Cómo cambiar el ciclo de sueño de un bebé

May 24, 2020 | NIÑOS, TE ACONSEJAMOS

Sabemos que el descanso es clave para todas las personas, sin importar la edad en la que se encuentren. Sin embargo, parece que el sueño es uno de los factores más importantes que tenemos que cuidar de nuestros pequeños. De hecho, los patrones de sueño se aprenden cuando somos bebés, y conforme se van repitiendo, van convirtiéndose en hábitos a seguir, así como en una rutina definida que nos permite descansar el tiempo necesario.

Es por eso que puede ser conveniente tratar de crear unos hábitos de sueño lógicos en nuestros bebés. Aunque en sí cambiar el ciclo del sueño de un bebé puede resultar complicado, hay algunas recomendaciones que podemos seguir para llevar esto a cabo. Además, existen algunos hechos que hemos de tener en cuenta antes de intentar cambiar la el ciclo de sueño en los más pequeños:

Los bebés menores de 2 meses

Cuando nacen, los bebés más pequeños no tienen un ciclo de sueño definido, como es normal. Al principio entrarán en un ciclo de 24 horas en el que no estarán definido el tiempo de la comida y el sueño. En estos casos, los bebés pueden dormir entre 10 y 18 horas por día, y no suelen estar despiertos más de tres horas.

Los bebés de 3 a 12 meses

Los bebés hacia los 4 meses suelen dormir de 6 a 8 horas seguidas. Entre las edades de 6 y 9 meses, la mayoría de los niños duermen unas 10-12 horas. Durante el primer año de vida, los bebés suelen dormir de una a cuatro siestas diarias, de aproximadamente media hora a dos horas cada una.

Bebés de 1 a 3 años

En este período de tiempo, los bebés duermen de 12 a 14 horas al día. Cuando cumplen el año y medio más o menos, estos bebés no suelen necesitar más de una siesta al día (que es recomendable que no hagan cerca de la hora de acostarse).

Para ayudar a cambiar su ciclo de sueño más hacia la noche, podemos crear una rutina para que cojan sueño: darles un baño antes de dormir, cepillarse los dientes o leer un cuento son ejemplos de hábitos saludables para hacer que los bebés de esta edad cojan sueño.

Sin embargo, a veces hacer que los bebés duerman la cantidad de horas necesarias exclusivamente por la noche puede llegar a ser complicado. Ocurre que, cuando nacen, los bebés no distinguen el día y la noche a la hora de dormir y presentan un horario de sueño alterado. Esto es, cuando se van a dormir, los bebés tienden a hacerlo más durante el día, mientras que presentan otras necesidades por la noche: suelen pedir comer, necesitan que les cambiemos el pañal y, en general, necesitan entretenerse por las noches.

Es por eso que puede ser tan necesario cambiar la rutina de sueño en estos bebés. Hay algunos métodos que pueden ayudarnos en ello.

Mantener claramente diferenciados el día de la noche

Con el objetivo de cambiar el ciclo del sueño de los bebés para que duerman más por la noche, podemos utilizar la luz del ambiente como guía. Pero, ¿cómo hacerlo? Muy fácil, durante las primeras semanas del bebé, puede ser interesante crear una atmósfera que diferencia de manera muy clara el día de la noche.

Lo primero: crear un contraste claro

Para mantener bien diferenciados el día de la noche y que el bebé duerma más por la noche, lo primero que hemos de hacer es diferenciar, mediante la luz y el ruido, cuando dormirá el bebé. Durante el día, si el bebé duerme siestas, una buena idea para diferenciar el día de la noche es mantener la persiana subida. Mantener la luz natural hará que el bebé sepa cuándo es el momento de dormir. Çon el tiempo aprenderá a diferenciar esta luz del día de la oscuridad de la noche.

Lo mismo ocurre con el ruido. Durante el día, el bebé ha de aprender que existen más ruidos y movimientos que por la noche. Mantener las horas de la noche con el mínimo ruido podría ayudar a que los bebés diferencien cuándo deben dormir más y cuándo menos. Además, hablar en voz baja puede ser clave para conseguir que duerman.

No hemos de preocuparnos si el bebé duerme también durante el día, aunque se note claramente la actividad diurna por los ruidos o la luz. Aunque queramos que duerman por la noche, los bebés pueden ir entendiendo cómo funciona esto del sueño poco a poco e interrumpir sus siestas puede no ser beneficioso.

En resumen, tomando algunas medidas y, con el tiempo, podremos conseguir cambiar el ciclo del sueño del bebé. De cualquier manera, de tener alguna duda sobre el descanso de los más pequeños, la mejor opción puede ser consultar con un especialista. ¡Y tener mucha paciencia!