Cómo afecta la alimentación a nuestro descanso

Oct 26, 2019 | ALIMENTACION, CONSEJOS, SALUD

Los procesos químicos que se producen dentro de nuestro organismo al digerir y absorber las sustancias de los alimentos que ingerimos son determinantes en muchos aspectos de nuestra vida, incluyendo el descanso. Tal y como dijo Ludwig Feuerbach «somos lo que comemos». ¿Quién no se ha despertado alguna vez con sensación de cansancio?, los motivos por los que nos levantamos cansados pueden ser muchos; uno de ellos está estrechamente relacionado con la comida que nos llevamos a la boca, principalmente durante la cena, así que vamos a averiguar cómo afecta la alimentación a nuestro descanso.

¿Qué alimentos evitar para tener un buen descanso?

Existen alimentos que parecen interferir directamente en nuestro descanso, robándonos el sueño e influyendo negativamente a nuestra salud física y emocional. Los alimentos juegan un papel crucial en los procesos de vigilia y sueño; por lo que evitar determinadas comidas que dificultan nuestro descanso, nos ayudará a conseguir dormir como es debido.

Bebidas estimulantes

Las bebidas que estimulan el sistema nervioso perturban el sueño y afectan a su calidad. Se estima que el cuerpo tarda entre cuatro y seis horas en eliminar las sustancias estimulantes que ingerimos, por lo que tomar este tipo de bebidas afecta enormemente a nuestro descanso.

Bebidas alcohólicas

Pese a tener un ligero efecto sedante, las bebidas que contienen alcohol pueden provocar despertares nocturnos e incluso insomnio. Modera tu consumo de alcohol justo antes de acostarte y lograrás un descanso de mayor calidad.

Alimentos y especias picantes

Los alimentos picantes aceleran tu metabolismo provocando un aumento en tu temperatura corporal; esto dificulta la tarea de conciliar el sueño y perjudica a tu correcto descanso. Evita consumir especias y condimentos picantes justo antes de irte a la cama.

Sopas y líquidos

Alimentos excesivamente líquidos, como por ejemplo la sopa, provocan ganas de orinar frecuentes durante la noche, lo que se traduce en despertares continuos que nos impiden tener un descanso reparador.

Cocidos y legumbres

Las legumbres aportan nutrientes esenciales a nuestro organismo; sin embargo, cuando las consumimos por la noche, corremos el riesgo de tener una digestión muy pesada, sintiéndonos incómodos y aumentando las posibilidades de no descansar correctamente.

Dulces y alimentos azucarados

La glucosa en sangre está estrechamente relacionada con los trastornos del sueño. Intenta no consumir azúcares justo antes de irte a la cama, de esta forma, garantizas que tus niveles de glucosa no interfieran en tu descanso.

 

¿Qué alimentos promueven el descanso?

Como no podía ser de otra manera, al igual que existen alimentos que perjudican nuestro descanso, hay alimentos que nos ayudan a dormir mejor. Cenas ricas en magnesio, como los lácteos; en grasas saludables, como los frutos secos; y alimentos que sean fuente de serotonina y melatonina, aportan numerosos beneficios a nuestro descanso.

No hay nada como tumbarnos en el colchón de nuestros sueños, y dejarnos abrazar por las sensaciones de bienestar y calma; toma nota de los siguientes alimentos que te ayudarán a descansar profundamente toda la noche.

Leche

La leche ayuda a conciliar el sueño profundo; esto se debe a que contiene vitamina B12, calcio y triptófano, ingredientes relacionados con la producción de serotonina (hormona del sueño), melanina; y con la activación neuronal del sueño. Esto nos lleva a pensar que nuestras abuelas tenían razón cuando decían que tomar un vaso de leche antes de acostarse, nos ayudaba a dormir mejor.

Alimentos ricos en triptófano

Nuestro organismo transforma el triptófano en serotonina, por lo que consumir alimentos ricos en triptófano antes de ir a la cama nos asegura un descanso profundo y reparador. Además de la leche, existen muchos ingredientes que podemos incluir en nuestra cena para elevar la producción de hormona del sueño en nuestro organismo: pavo, pollo, plátano, pescado azul, huevo, ciruela, frutos secos y aguacate, son buenos ejemplos de alimentos que promueven un buen descanso.

Frutos secos

Además de contener triptófano, los frutos secos son ricos en grasas saludables y magnesio, sustancias que relajan el sistema nervioso facilitando el descanso durante la noche.

Infusiones relajantes

Tomar una infusión de hierbas con propiedades relajantes y sedantes te ayudará a conciliar el sueño. Entre las más recomendadas para promover el descanso nocturno se encuentran la valeriana, la tila, la Passiflora, la hierbaluisa y la manzanilla.

 

Por último, ten en cuenta que existe la posibilidad de que ciertos alimentos afecten a tu descanso de forma particular. La intolerancia alimentaria es una reacción individual que puede ocasionar problemas en el descanso de la persona que la padece. La intolerancia al gluten, a la lactosa, e incluso a la fructosa, están a la orden del día actualmente. Presta especial atención a los alimentos que has consumido si sientes malestar físico justo después de comer. Intenta averiguar qué alimento es el responsable de tus síntomas y prueba a no consumirlo durante unos días. Si consideras que algún alimento puede estar ocasionándote una intolerancia alimentaria, consulta con tu médico para que te realice las pruebas oportunas a fin de recibir la información necesaria sobre los alimentos que debes evitar.