puede ser una señal de algún problema si tu bebé no duerme por las noches. En cualquier caso, has de saber que, según la edad, un bebé puede dormir más o menos horas. A continuación, te explicamos los tiempos de descanso para un bebé según su edad.

¿Cuánto duerme un bebé de 1 a 3 meses?

Cuando nacen, los bebés no tienen un ciclo de sueño definido, como es normal. Al principio entrarán en un ciclo de 24 horas en el que no estará definido el tiempo de la comida y el sueño. De hecho, los recién nacidos pueden dormir entre 10 y 18 horas por día, y no suelen permanecer despiertos más de tres horas.

En este caso, para saber si el bebé necesita dormir probablemente haga estas señales:

  • Llorar
  • Frotarse los ojos

Descanso en bebés de 3 a 12 meses

Hacia los 4 meses, los bebés suelen dormir de 6 a 8 horas seguidas. Entre las edades de 6 y 9 meses, la mayoría de los niños duermen unas 10-12 horas. Y durante el primer año de vida, es común que los bebés duerman de 1 a 4 siestas al día, de 30 minutos a dos horas de duración cada una.

El sueño de los bebés de 1 a 3 años

Los niños a esta edad duermen de 12 a 14 horas al día. Alrededor de los 18 meses, estos bebés no suelen necesitar más de una siesta al día (que, por supuesto, no debe hacerse cerca de la hora de acostarse).

Además, otra buena idea es que la rutina a la hora de acostarse sea constante y placentera.

Consejos de la academia americana de pediatría

En 2016, la Academia Americana de Pediatría publicó 19 recomendaciones para mejorar la calidad de sueño de los recién nacidos, y reducir con ello los riesgos de muerte súbita del lactante. Estas son las siguientes:

  1. Colocar a los bebés boca arriba para dormir, al menos hasta el primer año de edad. Esta posición no aumenta el riesgo de asfixia.
  2. Utilizar una superficie firme para dormir.
  3. Los niños deben dormir en la habitación de los padres, pero en cama separada durante el primer año. Esto se torna especialmente importante durante los seis primeros meses de vida, dado que dormir junto al bebé a tan temprana edad puede aumentar el riesgo de muerte súbita.
  4. Retirar de la superficie de la cama objetos blandos y ropa de cama.
  5. Ofrecerle el chupete durante la siesta y al acostarle.
  6. Evitar el sobrecalentamiento y gorros para dormir en la cabeza de los bebés.
 

Es recomendable que los bebés duerman en el dormitorio de los padres durante el primer año, pero su propia cuna

 

Cómo acostumbrar a un bebé a dormir en su cama 2

¿Porqué mi bebé tiene sueño pero no se duerme?

Los buenos hábitos de sueño son necesarios para todas las personas, independientemente de la edad que tengan. De hecho, como hemos comentado, los patrones de sueño se aprenden de pequeños. Conforme los vamos repitiendo, se convierten en hábitos que seguir y en una rutina definida que nos permite descansar el tiempo necesario. Si tu bebé tiene sueño pero no consigues que duerma, quizás te vengan bien estos consejos

Cansa a tu bebé para que duerma

Cansar a nuestro bebé con juegos, actividad y estímulos durante el día puede fomentar que se duerma más fácilmente al anochecer. De este modo, podremos reducir la probabilidad de que el bebé llore y no acepte dormirse al entrar en su cuna.

Darles un baño con agua templada

Antes de seguir este truco, lo ideal es que el bebé haya tomado la leche materna antes y no tenga una sensación de hambre que le perturbe. Tras comprobar esta situación, darle un bañito puede relajarle si lo acompañamos con movimientos amorosos, suaves y lentos.

Crea un buen clima en su habitación

Igual que hacemos con nosotros, mantener un ambiente cálido y confortable en la habitación es fundamental. Con una temperatura que no se aleje de los 22 grados, la ausencia de ruidos estridentes y tapándole o abrigándole con tejidos cómodos, de algodón y que ayuden la termorregulación, tendrás medio camino andado. Además, sitúales boca arriba o de lado para dormir en la cuna.

Darles el pecho

Como ya hemos dicho, que se alimenten antes del baño templado y acostarse resultará vital para la conciliación del sueño. Es importante que sepas que la leche materna contiene triptófano, el elemento que nos ayuda a dormir gracias a que cuando se metaboliza en nuestro cuerpo produce serotonina y melatonina.

