Cómo afecta la terapia del sueño a nuestro descanso

Sep 25, 2021 | TE INFORMAMOS | 0 Comentarios

Dormir las horas recomendadas es una de las premisas para poder llevar una vida plenamente saludable. De hecho, pasamos alrededor de un tercio de nuestra vida durmiendo. Gracias al sueño nos reponemos del desgaste físico y mental que conlleva la rutina diaria.

Uno de los problemas principales de no descansar debidamente viene ocasionado por el insomnio. Bien por no poder conciliar el sueño o por despertarse a altas horas de la madrugada y no poder volverse a dormir, este es un inconveniente que influye en la calidad de nuestro descanso. Además, es un factor de riesgo para algunas enfermedades.

Por lo general, los problemas del sueño suelen presentarse de una manera puntual y vienen motivados por alguna razón concreta. Sin embargo, cuando no existe causa evidente, este se convierte en un trastorno que se aconseja tratar con algún tipo de consulta médica o psicológica.

Suele ser nuestro propio organismo el que regula la cantidad de horas de sueño que necesitamos en cada momento. Al fin y al cabo, actúa como una terapia que favorece nuestro descanso. ¿Quieres conocer los beneficios que aporta el sueño?

¿Qué es la terapia del sueño?

Las terapias son un conjunto de medios cuya finalidad es la curación o el alivio de las enfermedades. En este sentido, el sueño se puede considerar como un tratamiento en las ocasiones en que nuestro desgaste energético es mayor de lo habitual.

Los trastornos del sueño influyen en el rendimiento de nuestras actividades cotidianas. Por eso, en la medida de lo posible, es importante mantener una serie de rutinas para que acostumbremos al cuerpo a seguir un ciclo de sueño más o menos regular.

Para obtener un descanso efectivo y reparador, es conveniente que las horas de sueño sean continuadas. Es decir, lo que se conoce como “dormir de un tirón” sería lo más aconsejable para levantarnos recargados de la fuerza necesaria.

No obstante, los patrones de sueño también varían función de la edad. Normalmente dormir entre seis y ocho horas al día en el caso de los adultos es suficiente para obtener un descanso reparador.

Sin embargo, los niños pequeños necesitan de más horas de sueño y los ancianos suelen dormir menos horas por la noche, aunque necesitan de alguna siesta a lo largo del día. Por eso, no deja de ser una necesidad personal que viene de determinada por nuestra actividad.

Pero ocurre que, en algunos momentos, necesitamos dormir más de la cuenta o tenemos una sensación de sueño continua. Y es que, por ejemplo, las descargas de adrenalina que se producen cuando vivimos situaciones estresantes afectan en gran medida a nuestro sistema nervioso y por tanto a nuestro descanso. Se trata de una respuesta automática de nuestro organismo para enfrentar un peligro amenazante.

Aun así, no siempre se relaciona con sensaciones negativas prolongadas en el tiempo, sino que, por el contrario, pueden surgir en momentos puntuales en el día a día. Algunos ejemplos como enfrentarse a un examen, a una entrevista de trabajo o tener que realizar algún tipo de aparición pública pueden desencadenar un aumento de nuestro ritmo cardiaco y respiratorio.

Por otro lado, las sensaciones positivas que nos aportan alegría y emociones fuertes también pueden generar la necesidad de más horas de sueño para poder recuperarnos. Al igual, algunas enfermedades que causan fiebre como ocurre con el constipado o la gripe son algunos de los casos en los que nuestro cuerpo requiere un poco más de descanso.

Consejos para que el sueño favorezca un descanso reparador

En cualquier caso, es aconsejable irse a la cama relajado. Las técnicas de relajación para dormir ayudan a controlar nuestros ciclos circadianos y a levantarnos con la energía suficiente para poder afrontar la jornada sin problemas de cansancio añadidos.

La alimentación y el ejercicio también juegan un papel importante a la hora de disfrutar de un descanso de calidad. Descartar las cenas copiosas y las bebidas alcohólicas o con cafeína puede ayudar a que nuestro sueño sea mucho más prolongado.

No obstante, disponer de equipos de descanso adecuados a nuestras necesidades es una de las opciones para poder asegurar nuestro descanso debidamente. Para ello, puedes dejarte asesorar por nuestro equipo de profesionales. ¡Asegura tu descanso con un buen equipo!