Cómo afecta el COVID al sueño

May 4, 2021 | SALUD, TE ACONSEJAMOS

Son muchas las consecuencias que ha podido dejar a su paso la pandemia COVID-19. Entre ellas, los trastornos de sueño son una de las más comunes: y es que, si antes trastornos del sueño como el insomnio ya estaban a la orden del día, durante la pandemia hemos podido ver como su incidencia ha ido en aumento.

Siendo una de nuestras necesidades fisiológicas principales, nuestro descanso puede verse afectado por condiciones desde mentales o físicas hasta ambientales. En este caso, el COVID-19 ha generado desde miedo al contagio hasta una mayor incidencia de ansiedad y depresión en la población en general. Todo ello ha tenido un claro impacto en la calidad de nuestro descanso, haciendo que sean cada vez más los trastornos del sueño que pueden verse asociados a la pandemia.

¿Cómo afecta el COVID al sueño?

Como decíamos, la calidad de nuestro descanso se ha visto afectada por otras consecuencias que la pandemia ha generado en sí. Además de las mencionadas, existen otros resultados que la pandemia ha tenido en nuestras vidas y que han influenciado a su vez a nuestro descanso.

Para empezar, muchos de nosotros nos hemos visto obligados al teletrabajo, lo que implica compartir el espacio de trabajo con el de casa. Además, las medidas que se han utilizado para paliar el aumento de los contagios han implicado un mayor aislamiento social, y su consiguiente aumento del uso de dispositivos digitales para comunicarnos y entretenernos.

Este aislamiento también ha conllevado una menor actividad física, y junto con el resto de consecuencias que la COVID nos ha traído, estas han afectado en gran parte a nuestro descanso.

Tanto es así que son varias las investigaciones que están surgiendo recientemente sobre la relación de la pandemia con los problemas de sueño. En concreto, un equipo de investigación de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) llevó a cabo un estudio con una muestra de 1161 participantes de entre 19 y 84 años.

En este estudio se pudo observar que existían altos niveles de impacto emocional relacionados con el coronavirus, así como otros síntomas emocionales (como estrés, preocupación, depresión, desesperanza, inquietud o nerviosismo) y problemas de sueño. Estos problemas parecen derivados sobre todo de una reacción a las situaciones de elevado estrés, como ha sido la pandemia.

¿Qué hacer ante los problemas para dormir durante una pandemia?

El coronavirus ha condicionado nuestras vidas en muchos sentidos, y dado que es posible que vengan más pandemias (o simplemente pasemos por períodos de estrés similares que comprometan nuestro descanso), quizá sea importante tener en cuenta algunas claves para descansar adecuadamente en estos momentos complicados.

Establecer un horario para irse a dormir y levantarse

Los cambios a los que nos vemos sometidos en ciertas situaciones como ha sido la pandemia han hecho que nuestra rutina de sueño se vea alterada. Es por eso que, tanto si hacemos teletrabajo como si no, resulta tan importante llevar un horario de sueño regular.

En cualquier caso, resulta recomendable que no exista una gran diferencia entre la hora a la que nos levantamos entre semana y los fines de semana. Según expertos como el Dr. Winkelman, esta diferencia entre la hora en la que nos levantamos los días laborables y los festivos se define como jet lag social.

Sin embargo, según apunta el doctor, resulta mucho más recomendable tener un mismo horario de sueño los siete días de la semana, aunque haya días que no tengamos que madrugar para trabajar. De esta manera, nuestro descanso se verá favorecido.

¿Te cuesta dormir? Prueba con actividades relajantes antes de dormir

El Dr. Winkelman también menciona la importancia de irse a dormir evitando previamente estímulos demasiado grandes. Por ejemplo, en vez de usar el móvil o el ordenador o ver una serie o película muy estimulante, resulta recomendable ver algo relajante o leer con poca luz antes de acostarse.

Este tipo de actividades relajantes nos ayudarán a conciliar el sueño y pueden ser de ayuda también en los casos en los que nos despertemos en mitad de la noche. También se puede recurrir a técnicas de relajación que nos ayuden a dormir si es necesario.

Establecer un “registro de preocupaciones”

Una de las mayores consecuencias de la pandemia, como decíamos, son las preocupaciones que han ido surgiendo en torno al COVID y a sus consecuencias económicas y sociales. El miedo al contagio (tanto propio como de algún familiar), el miedo al desabastecimiento de alimentos o productos básicos, el aislamiento social o perder el trabajo son algunas de las preocupaciones más frecuentes que han surgido entorno a la pandemia.

Una forma de lidiar con estas preocupaciones puede ser escribirlas en un papel por la noche, lo que puede ser de ayuda para reducir la estimulación psicológica y deshacernos de los pensamientos ansiosos. Todas esas preocupaciones pueden ser atendidas por la mañana.

En resumen, el coronavirus ha afectado a muchos ámbitos de nuestras vidas y uno de los más claves ha sido el descanso. Desde Maxcolchon te invitamos a que trates de mantener tu higiene del sueño a raya, ¡dormir es clave para tu salud!