Cómo afecta la leche en nuestro descanso

Jun 1, 2020 | ALIMENTACION, TE ACONSEJAMOS

Seguro que, cuando eras pequeño, tus padres o tu abuela te prepararon alguna vez un vaso de leche antes de acostarte. Pero, ¿es cierto esto de que la leche puede ayudar a conciliar antes el sueño? Te explicamos qué tiene de cierto esta costumbre popular y a qué se debe.

El vaso de leche antes de dormir

Para algunas personas, tomar un vaso de leche antes de acostarse es todo un ritual e incluso una costumbre adquirida desde bien pequeños. Y es que, más allá de algunos mitos y creencias populares sobre la leche, sus propiedades sobre el descanso podrían tener una base científica.

Esto se debe a que los lácteos contienen triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina (un neurotransmisor que interviene en procesos como el sexo, la ira y los estados de ánimo) y también contienen melatonina (hormona que interviene en los ciclos de sueño). Por este motivo, se cree que consumir leche u otros lácteos que contienen triptófano podría ayudar a conciliar el sueño.

Con respecto a esto, la Dra. Elena Aguilar, nutricionista y miembro del Colegio Profesional de Dietistas-Nutricionistas de Madrid, señala y advierte que beber leche antes de acostarnos no tiene efectos milagrosos sobre el sueño y tampoco funciona igual para todo el mundo. No obstante, reconoce que ingerir alimentos con triptófano, sumado al hecho de que los niveles de serotonina aumentan al final del día (con la disminución de la luz solar), favorecen la concentración de melatonina, motivando la aparición del sueño. Además, otro aspecto positivo de beber un vaso de leche antes de dormir es que al tomar esta bebida en caliente, esto puede aportar un mayor estado de relajación gracias a su temperatura.

Otros alimentos que nos ayudan a dormir

Los alimentos que consumimos durante el día nos ayudan a sintetizar los neurotransmisores que intervienen en la vigilia y el sueño. Por este motivo, es interesante saber qué alimentos pueden facilitar o dificultar el sueño e incluso el momento más adecuado del día para ingerirlos. Aunque sabemos que no siempre es posible controlar todo lo que comemos, puede resultar positivo prestar atención a qué, cuándo y cómo lo comemos con el fin de conseguir mejorar el rendimiento del sueño.

Más allá de los lácteos, también existen otros alimentos ricos en triptófano que podemos incluir en nuestra dieta. Algunos de estos alimentos van desde el pescado azul, el pollo y el pavo hasta los huevos. No obstante, también contienen triptófano otros alimentos como: las legumbres (la soja y sus derivados o los garbanzos), los frutos secos (nueces y almendras), las semillas (el sésamo y las pipas de calabaza) y algunas frutas (plátano, piña y aguacate). Al mismo tiempo, los carbohidratos desencadenan una respuesta en la secreción de insulina que puede mejora la biodisponibilidad de triptófano en el sistema nervioso central.

(h2) Otros hábitos saludables para dormir mejor

No basta solamente con tener una alimentación sana y rica en triptófano para conseguir coger el sueño. Es decir, beber un vaso de leche cada noche no es suficiente, ya que los niveles de triptófano en los alimentos tampoco son tan elevados como para que actúen a modo de sedante. Ingerir alimentos que contengan triptófano simplemente puede ser de ayuda junto a muchos otros procesos químicos en nuestro cuerpo. Además de la alimentación, para dormir bien es importante incorporar en nuestra rutina diaria una serie de hábitos saludables tales como:

  • Ir a la cama unas 2 horas después de cenar y a la misma hora diariamente.
  • No ingerir mucha cantidad de alimentos por la noche y evitar el consumo de cafeína, nicotina y alcohol.
  • Hacer ejercicio regularmente.
  • Evitar el uso de pantallas antes de ir a dormir por la luz que emiten. Puede resultar más favorable leer un libro.
  • Tener la habitación a una temperatura adecuada, entre los 18 y los 21 grados. Al igual que también es importante mantener una adecuada ventilación de la misma diariamente.

Y tú, ¿eres de los que beben un vaso de leche antes de acostarte? Quizás ahora lo tengas en cuenta para conseguir dormirte. Y si eres de los que no le sientan muy bien los lácteos, otra opción puede ser la de consumir otros de los alimentos que hemos comentado.