Despeja la cuna

Además de situarlos en la posición más correcta para los bebés (boca arriba o de lado), asegúrate de que no haya ningún objeto en la cuna. Mantas, peluches, juguetes, biberones… El único objeto que está recomendado por la Asociación Española de Pediatría es el chupete. Según informan, favorece tanto la respiración como la posición de la lengua, disminuyendo así el riesgo de muerte súbita.

Cómo dormir a un bebé

¿Cómo debe ser el colchón de la cuna de un bebé?

Los bebés necesitan dormir sobre colchones con un alto grado de firmeza y que no se hundan con el peso. Por ello, es recomendable que el colchón sea lo suficientemente grueso (entre 10 y 15 centímetros aproximadamente) y que sea lo más transpirable posible.

Un factor importante a tener en cuenta es que el colchón ha de quedar ajustado perfectamente en la cuna, evitando que pueda desplazarse y que el bebé pudiese quedar atrapado en algún extremo. Además, la almohada es conveniente que sea de baja altura y garantice una sujeción adecuada de la cabeza y las cervicales durante el sueño.

Trucos para dormir a un bebé

Crear estrategias para que el bebé se duerma lo antes posible puede resultar complicado. A veces, los trucos que funcionan en algunos bebés no funcionan para otros, por eso cada familia ha de buscar los trucos y estrategias que mejor funcionen en su caso. Algunos de los trucos para dormir a un bebé más comunes son:

El (milagroso) truco del Oompa Loompa

Sostener al bebé sobre las rodillas, mecerlo sin brusquedad y cantar con un tono suave el “oompa loompa” sacado de ‘Charlie y la fábrica de chocolate’. Por muy bizarro y simple que suene, solo tienes que ver este vídeo que unos padres subieron con este método improvisado por ellos para comprobar su eficacia. En menos de 30 segundos, su recién nacido cae dormido.

El SWADDLING, Técnica infalible para dormir a tu bebe

Se trata de una técnica que permite que el bebé se sienta seguro y recogido, y que puede recordarle al espacio que tenía en el útero materno. Se ha comprobado que esta técnica relaja y ayuda a dormir al bebé. Lo que se recomienda es apretar en exceso la mantita y utilizar este método sobre todo en los primeros meses de vida, dado que posteriormente los bebés tienen la necesidad de moverse más. Una vez esto ocurra, no se recomienda seguir con esta práctica. Sin embargo, puede resultar de gran ayuda durante los primeros meses de vida.

  1. En primer lugar, es necesario colocar una manta o una sábana (si es cuadrada, mejor) sobre una superficie plana. Lo siguiente que haremos es doblar la esquina de la derecha y colocar al bebé con los hombros sobre la doblez.
  2. Luego, tomamos el extremo izquierdo de la tela y lo pasamos sobre el cuerpo del bebé, metiendo el extremo por debajo de su brazo izquierdo.
  3. Coge el extremo inferior de la sábana y súbelo hasta meterlo también por detrás de su brazo izquierdo, con cuidado para que el brazo quede dentro de la tela.
  4. Por último, coge el trozo de tela que queda y dóblala hacia el corazón del bebé. Mete lo que sobra por detrás de su brazo derecho.

Realizar un masaje suave a nuestro bebé

Los masajes, por su naturaleza relajante, resultan efectivos casi en cualquier edad, pero se convierten en una técnica realmente útil si hablamos de dormir a un bebé. basta con frotar su espalda, los brazos y las piernas a fin de relajar los músculos del bebé hasta que se duerma en la cuna.

Cantarle una canción para dormir (a la misma hora)

Antes hemos comentado el truco de la canción del Oompa Loompa, sin embargo, hay una infinidad de canciones (nanas) pensadas para dormir al bebé. Es muy fácil, cántale bajito mientras lo sostienes contra tu pecho para que sienta las vibraciones de tu voz y se calme.

 

En resumen, es importante que los bebés tengan un descanso lo suficientemente reparador, por ello puede ser buena idea seguir estos consejos. Y si notas alguna irregularidad en su descanso que pueda afectar a su salud, no dudes en consultar con su pediatra.